Policiales, Últimas

Protesta uniformada

Empleados del Servicio Penitenciario reclaman mejores condiciones de trabajo

La protesta se llevó adelante en el playón de la Unidad Penitenciaria N° 11 de Piñero


Empleados del servicio penitenciario llevaron a adelante una protesta en el playón de la Unidad Penitenciaria 11 de la localidad de Piñero. Los uniformados pidieron mejoras en las condiciones laborales especialmente vinculadas a la modalidad horaria de trabajo y al salario percibido.

A través de dos representantes legales, buscaron un canal de diálogo con el Secretario de Asuntos Penitenciarios de la provincia Walter Gálvez para que los profesionales sean el nexo a través del cual puedan canalizar los reclamos que, según dijeron, ya fueron presentados en forma escrita y no obtuvieron respuestas.

A su vez, el secretario El secretario aseguró que hay conversaciones abiertas con los trabajadores y que el gobierno provincial busca reclutar ahora a unos 200 agentes subalternos para descomprimir la tensión en los penales del sur.

 

En ese marco, el abogado Martín Mazzeo estuvo a su colega Néstor Antenucci en el playón de la cárcel y contó que hace varios días que sus representados vienen entregando escritos para solicitar mejores laborales. Dijo que un empleado penitenciario sin antigüedad cobra 60 mil pesos y piden que tengan un ingreso de 85 mil pesos. Otro de los puntos que plantean son las horas de trabajo. Mazzeo explicó que los empleados trabajan 48 horas y descansan 24, por lo que insistió en que es imposible que se mantengan 48 horas despiertos durante una guardia, por lo que solicitaron que trabajen 24 y el descanso sea de 48 horas.

“Se han hecho varios pedidos y no hay respuestas”, señaló el representante ante los medios de comunicación y agregó que los penitenciarios se han visto obligados a tomar este tipo medidas y que su presencia y la de su colega buscó darle una formalidad al pedido, ser un nexo entre las autoridades y sus representados. “Estamos acá por requerimiento de ellos, para ser portavoces y que no haya represalias, persecuciones, sanciones administrativas o traslados injustificados”, aseveró.

Otro de los puntos que destacó fue que no entregaron el dinero para la compra del uniforme. “Esta suma usualmente se otorga en la misma fecha en que se le deposita al personal policial de la provincia, que ya tiene ese pago pero el servicio penitenciario aún espera”, contó. También hizo referencia a la importancia de una reforma a la ley que regula el servicio penitenciario que es del año 1978 y la necesidad de que exista mayor diálogo entre las autoridades y los empleados penitenciarios.

Mazzeo aseguró “estamos dispuestos al diálogo y depende de ellos que nos quieran atender”.

En tanto,  el secretario de Asuntos Penitenciarios Walter Gálvez indicó en contacto con el programa Radiópolis por Radio 2, que “la situación es muy compleja” al punto de que desde la fuga del 27 de junio pasado, mudó su oficina a la Unidad 11.

El secretario confirmó que circula una carta con reclamos, pero aclaró que no hay nada presentado formalmente, aunque mantiene conversaciones con “los delegados de toda la zona sur de cada una de las unidades penitenciarias”.

Con todo, destacó el reclutamiento de 200 agentes subalternos del sur provincial para que presten servicio en cárceles, justamente, del sur provincial y evitar así los traslados que sea hora se hacen todos los días desde la capital provincial: “Por día salen seis colectivos de Santa Fe a trabajar a Rosario, sólo con ese dato se entiende que al sistema hay que darlo vuelta”.

Comentarios