Ciudad

Se viene el metal

En 2019 no habrá más contenedores plásticos en Rosario

Antes de fin de año se terminarán de reemplazar por unidades metálicas, de mayor capacidad. Este año se instalarán más de 10 mil nuevas unidades


Los contenedores de plástico pasarán a la historia. A casi dos décadas de su puesta en funcionamiento, este será el último año en que los rosarinos vean en sus calles contenedores plásticos para la disposición de residuos. En el marco del plan integral de Higiene Urbana, la Municipalidad instalará durante el 2019 unos 2.500 contenedores metálicos, lo que permitirá superar las 10.000 unidades a lo largo y ancho de la ciudad.

“Estamos haciendo un plan muy importante con la Secretaría de Ambiente para que toda la ciudad tenga contenedores metálicos. Este año nuestro objetivo es hacer el recambio total de contenedores plásticos a contenedores metálicos, que tienen mayor capacidad y resistencia”, sostuvo la intendenta Mónica Fein.

“Es un esfuerzo importante que realiza el municipio, pensando en brindar una mejor calidad de vida a todas las vecinas y vecinos. Esperamos que los cuiden, porque nos ayudará a tener una ciudad más limpia y ordenada”, agregó la intendenta.

“Al comenzar la actual gestión nos pusimos el objetivo de reemplazar todos los contenedores plásticos. Gracias al esfuerzo y compromiso del municipio y las empresas hemos avanzado paulatinamente y podemos asegurar que para fin de año ya serán parte de la historia”, sostuvo la secretaria de Ambiente y Espacio Público Marina Borgatello.

Ayer Mónica Fein y Marina Borgatello realizaron una recorrida por el distrito Oeste donde se exhibieron nuevos contenedores metálicos destinados a cubrir el sector delimitado por bulevar 27 de Febrero, calle Barra, y las avenidas Pellegrini y Rouillón, en barrio Belgrano.

Se trata de unidades de metal, que tienen una capacidad de 1100 litros, carga trasera, más resistencia y mayor durabilidad, que aportarán al orden y la limpieza del barrio, sumando mejores condiciones en la calidad de vida de los vecinos.

Cambio de hábitos

Los recipientes plásticos llegaron a Rosario en septiembre de 2001 en el marco de un acuerdo que el Ejecutivo había sellado en la década del ‘90 con la Agencia de Cooperación Alemana GTZ. Transformaron la cotidianeidad de los vecinos, que comenzaron a olvidarse lo que era la basura en la calle, con todos los trastornos que eso causaba.

Con el paso de los años, las unidades se replicaron en calles y avenidas, hasta que en 2009 comenzaron a instalarse los primeros contenedores metálicos, que representaban un salto cualitativo no sólo por su mayor capacidad de almacenamiento sino porque permitían evitar actos de vandalismo. Tenían mayor volumen y permitían levantar la tapa con un pedal, por lo cual no hacía necesario utilizar las manos para abrirlos.

Una década después de ese hito, la ciudad se prepara para despedir definitivamente los contenedores plásticos. “Rosario siempre ha sido pionera en materia de higiene urbana y trabajamos siempre bajo la premisa de otorgarle un mejor servicio a los vecinos. La posibilidad de reemplazar los contenedores metálicos por plásticos es sin dudas un gran salto hacia adelante”, valoró Borgatello.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios