Edición Impresa, Política

Giustiniani sorteó cómodo el desafío del socialismo K

Su lista derrotó a la de Rivas con el 90% de los votos, y logró un cuarto mandato al frente del partido.

Giustiniani

“Es una derrota contundente que le hemos propinado a la otra lista. Esto demuestra una firme decisión de los compañeros y compañeras del Partido Socialista que no quieren un partido manejado desde la Casa Rosada sino un partido de participación de abajo hacia arriba, propositivo, de centroizquierda y alternativa de gobierno”. Así, el senador nacional Rubén Giustiniani ratificó anoche en conferencia de prensa en Rosario el rotundo triunfo de su lista por sobre la de los denominados socialistas K, encabezados por el diputado nacional Jorge Rivas, en la interna para renovar las autoridades partidarias. El santafesino consiguió su tercera reelección al frente de la fuerza encabezando una nómina que incluía al gobernador de Santa Fe, Hermes Binner. De hecho, en esta provincia fue donde el oficialismo consiguió la mayor brecha sobre el primer desafío a la conducción de “Pechito”: escrutado más del 90 por ciento de los sufragios, el recuento arrojaba 14.202 a 144, una proporción de “cien a uno”.

“Estamos muy contentos” afirmó Giustiniani en alusión a los afiliados que –dijo– “ratificaron la continuidad del rumbo que eligió el Frente Progresista en la provincia de Santa Fe” al que apostó por “recrear a nivel nacional”. De hecho, lo que quedó claro en la interna es que el desafío del socialismo K, que se asentaba primordialmente en la provincia de Buenos Aires, terminó en fracaso. Fue la primera vez que el senador santafesino tuvo que enfrentar otra lista en su intento de permanecer al frente del partido, y salió airoso. Con esta victoria, y a un año y medio de los comicios presidenciales, ratificó así el perfil opositor nato que le imprimió al partido y su propuesta de una alianza con el radicalismo como principal socio de cara a 2011. De hecho, uno de los primeros en saludarlo fue el senador Ernesto Sanz, presidente de una UCR que por estos días también dirime posicionamientos internos respecto a las candidaturas (ver aparte).

Con casi el 100 por ciento de las mesas escrutadas, la lista oficialista Socialismo y Participación obtenía anoche más del 90 por ciento de los votos, según lo informado por la Junta Electoral partidaria.

Unos 120 mil afiliados al Partido Socialista estaban habilitados para elegir a los 25 integrantes titulares del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del partido y 10 suplentes, más 5 integrantes –3 titulares y 2 suplentes– de la Comisión Nacional de Ética y 6 miembros –3 titulares y 3 suplentes– de la Comisión Revisora de Cuentas. Con todo, efectivamente concurrió a las urnas cerca de la cuarta parte del padrón, o sea unas 30 mil personas.

La interna estuvo precedida de las fuertes denuncias por irregularidades que lanzó el sector de Rivas, que fue con la lista “Unidad Socialista”, cuyos integrantes manifestaron públicamente su cercanía a las políticas implementadas por el gobierno nacional de la presidenta Cristina Fernández. Esos cuestionamientos continuaron ayer, durante la misma jornada de votación. Pero desde la lista oficialista, “Socialismo y Participación”, volvieron a desmentirlas. “La elección se realizó con total normalidad, se votó sin problemas desde Jujuy a Tierra del Fuego. Esto fue un ejemplo de transparencia y participación democrática” puntualizó anoche Giustiniani.

Desde temprano, la lista de Rivas había insistido con las acusaciones. “El oficialismo partidario ensució la elección con toda suerte de trampas”, rezaba un comunicado de la lista Unidad Socialista. “Hubo centros en los que no se abrió la votación, fiscales de nuestra lista echados con la fuerza pública, y sobre todo padrones truchos”, agregaba el texto del sector que en un principio habló de “empate técnico” y que incluye al diputado Ariel Basteiro y al secretario de Relaciones Parlamentarias de la Jefatura de Gabinete de la Nación, Oscar González.

Desde Rosario, por el contrario, Giustiniani desestimó tales acusaciones en la conferencia de prensa a la que también le puso el cuerpo el intendente local, Miguel Lifschitz (el gobernador Hermes Binner se encuentra en Kuwait a la cabeza de una visita oficial de la administración provincial, ver página 9).

Según confirmaron anoche fuentes de la Junta Electoral socialista, la única provincia en la que ganó la lista de Rivas fue La Rioja. El distrito de Buenos Aires era el más parejo faltando escrutar pocas mesas, aunque existía una leve tendencia a favor de Giustiniani, pese a que es el que concentra el poder de los socialistas K. Igual, el 90 por ciento de los afiliados que concurrió a votar ratificó la impronta opositora al kirchnerismo que impulsa el senador por Santa Fe, que fue reelegido para un cuarto mandato al frente de la fuerza.

Comentarios