Edición Impresa, Policiales

Ataque

Empalme Graneros: lo matan de un tiro en la cabeza

Ocurrió ayer por la madrugada, cuando un joven de 20 años recibió un disparo en la cabeza.


Un joven de 20 años fue asesinado ayer por la madrugada de un disparo en la cabeza en Empalme Graneros. Según información policial, fue herido por dos motociclistas y llevado por parientes al hospital Alberdi, a donde llegó ya sin vida. Según sus vecinos, esa madrugada escucharon “muchos tiros” que fueron atribuidos a problemas entre dos bandas de la zona.

Brian David Arena, de 20 años, ingresó al hospital Alberdi ayer a las 6.30, según informaron voceros policiales. Fue llevado en un auto particular por sus familiares y presentaba un disparo en el cráneo de una bala calibre 22 que le provocó la muerte casi en el acto. Según las fuentes, sus allegados sostuvieron que Brian resultó herido un rato antes en la cuadra donde vivía, en Cullen al 1300 bis del barrio Empalme Graneros, cuando dos hombres a bordo de una moto pasaron y le dispararon. Un vocero de la seccional 20ª y portavoces judiciales dijeron que ayer miembros de su familia declararon en la comisaría en el marco de la investigación que lleva adelante el fiscal de Homicidios Rafael Coria. Además, la pesquisa deslizó que el chico contaba con antecedentes penales, aunque no especificó cuáles eran.

Según un vecino, el joven pertenecía a una numerosa y conocida familia del barrio que se dedica al cirujeo. Tenía dos hijos, una nena y un nene, y vivía con su mujer a pocos metros de la vereda donde fue asesinado.

En la madrugada de ayer, varios vecinos escucharon múltiples detonaciones de arma de fuego, pero no salieron a la calle por miedo a resultar heridos y “porque los tiros acá ya son normales”. Al salir el sol, empezaron a circular las distintas versiones de lo que había pasado horas antes. Algunos sostuvieron que Brian murió en medio de una disputa entre dos bandas que suelen pelearse cada vez se encuentran. Un vecino contó que, al principio, hasta se oyó decir que habían herido a una beba y a otro joven, pero con el correr de las horas esos dichos fueron perdiendo fuerza y llegó la noticia de la muerte de Brian. Ayer por la tarde, su familia, que habita en casi toda la cuadra de Cullen al 1300 bis, esperaba el cuerpo para velarlo.

Comentarios