Ciudad, Edición Impresa

En contra de la “civilización”

Padres cuyos hijos asisten al Liceo General Belgrano de Santa Fe se oponen a los cambios que impuso la ministra de Defensa Nilda Garré. Entre otras cosas, rechazan la eliminación de la materia Religión.

Corresponsalía Santa Fe

Los cambios que dispuso la ministra de Defensa Nilda Garré para el sistema de enseñanza en los liceos militares no cayeron del todo bien en la capital de la provincia. Un grupo de padres está organizando para el viernes, después del acto formal de inicio de curso, un abrazo al Liceo General Belgrano, en repudio de las decisiones de Garré, que presentó el mes pasado el llamado “Plan 2010 de enseñanza en los liceos”.

Ese plan, que se aplica desde este mes, establece que la instrucción en el uso de armas será teórica hasta cuarto año y recién en el último año los estudiantes podrán manipular carabinas calibre 22. El pase de los egresados a la categoría de reserva militar requerirá un consentimiento formal y no será automático. Se suprimirá además el dictado obligatorio de la religión católica –uno de los puntos que más molestó a los padres santafesinos–, los profesores serán designados por concurso, el régimen de internado se mantendrá sólo en casos excepcionales, se afianzará el vínculo con las universidades y se eliminará el sistema de arrestos.

El objetivo de la ministra de Defensa, según explicó al presentar el plan, fue “civilizar” el liceo militar. La idea no cayó bien en –al menos una parte de– los padres cuyos hijos estudian en el Liceo General Belgrano. Por eso anunciaron que mañana harán un abrazo simbólico al edificio. El anuncio estuvo a cargo de Mario Barucca, egresado del liceo, padre de un alumno que cursa en la institución y juez de Primera Instancia de Circuito-1° Nominación de la ciudad Santa Fe.

Barucca criticó las reformas que anunció Garré y cargó las tintas en la eliminación de la materia Religión y del sistema de arrestos que, según su punto de vista, contribuye a formar el carácter y la disciplina de los adolescentes. “Por el tenor de las medidas que se toman estimo que hay un prejuicio ideológico”, opinó el juez.

“Si ese es el trasfondo de la discusión, flaco favor se le hace a la discusión sobre la educación. Ya en 2006 hubo un primer intento de avanzar en el cierre de los liceos. En aquel momento yo decía que si el tema era ideológico, luego iban a ir por la educación confesional”, continuó Barucca en alusión a las políticas de los Kirchner en materia militar y educativa.

“Nadie se resiste al cambio porque los objetivos son buenos”, dijo el juez de circuito, pero agregó: “El problema es que se saca Religión como materia obligatoria, se propone eliminar los arrestos y se cataloga como régimen excepcional a los pupilos. Y a esto se suma el tema de que no les van a permitir usar armas (a los estudiantes) hasta quinto año; egresarán como potenciales oficiales de reserva, porque son menores de edad. En 2006, lo que evitó el cierre fue el argumento de que el liceo formaba oficiales de reserva. Por lo tanto, nosotros creemos que el paso siguiente es cerrar los liceos”.

Barucca dijo en una entrevista que le realizaron en la radio santafesina LT10 que mañana a las 12.30, luego del acto de inicio de curso, se hará la manifestación. “Nos vamos a juntar para hacer un abrazo simbólico y demostrar nuestro repudio a esta reforma, que es inconsulta”, explicó. Barucca llegó a su cargo de juez de la mano de Jorge Obeid; fue parte del pelotón de nombramientos que hizo el ex gobernador, en noviembre de 2007, antes de entregar el mando a Hermes Binner. Y fue propuesto a la Asamblea Legislativa a pesar de que no ganó en su terna.

En el Liceo General Belgrano de Santa Fe cursan este año 201 alumnos: 140 varones y 61 mujeres. De ese total, 93 están inscriptos bajo el régimen de internación. En los diez liceos que hay repartidos en todo el país, estudian casi 3.300 alumnos: 2.137 varones y 1.141 mujeres.

Comentarios