El Hincha, Newell's Old Boys

Copa Diego Maradona

El zapatazo de Cacciabue le alcanzó a Newell’s para arrancar con triunfo en la Fase Complementación

El zurdazo del Aviador y la ineficacia de Estudiantes (aún no anotó desde el retorno del fútbol) alcanzaron para sumar tres puntos importantes en un partido donde el Rojinegro se complicó solo. Igualmente deberá afinar mucho en el juego para mejorar su producción


Marcelo Manera

Sufrir parece ser el lema de Newell’s en esta parte del año. Al equipo de Kudelka le cuesta hacer pie en el torneo, sin importar calidad del rival, y ganar no es sencillo ni siquiera cuando el trámite del partido parezca que lo fuera. Fue 1 a 0 frente a Estudiantes, con poco fútbol y mucha angustia, aunque con mucho valor anímico para arrancar con ganas esta desmotivante Zona de Complementación.

Encontrar motivaciones en la tarde del Parque fue complicado. Un torneo sin premios importantes, una jornada húmeda y calurosa, tribunas sin público, para Newell’s y Estudiantes no fue fácil meterse en partido. Y casi que no lo hicieron. La primera parte fue más parecida a un amistoso informal de pretemporada que a un cotejo por los puntos.

A Newell’s le costó llegar a Pablo Pérez porque Desábato le puso cerquita a Iván Gómez, y entonces la pelota pasó por los menos talentosos. Costó tanto generar juego que Maxi Rodríguez, incómodo como falso nueve, se rebeló varias veces y se acercó al círculo central para tratar de generar juego. Y el Pincha demostró por qué su currículum en este torneo no presenta goles. Con un solo delantero, bien controlado por Guanini y Gentiletti, Macagno no tuvo mucho trabajo, aunque se mostró seguro en algunos centros.

La monotonía del partido empezó a contagiar a todos. Y la amenaza de un 0 a 0 tenía más probabilidades que la lluvia anunciada en la tarde rosarina que nunca llegó.

Pero Cacciabue decidió sacarle la modorra al partido y sacó un zurdazo a media altura que fue imposible para Andújar y le dio a Newell’s un 1 a 0 que podía ser una distancia inalcanzable a partir de lo que se veía en cancha. La Lepra encontró comodidad y Estudiantes sumó más dudas y preocupaciones. Y se fueron al vestuario con esas sensaciones.

El complemento tuvo al Pincha con otro empuje. Entraron Leandro Díaz y Sarmiento y, con poco, aprovecharon a un Newell’s algo estático y, de pronto, Macagno vio que el cero en su arco estaba en peligro. Un tiro libre de Ayala y una media vuelta de Díaz estuvieron cerca de ser el empate.

Kudelka movió el banco para renovar energías. Adentro Moreno y Cabrera, y un rato más tarde Formica por Maxi, para tampoco perder juego y tener que aguantar.

Newell’s no quería tener un final de partido tranquilo. Se complicó solo. Guanini no midió que estaba amonestado y cometió una falta que lo sacó del partido. Con diez y poca energía, el triunfo de la Lepra entró en zona de peligro. Y Macagno enpezó a revolcarse para mantener la victoria.

Sufrió en el final el Rojinegro. Estudiantes llenó la cancha de delanteros y centros, pero careció de jerarquía. Al fin y al cabo, no haber anotado un gol desde el retorno del fútbol no es casualidad. Por suerte para la Lepra, que se quedó con un triunfo ausente de juego, pero muy importante desde lo numérico para iniciar esta segunda parte del torneo.

Comentarios