Ciudad, Edición Impresa

Mangueras cruzadas

Empleados de estaciones de servicio amenazan con un paro

El gremio que nuclea a los playeros santafesinos anunció la medida para el jueves en protesta por inestabilidad laboral.


El sindicato que nuclea a los empleados de estaciones de servicio de la provincia amenaza con un paro para el 29 de diciembre por “la gran cantidad de despidos y suspensiones” que se vienen dando, sobre todo, en el interior santafesino. En ese marco, este martes habrá una trascendente reunión entre representantes de los propietarios y los “playeros” convocada por el Ministerio de Trabajo, que busca desactivar la medida de fuerza.

El paro lanzado para este jueves lo anunció el secretario General del Sindicato de Estaciones de Servicio de Santa Fe (SOESGPyLA), Ismael Marcón, tras una primera reunión que se realizó la semana pasada en la sede local del Ministerio de Trabajo santafesino con dirigentes de la cámara que agrupa a los propietarios.

Marcón sostuvo que la medida de fuerza se decidió “por las denuncias recibidas de numerosos casos de suspensiones y vacaciones anticipadas”.

“El año está terminando muy mal. Y nosotros no vamos a permitir que haya compañeros que sigan pasando por esta situaciones”, aseveró el gremialista en diálogo con El Ciudadano.

Desde Federación Argentina de Expendedores de Nafta del Interior (Faeni) admitieron que el sector atraviesa por una  delicada situación financiera.

El presidente de la entidad, Alberto Boz, quien participó del encuentro que se desarrolló la semana pasada, sostuvo que las estaciones sufren “una preocupante caída en la rentabilidad y enorme baja de ventas”

“Hoy no podemos competir con la venta mayorista exagerada a menor precios que ofrecen las mismas petroleras, sobre todo de gasoil, una situación que se viene repitiendo en el interior de todas las provincias agropecuarias”, señaló Boz.

Según el dirigente, las petroleras no tienen intención de unificar el precio mayorista y ofrecen combustibles líquidos a las estaciones más caro que a los clientes directos, y es por eso que muchas localidades de la provincia se quedaron sin estaciones de servicio.

Boz mencionó que el mercado comenzó a desvirtuarse tras un acuerdo  entre las petroleras y el gobierno nacional que permitió a YPF, Shell y Esso (por citar las petroleras más importantes) “importar gasoil barato, lo que provocó un superávit de producto y llevó a que comenzaran a revender a través de camiones de manera directa a los sectores productivos a precios de hasta 30 por ciento menores a lo que nos entregan a los estacioneros”.

Con todo, el dirigente contó que esta semana (todo indica que será el martes) habrá un segundo encuentro entre las partes convocado por la cartera laboral santafesina, que seguirá buscando algún tipo de acuerdo que permita evitar la medida de fuerza del jueves.

En línea con dichos de Boz, Rubén Fernández, otro integrante de Faeni, calificó a la maniobra de las petroleras “como una competencia desleal”.

“Hoy ellas les entregan gasoil a muchas cooperativas agrarias y empresas de transporte. A nosotros se nos hace imposible competir. Tenemos que pagar luz, empleados y cumplir con un montón de medidas de higiene, seguridad y medio ambiente que tienen su costo. Mientras las petroleras sólo necesitan un distribuidor”, manifestó Fernandez.

Comentarios