Ciudad, Edición Impresa

Crisis

En dos años 3.500 metalúrgicos dejaron fábricas santafesinas


La industria metalúrgica es una de las más afectadas por las políticas económicas de Cambiemos. Unos 3.500 trabajadores en Santa Fe –unos 1.500 de Rosario– dejaron las fábricas en los últimos dos años. Fueron despidos, suspensiones y retiros voluntarios, según contaron desde la Unión de Obreros Metalúrgicos. Se sintieron en el rubro automotor, las fundiciones, las siderúrgicas, la industria pesada y la línea blanca. El sector no soportó la apertura de importaciones, el aumento de costos y la baja en las ventas. Esos miles de trabajadores con años de experiencia no lograron reinsertarse en el mercado laboral, aseguraron desde la UOM. Los casos emblemáticos en la región fueron la fábrica de llantas Mefro Wheels, los talleres ferroviarios Rioro y los de Acindar en Rosario. Menos visible, el efecto alcanzó a las pymes, que redujeron personal. En el país, siempre según dijeron desde la UOM, se perdieron 30 mil puestos de trabajo desde 2015. “Estamos preocupados. La política del gobierno nacional nos perjudica. Las importaciones nos golpearon duro porque trajeron heladeras y carrocerías de afuera. Perdimos un 10 por ciento de trabajadores en Santa Fe”, aseguró a El Ciudadano Antonio Donello, secretario general de la UOM de Rosario.

En picada

La apertura de importaciones y la caída del consumo interno golpearon con fuerza a la industria metalúrgica. A los despidos en las grandes fábricas se sumó la crítica situación de las Pymes. Muchas despidieron a uno o dos empleados para evitar cerrar. Según Donello, necesitan reactivar el mercado interno. “Las políticas neoliberales implementadas son un combo explosivo. Quitaron retenciones al campo y a la minería, sacaron los subsidios a la energía, aumentaron los costos fijos, bajó la producción y el poder adquisitivo. Liberaron la importación y devaluaron más de un 70 por ciento la moneda. Todo se trasladó a los costos de las empresas. Se les hizo inviable seguir produciendo”, explicó el sindicalista.

“Si el mercado interno no empieza a consumir vamos a tener problemas en todos los sectores. La industria fue el gremio más afectado y no hay mercado laboral para reinsertarse”, agregó.

Grandes y chicos

Los despidos masivos de metalúrgicos sucedieron en 2016 y se precipitaron en 2017. El caso de la fábrica de llantas Mefro Wheels, los talleres ferroviarios Rioro en la vecina localidad de Pérez y la planta Navarro de Acindar fueron los más emblemáticos. “En Mefro pudimos recuperar la planta con sus trabajadores. Con Rioro estamos preocupados porque hay una negativa de la empresa para negociar. Hay un oferente que pidió una cotización y los dueños no quieren. En Acindar bajó la producción. Hoy quedan 46 compañeros de los 120 trabajadores que tenía. Del total, 40 fueron trasladados a la planta Heredia y los otros 40 tomaron retiros voluntarios”, detalló Donello.

La UOM Rosario prepara una movilización para el jueves 3, a las 11, en las puertas de la sede local del Ministerio de Trabajo de Santa Fe por la crisis de Rioro. “No tenemos una buena expectativa. Esperemos que el gobierno tome nota de los reclamos y cambie este plan porque realmente la vamos a pasar mal. Lo que no consigamos con el diálogo lo vamos a arreglar en la calle”, concluyó el secretario de la UOM.

Comentarios