Ciudad, Edición Impresa

raviolada en la puerta de la facultad

En Ciencias Económicas piden por un comedor universitario

El festival estuvo organizado por la conducción del centro de estudiantes, a cargo de la agrupación Manuel Belgrano, pero contó con la presencia de otras fuerzas estudiantiles que apoyaron la movida.


Cientos de estudiantes se acercaron a las puertas de la Facultad de Ciencias Económicas y Estadística para compartir una raviolada cuyo objetivo no era el de combatir las bajas temperaturas que empiezan a hacerse sentir en la ciudad, sino aunar sus voces para reclamar por la construcción de un comedor universitario. El festival estuvo organizado por la conducción del centro de estudiantes, a cargo de la agrupación Manuel Belgrano, pero contó con la presencia de otras fuerzas estudiantiles que apoyaron la movida.

“Estamos con diferentes agrupaciones reclamando por un derecho estudiantil que hoy no está siendo reconocido ni por las autoridades de la UNR, ni tampoco por la Facultad de Ciencias Económicas”, expresó Guido Borra, el presidente del centro de estudiantes de Ciencias Económicas.

“Pedimos que se instale el comedor dentro del establecimiento educativo que no solamente beneficiaría a la Facultad de Ciencias Económicas sino también a los estudiantes del Colegio Superior de Comercio, que es una escuela que depende de la UNR y también sufre las consecuencias de no tener políticas de bienestar estudiantil”, agregó Borra. “En un contexto de muchísima inflación, donde aumentan los alimentos, los alquileres, los servicios, un menú económico sería de gran ayuda para que los estudiantes podamos continuar nuestros estudios sin sufrir problemas económicos durante nuestras carreras”, sostuvo el joven dirigente.

Actualmente, la UNR cuenta con un comedor en La Siberia, y subsidia un sistema de viandas para las facultades del área de salud ya que el comedor que se iba a construir allí hace varios años que se encuentra con las obras paradas. Es por ello, los estudiantes de Económicas se sienten “discriminados”.

“Hoy no existe un espacio físico donde sentarse a comer, tenemos un bar que es privado y se reserva los derechos de admisión, en los horarios pico se llena y un comedor universitario les daría un lugar a los estudiantes que tienen que pasar mucho tiempo en la Facultad”, finalizó Borra.

Comentarios