Policiales

Nuevo complejo penitenciario

“En abril no habrá más presos en comisarías”

A partir del miércoles, trasladarán a 70 internas a la flamante cárcel de mujeres. Es uno de los tres módulos que ya están casi terminados en 27 de Febrero al 7800. Otro es el destinado a alojar presos por breve tiempo. Un tercero es para uso del personal penitenciario


El nuevo complejo penitenciario de 27 de Febrero al 7800.

“Ya está terminada la primera unidad para alojar a personas detenidas de manera transitoria y desde abril no habrá más presos en las comisarías”, prometió el gobernador Miguel Lifschitz este martes durante la recorrida por el nuevo “edificio modelo” que el Estado provincial levantó en 27 de Febrero al 7800, en el extremo oeste del municipio, y que incluye la llamada cárcel de mujeres.

Con moderna tecnología e infraestructura, el complejo penitenciario tiene tres módulos. El primero ya está listo para alojar transitoriamente a 120 personas. Allí permanecerán quienes hasta ahora son derivados a seccionales por ser apresados en la calle bajo sospecha de haber cometido un ilícito, o en allanamientos. También albergará a quienes la Justicia les dicta una prisión preventiva hasta que se resuelva su situación procesal. Pero si en Tribunales se les extiende esa medida cautelar, serán derivados a otra unidad penitenciaria.

“Las personas detenidas aquí estarán por poco tiempo. Esta unidad reemplaza a las comisarías y desde abril no habrá ningún detenido en las comisarías, ya que todos ellos estarán alojados acá con presencia permanente de médicos, fiscales y defensores. Con todas las garantías para evitar cualquier suspicacia, sospecha o cualquier hecho que se produce de violencia institucional o maltrato hacia las personas detenidas”, agregó el gobernador.

Uno de los objetivos del gobierno provincial, sobre la problemática de superpoblación de detenidos en seccionales, es que no haya más presos en las comisarías. En este sentido, el secretario de Asuntos Penitenciarios, Pablo Cococcioni dijo: ”Nosotros arrancamos con un 51 por ciento de presos alojados en comisarías y un 49 por en Servicios Penitenciarios y hoy hay un 93 por ciento de detenidos en Servicios Penitenciarios y el restante en comisarías”.

Nueva cárcel de mujeres

En el segundo módulo, que está casi un 70 por ciento terminado, funcionará la Unidad de Mujeres. Si bien la construcción completa del edificio concluirá en abril, desde este miércoles alrededor de 70 internas alojadas en el penal ubicado en la planta alta de la comisaría 8ª, de Ingeniero Teddhy y Carrasco, y en la alcaidía de La paz y 1º de Mayo, serán trasladadas al nuevo complejo que cuenta con una capacidad para 120 mujeres privadas de su libertad.

Sobre el penal de barrio Refinería, el gobernador dijo que “está en muy malas condiciones y ha sido motivo de muchas denuncias, con razón, por parte de organismo de derechos humanos y de las mismas detenidas”.

En cuanto al nuevo complejo, señaló: “Es un lugar modelo porque tiene un espacio especialmente adaptado para que las madres puedan permanecer con sus hijos, tiene un jardín de infantes para los niños de las mujeres y condiciones propias de personas detenidas, respetando todos los resguardos para cumplir con las condiciones internacionales”.

Un tercer módulo en marcha

En 27 de Febrero al 7800 se está construyendo un tercer edificio en donde estará la enfermería, unidades médicas, la cocina y sitios de descanso para el personal penitenciario. “El Estado provincial invirtió más de 600 millones pesos para garantizar el mayor trabajo de prevención que se está haciendo a través del Ministerio de Seguridad. También, la acción efectiva del nuevo proceso penal que conlleva a tener más detenidos, todo eso pueden hacerlo en correctas condiciones y cumpliendo con las pautas exigidas”, dijo el gobernador.

El ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, y el secretario de Asuntos Penitenciarios, Pablo Cococcioni, acompañaron la recorrida de Lifschitz por el flamante complejo.

 

Rehabilitación y reinserción

 

En cuanto al sistema penitenciario y su objetivo de fomentar la rehabilitación de los presos, Cococcioni dijo: “Entendemos que la función de la cárcel es hacer un esfuerzo considerable para reducir el riesgo de reincidencia. Obviamente no es una regla que se produzca de manera absoluta pero es un estándar al que tenemos que seguir acercándonos. Hay etapas de cumplimiento y, cuando teníamos más de la mitad de los detenidos en comisarías, era prácticamente imposible pensar en una política penitenciaria”.

Como ejemplo, el funcionario puso a la aicaldía provincial de Rosario –que ahora es la Unidad Nº6–, y remarcó que luego de tres años después cuenta con escuela primaria, diversos talleres, el plan Vuelvo a estudiar y el de alfabetización Yo sí puedo. “Son estrategias de reinserción social que entendemos que son parte de la política de Seguridad de la provincia”, aagregó.

Si te gustó esta nota, compartila