El Hincha, Rugby

Incertidumbre ovalada

¿En Argentina hay plan B si el Rugby Championship 2020 se cancela?

Las últimas noticias que llegan desde Nueva Zelanda no son muy alentadoras, y hay riesgo de que no se realice el Cuatro Naciones en tierras maoríes. El efecto pandemia, llevó a los All blacks y Wallabies a asegurar sus partidos por la Bledisloe Cup, pero quedarían al margen Sudáfrica y Argentina.


Los Pumas, aunque hay una luz de esperanza, podría quedarse sin competencia de nivel en 2020. Gentileza Prensa UAR

Depende del lugar en el que se miren las novedades que llegan desde Nueva Zelanda, uno puede ser optimista o pesimista. Se espera que en los próximos días tanto Sanzaar, como el gobierno neozelandés liderado por la primera ministra Jacinda Ardern, se expresen sobre la realización del Rugby Championship 2020 en tierras maoríes, pero la realidad es que está en duda su disputa.

El primer obstáculo para concreción del Cuatro Naciones se presentó con el rebrote de Covid-19 en Auckland en los primeros días de agosto. Nueva Zelanda retrocedió fases, se suspendió un partido del Súper Rugby Aotearoa (Blus vs. Crusaders), y Highlanders-Hurricanes se disputó sin público el sábado 15 de agosto. En tanto el duelo en Wellington entre la Isla Norte y la Sur, se jugó con estadio vacío.

En declaraciones a Newstalk ZB, la primera ministra Ardern dijo que los partidos de los All Blacks son “una posibilidad real”, pero advirtió que el problema no está únicamente en manos del Gobierno. Esos dichos son más en referencia a los duelos con Australia que a la disputa real del Championship.

Y en relación al torneo que reúne a All Blacks, Wallabies, Sudáfrica y Argentina, la primera ministra de Nueva Zelanda dijo: “Ha habido algunas discusiones sobre si podríamos ser anfitriones de un torneo. Es algo que hemos estado explorando y viendo si podemos facilitar eso dentro de los arreglos actuales. Tenemos arreglos estrictos en la frontera que debemos respetar, el departamento de] salud debe estar contento con todo”.

Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda, tendrá la decisión de autorizar o no la disputa del Championship.

Y además agregó: “No depende sólo de nosotros. Estamos haciendo lo suficiente para que sea una posibilidad real. Hemos mantenido esa puerta abierta y de buena fe hemos pasado por esos protocolos. Pero en última instancia, no somos los únicos que tomamos esa decisión”.

Y los seis nuevos contagios en Los Pumas no ayudaron a tranquilizar a las autoridades kiwis, que ven a Argentina en medio de una crisis en pleno pico de Covid-19.

Mientras tanto, el entrenador de los All Blacks, Ian Foster, sigue siendo optimista sobre la perspectiva de las pruebas, al menos contra Australia. “Creemos que en una semana tendremos más certeza. Tenemos muchas esperanzas de algunas pruebas con los australianos y después de eso no estamos muy seguros”, dijo Foster.

Hoy por hoy, las chances de jugar el Championship se van diluyendo. Nueva Zelanda continúa con las fronteras cerradas, ya que tuvo un rebrote; en Argentina de los 40 jugadores que fueron llamados a la burbuja, once dieron positivo, aunque cinco ya están recuperados.

También se baraja la posibilidad de jugar en Australia, como fuera en primera instancia, en la costa oeste, epicentros alejados de la masividad de Melbourne o Sídney, ciudades que tuvieron que combatir con empeño al coronavirus.

Pero tampoco Australia ha levantado las fronteras, aunque sí autorizaría la serie con los All Blacks. El problema pasa por Sudáfrica y Argentina, y sumado a esto, en la tierra de los Springboks tendrían algo de competencia, algo que no sucede con Los Pumas, que siguen la puesta a punto desde lo físico pero sin expectativa de partidos.

De no darse el Championship, sería un tremendo golpe para la UAR. Y el plan B para Los Pumas podría estar en Uruguay para jugar el Sudamericano, una competencia de mucho menor nivel, pero al menos serían tres partidos. Y ahí sólo jugarían los rugbierrs del primer seleccionado, quedando sin competencia los integrantes de Argentina XV.

A esta altura solo mantener ese pequeño hilo de esperanza para imaginar que 2020 no se irán sin ver a Los Pumas jugando la máxima competencia del planeta, aunque está complicado.

Mallía, Boffelli, Delguy, Fernández Criado, Pedemonte y Bür, los últimos contagiados de Covid-19 en Los Pumas.

Comentarios