Ciudad, Edición Impresa

Solidaridad

Empresa local donó anafes y hornos para centros comunitarios

“Todos tenemos que tratar, en alguna medida, de colaborar con algo”, dijo el titular de la empresa Fornax, Carlos Rivero. Y dijo estar agradecido por todo lo que hacen los centros comunitarios.


La intendenta Mónica Fein, junto a la secretaria de Desarrollo Social, Laura Capilla, participó este martes del acto de entrega de anafes y hornos destinados a nueve centros comunitarios y al Movimiento Solidario Rosario, donados por la empresa local Fornax SRL, una de las pioneras de la Fiar, que produce cocinas, hornos, anafes, freidoras, hervidores y parrillas a gas para el sector gastronómico. Su titular, Carlos Rivero, presidió el encuentro en las instalaciones de la firma ubicada en Rueda 1540, y la entrega a estas 10 instituciones completó una etapa anterior –en diciembre pasado– en la que había donado equipamiento a otras 8 organizaciones.

“No es la primera vez que esta empresa tiene una actitud comprometida; fabrican hornos y equipamiento gastronómico industrial y una vez nos llamaron pensando en las organizaciones que ayudan a mucha gente con mucho escuerzo y sin la infraestructura adecuada, y por eso querían colaborar donando parte de este equipamiento. En diciembre se hizo la primera entrega y ahora se completa en esta segunda etapa”, destacó la intendenta.

Por su parte, el titular y fundador de Fornax ponderó, respecto de las organizaciones beneficiarias, que “lo que hacen no tiene precio, lo hacen en forma voluntaria y a gente que lo necesita” y agregó: “Todos tenemos que tratar, en alguna medida, de colaborar con algo”. Rivero, ante cada reconocimiento por parte de los destinatarios de sus productos, retribuyó: “Yo soy el que está agradecido, por todo lo que hacen ustedes”.

“Sabemos todas las necesidades que hay en estos centros y cada vez que uno escucha a esta gente lo que hace y a cuántos les dan de comer, todos los rosarinos deberían saberlo y colaborar de alguna forma, aunque sea con un kilo de pan, ellos estarían mejor. Lo que hago no es un esfuerzo, es una necesidad, porque yo también he pasado hambre, entonces trato de retribuir toda la suerte que tuve de llegar a donde estoy”, finalizó.

Los beneficiarios

Blanca Coronel, quien trabaja hace hace 14 años en el Centro Comunitario Nueva Esperanza, explicó que asisten a 250 familias en su comedor, en tanto Mónica Crespo, de la Cooperativa de Trabajo Cartoneros Unidos, marcó: “Tengo 450 familias que trabajaban como carreros, que la pasan muy mal, pero gracias a la ayuda de la Intendencia y de la gente de Fornax seguimos adelante. Tenemos varios programas, el Yo Sí Puedo, Nueva Oportunidad, les  damos clases de apoyo a los niños y también les damos una merienda, que es más que una merienda”, enumeró.

“Yo le agradezco de corazón a Carlos (Rivero) y debería haber mucha gente como él, en Rosario y en todo el país. Mónica (Crespo) pertenece al movimiento del papa Francisco, que la invitó a Roma y en noviembre se irá a Venezuela con él”, agregó al respecto de su colega solidaria.

Y para finalizar dijo “Pido a todos los que estamos acá que sigamos dando amor a nuestros chicos. Yo peleo mucho por nuestra niñez, cuando un niño no está bien alimentado, no tiene futuro, no puede estudiar, no puede ser alguien. Soy una humilde trabajadora, vivo en una villa con orgullo, tengo tres ingenieros y una contadora pública, que son mis hijos, que les di estudios y trabajo, y a todos les pido que sigan brindándole no solamente una chocolatada, sino un abrazo fuerte y decirles acá estamos, acá te contenemos”.

Por su parte, Miriam Leguizamón, del Centro Comunitario Cinco Esquinas, describió que dicha asociación civil se dedica a familias con discapacidad: “Tenemos 78 familias y cada una con un problema diferente. Yo lucho para que todas las madres que están solas puedan tener una salida laboral, una capacitación laboral, para poder ayudarlas, en esta sociedad que nos lastima tanto”. Miriam es santiagueña y agradeció la atención que recibe en el Centro de Salud municipal David Stafieri y en otros efectores de la ciudad.

Santa Mora, del Centro Comunitario Mujeres en Lucha por los Niños, señaló: “Hace 30 años que tenemos esta organización en Villa Banana, primero con una olla popular durante 10 años, con lo que logramos sacar de la calle a 13 chicos que se drogaba, y eso me dio fuerzas para seguir. Tengo 260 chicos para comer todos los días y les agradezco por darnos esta oportunidad”.

“Le agradecemos a Carlos que nos da la oportunidad de tener estas herramientas que no tenemos en nuestra organización en barrio Tablada”, coincidió Roxana Mansilla, de Alas para Crecer: “Tenemos todas las especialidades médicas y que es muy humilde”, indicó, y agradeció a la intendenta “que hizo mucho por la inclusión en Rosario”.

Luego recordó que lograron a través del Presupuesto Participativo el proyecto barrial Comparsa Inclusiva, para personas con capacidades diferentes. “Ése fue el más votado y es una experiencia única en el país”, explicó. “Nosotros no tenemos los medios, no tenemos los recursos, tenemos el capital humano y sin el apoyo del Estado y de las empresas esto no sería posible”, cerró.

En representación del Centro Comunitario 9 de Julio, Marcela Gaetán contó: “En Empalme Graneros les damos de comer a 600 chicos, además trabajamos con Nuevo Alberdi y Travesía, que son 200 familias a las que también ayudamos”. Y explicó que en su organización funciona el Programa Nueva Oportunidad del que participan 40 jóvenes haciendo cursos de capacitación en oficios. “Y llevamos 20 años de trabajo en Empalme”, acotó.

También recibieron equipamiento los centros comunitarios de barrio La Granada y Nueva Esperanza, el comedor La Travesía, el Movimiento Solidario Rosario, y los centros comunitarios 38 Viviendas y Con Jesús se puede.

Productos gastronómicos

Fornax SRL es una firma local dedicada a la fabricación de productos vinculados con la actividad gastronómica y destinado a equipar bares, hoteles, restaurantes y hospitales, cuyas instalaciones se encuentran ubicadas en Rueda 1540, en el distrito Centro.

La empresa fue fundada en 1978 y cuenta con una planta de producción de 5.600 metros cuadrados, repartidos en líneas de producción, montaje, cabinas de pintura, departamento de diseño, depósito y oficinas administrativas. La capacidad instalada es de 10.000 productos por año, que puede ser incrementada por la versatilidad de sus sistemas productivos. Sus productos se venden en toda Argentina y países limítrofes. Fornax fue pionera en la organización de la primera Feria Internacional de Alimentación de Rosario (Fiar) en 1998, y continúa participando de ella.

Comentarios