Policiales

Tribunales de Santa Fe

Empezó juicio oral a penitenciario por abusar durante tres años de una nena

El acusado de 29 años se sentó en el banquillo por estar señalado como el autor de los abusos que sufrió la pequeña cuando tenía menos de 10 años. Los fiscales solicitaron una pena de 17 años de prisión


La fiscal Alejandra Del Río Ayala y su par Federico Grimberg, está a cargo de la acusación.

La Fiscalía de Santa Fe pidió 17 años de prisión en el comienzo de un juicio oral a un empleado del Servicio Penitenciario de 29 años por abusar durante tres años de una nena, quien estaba bajo su cuidado ya que pertenecía a su entorno familiar. La fecha del veredicto está estipulada para el viernes próximo.

El debate oral comenzó este miércoles pasadas las 7, cuando los fiscales Alejandra Del Río Ayala y Federico Grimberg, de la Unidad Fiscal de Violencia de Género, Familiar y Sexual (Gefas), solicitaron una condena a 17 años de prisión para D.A.F., penitenciario de 29 años, por los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante calificado (por el vínculo, por la guarda y por la convivencia preexistente con la víctima menor de 18 años), en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores agravada (por abuso de autoridad, por intimidación y por coerción).

Voceros judiciales explicaron que los delitos investigados fueron cometidos durante poco más de tres años, mientras la víctima era menor de 10 años y ocurrieron en una vivienda ubicada en la zona norte de la ciudad, a la que la niña concurría para visitar a su tío, según expuso la funcionaria Del Río Ayala.

La fiscal argumentó que “las constantes agresiones sexuales de las que fue víctima la menor, provocaron en ella un real sometimiento y humillación”. En tal sentido, sostuvo que “por la diferencia de edad entre el acusado y la víctima; por la relación de parentesco que los une; y por la modalidad, frecuencia y duración de los hechos, los ilícitos tienen entidad suficiente para adelantar el normal desarrollo de la sexualidad de la niña”.

Argumentos

Los fiscales indicaron en sus fundamentos que “está suficientemente acreditada la materialidad de los hechos atribuidos, como así también la responsabilidad del acusado”, quienes  consideraron que “los delitos endilgados son de los más aberrantes que se pueden cometer contra una persona, en especial tratándose de niños y niñas. No sólo por los derechos que vulnera, sino también por lo traumático que resultan estas acciones y las consecuencias que producen o podrían producir a lo largo de la vida de una persona”.

Desde la Fiscalía se refirieron al acusado y enumeraron agravantes donde hicieron hincapié en “la edad del hombre investigado, la cual señala su experiencia en la materia y la madurez suficiente para comprender las posibles consecuencias de su actuar, el nivel de educación, que le permite conocer sobre las implicancias de su actuar; y que se trata de conductas reprochables por el ordenamiento jurídico vigente”. Por último, remarcaron “su pertenencia a las fuerzas de seguridad del Estado. Se trata de un empleado del Servicio Penitenciario”, agregó la fiscal.

Abusos intrafamiliares

En una entrevista realizada antes de comenzar el debate oral, Del Río Ayala y Grimberg remarcaron que una característica que se repite en los casos de abusos a menores de edad, es que las víctimas logran denunciar al abusador con el paso de los años debido a que, por tratarse en un entorno intrafamiliar, es difícil que puedan expresarse por temor a que no les crean o por amenazas. Los funcionarios de la Unidad Fiscal de Violencia de Género, Familiar y Sexual (Gefas) indicaron que “en esta clase de delitos, lamentablemente, es habitual que la mayoría de los casos se produzcan en el marco intrafamiliar”.

Voceros judiciales indicaron el viernes próximo el tribunal de primera instancia de Santa Fe dará a conocer la sentencia.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios