El Hincha, Rugby

Regional

Ellas también aguardan la luz verde de las autoridades nacionales para volver a competir

Tras un 2019 de exponencial crecimiento, el Torneo Femenino de Rosario 2020 pudo dar comienzo el 7 de marzo, pero luego fue suspendido por la pandemia. La última fecha estaba pautada para el 13 de junio. El Hincha dialogó con Raúl Liljesthröm, máximo responsable del Rugby Femenino en Rosario


En la previa del inicio de la temporada, El Hincha realizó una producción especial con todos los clubes. Crédito: Alejandro Guerrero

La actividad ovalada tuvo un Torneo que pudo poner primera en lo que va del año, aunque claro, no tardó en ser interrumpido por la pandemia del coronavirus que afectó a todas las actividades deportivas. El pasado sábado 7 de marzo en tres sedes diferentes, el Torneo de Rugby Femenino de la Unión de Rosario disputó su fecha inaugural, con mucho entusiasmo porque por primera vez la temporada estaba organizada de principio a fin, con fechas estipuladas. Tanto los clubes como las protagonistas tenían mucho entusiasmo porque el 2020 sería el año para crecer mucho más.

“El Torneo comenzó el sábado 7 de marzo, cuando se disputó la primera fecha en varios lugares. Una fue Villa Gobernador Gálvez Rugby Club. Ahí se jugó la zona que integraba Jockey de Venado Tuerto, VGG Rugby Club, Belgrano de San Nicolás y Gimnasia de Pergamino. La otra sede fue en Old Resian, jugando el Tricolor con Universitario, Los Caranchos y Provincial en mayores. Y en juveniles también se disputó la fecha inicial. También tuvimos una sede denominada Desarrollo, para los clubes que se están formando, en la cual mezclamos jugadores porque no se llegó a conformar el equipo. Fue en Casilda Rugby, local y anfitrión, Provincial B, Belgrano B y Maristas. Y la segunda fecha era el 28 de marzo pero no se pudo jugar por las razones que todos conocen. El Torneo terminaba el 13 de junio”, expresó Raúl Liljesthröm, responsable del Rugby Femenino en la Unión de Rugby de Rosario.

Hipotéticamente podría llegar a habilitarse a jugar el rugby en la recta final de la temporada y muchos torneos verían afectados sus formatos originales. “La competencia del rugby femenino es mucho más corta y mucho más acomodable a muchas variantes. El Torneo Regional Femenino consta de tres fechas, una en Rosario, otra en Entre Ríos y la última en Santa Fe y de ahí clasifican al Nacional de Clubes. Todos los jueves me reúno por Videoconferencia con las personas responsables de competencias de la UAR, y ellos están en contacto con las autoridades nacionales sobre cómo y cuándo se podría dar la vuelta a la actividad”, dijo Liljesthröm.

Raúl Liljesthröm, responsable del Rugby Femenino en la URR.

Para no perder el envión previo a la cuarentena, el dirigente formado en Universitario de Rosario explicó como es hoy por hoy su trabajo. “Cada diez días hacemos una reunión por Zoom con todos los responsables de cada club, soy el coordinador y también participa Horacio Gattarello, y también tenemos el grupo de Whatsapp para ver qué está haciendo como uno e intercambiar información”, dijo Liljesthröm y agregó: “Las actividades de las chicas, la idea es que se respete la estrategia que tiene cada club y nosotros acompañar. Por ejemplo, Old Resian tiene una estrategia de trabajo y Universitario otra, los clubes que están más estructurados tienen más facilidades, nosotros debemos respetar. Y como Unión brindar herramientas para aquél que lo quiera tomar, hemos hecho charlas con Violeta Moncada, ella mando videos de aspectos del reglamento y las chicas podían hacer preguntas, también hicimos una charla con Carolina Bravo, que fue la referente a nivel UAR ante de David Rufino, y antes con Leticia Alcaraz, que es la manager del seleccionado argentino y ex jugadora. Ya hablé con Tomás Bongiorno, que es el actual entrenador del seleccionado nacional y pronto vamos a hacer una charla”.

Uno de los problemas que tiene el Rugby Femenino es la captación, aunque en los últimos años, el número de jugadoras se ha incrementado significativamente, poder contar con planteles numerosos y principalmente con divisiones en juveniles e infantiles son los obstáculos que la disciplina tiene que buscar desarrollar y la pandemia ha afectado. “La UAR nos pidió un informe, en la URR tenemos catorce clubes, de los cuales está Maristas que todavía no se incorporo a la Unión pero en esta situación lo hacemos participar, en total hay 236 jugadoras fichadas desde el 2019 y las que alcanzaron a fichar este año. De ese total el ochenta por ciento, 190 están conectadas a través de whatsapp, reuniones de zoom para actividades que les bajan desde el club y tenemos un veinte por ciento, que están desconectadas. El mayor problema es el tema de la conectividad, por suerte tenemos un alto nivel de participación, pero obviamente la situación hace que se vayan saturando”, expresó Liljesthröm.

Analizando el presente y como se viene desarrollando la pandemia, Liljesthröm reflexiona sobre el futuro, a pesar de ser complicada la situación no pierde la esperanza de poder al menos disputar un torneo con los clubes de la ciudada. “El futuro de la temporada lo veo complejo, hoy vamos a terminar algún tipo de actividad pero con clubes de las mismas localidades, como lo hablé con las autoridades de la UAR, hacer hoy un Regional, porque el protocolo dice que por auto viajen dos personas, no podes viajar en colectivo, ni en una combi, entonces el traslado se complica. Presumo que los clubes que están afuera de Rosario se van a ver perjudicados. Todo es muy incierto, hay que esperar como se va dar todo y ver qué actividad podremos realizar”, dijo Liljesthröm.

Comentarios