Coronavirus, País

Diccionario en gel

El virus multiplicó la aparición de nuevas palabras: creatividad y hasta ironía para nuevos hábitos

Un equipo de la la Universidad Nacional de General Sarmiento lleva registradas alrededor de treinta nuevas palabras en medios de comunicación de la Argentina y en redes sociales. Cuarentenial, bolsovirus, infodemia, coronacrisis, aplausazo, entre otros neologismos


La propagación del coronavirus modificó los hábitos y las costumbres de la población mundial. Un equipo de la Universidad Nacional de general Sarmiento (UNGS) registró en el último mes más de 30 palabras que nacieron para ponerle nombre a nuevas realidades. Coronacrisis, macrivirus, bolsovirus, aplausazo, distanciamiento social, infodemia, cuarentenear y coronabebé son apenas algunos de los neologismos que surgieron y proliferan en redes sociales y medios de comunicación.

El coronavirus covid-19 se detectó por primera vez en la ciudad china de Wuhan en diciembre de 2019. Desde ese entonces, un equipo de la UNGS lleva registradas alrededor de treinta nuevas palabras en medios de comunicación de la Argentina y en redes sociales.

“Ante una situación extraordinaria, de fuerte cambio y de shock social se requiere no sólo de nuevas denominaciones para los fenómenos nuevos, como distanciamiento social, infodemia o el propio nombre del virus covid-19, sino también de neologismos emotivos, de autor o lúdicos que permitan expresar las sensaciones de los hablantes ante lo extraordinario, entre ellos, coronacrisis, macrivirus y aplausazo”, explica en una nota del portal a Argentina Investiga la lingüista Andreína Adelstein. Es investigadora del Conicet, coordinadora del nodo argentino de la Red Antenas Neológicas y docente del Instituto del Desarrollo Humano de la UNGS, donde coordina el Programa de Estudios del Léxico.

En busca de las nuevas palabras Adelstein junto a las becarias Virginia Carrasco y Bibiana Castillo Benítez, utilizan como fuentes principales los diarios de circulación nacional La Nación, Clarín y Página/12 y portales digitales de varias provincias –también del exterior– y redes sociales como Twitter.

Neologismos y nuevos usos: una necesidad

Un neologismo es una palabra nueva que puede serlo por distintos motivos, en primer lugar porque no existía previamente, como es el caso de biodiésel, creada para nombrar un nuevo combustible de origen vegetal. La protagonista del nuevo escenario es covid-19, para nombrar al nuevo coronavirus.

Otro recurso habitual de la lengua es reutilizar palabras ya existentes para referirse a otros conceptos, ya sea en la vida cotidiana como en el lenguaje de las ciencias. Es el caso de virus, corralito y cuarentenal, con nuevo significado relacionado a la cuarentena en tanto aislamiento social o sanitario. Virus, por ejemplo, fue exportado del lenguaje médico al mundo de la informática por la semejanza que existe entre los procesos virales biológicos, los procesos virales informáticos y los procesos de difusión virales de contenidos en las redes sociales.

Y las palabras también pueden crearse a partir de préstamos de otras lenguas. Por ejemplo, coronacrisis y coronabebé, dos calcos tomados del inglés.

Las nuevas palabras

“A cuarentenear en familia”, escribió una joven del barrio porteño de Santos Lugares en su cuenta de Instagram. Cuarentenear, que significa cumplir, transitar o experimentar una cuarentena, es uno de los neologismos registrados por Virginia Carrasco y Bibiana Castillo Benítez. Explican que, en este caso, la palabra se creó por “el proceso de sufijación, pues se agrega el sufijo –ear al sustantivo cuarentena– formando un verbo. Este sufijo verbal tiene el sentido de repetición”.

“Las primeras apariciones del neologismo parecen provenir de la red social Twitter, donde es utilizado por usuarios de diversos países de habla hispana: España, Colombia, México, Argentina, Uruguay. También es utilizada por usuarios de Instagram de los mismos lugares y aparece en títulos de videos de Youtube”, cuenta Carrasco, estudiante avanzada del Profesorado en Lengua y Literatura que dicta la UNGS. Esta palabra también fue empleada por el diario Clarín y en el portal web de Telefe.

Utilizada por funcionarios, en medios de comunicación, redes sociales y en conversaciones familiares, aislamiento social es una de las palabras del momento y también es un neologismo.

“Se forma por el proceso de composición sintagmática, que implica una secuencia de dos o más palabras que se comportan como forma fija con un concepto unitario. En este caso, el neologismo está formado por el sustantivo aislamiento y el adjetivo social. Además suele estar acompañado por adjetivos como preventivo y obligatorio”, afirma Castillo Benítez, graduada reciente del Profesorado en Lengua y Literatura de la UNGS.

Durante un tiempo, y todos los días a las 21, numerosos argentinos salieron al balcón, la terraza o se asomaron a las ventanas para aplaudir a los y las trabajadoras de la salud que están en la primera fila de la contención de contagios y tratamiento de infectados. Aplausazo es uno de los neologismos emotivos que surgió durante la pandemia. En este caso, y según explican las especialistas, se adjunta el sufijo -azo al nombre aplauso: “El sufijo ya no presenta el significado usual de ‘gran magnitud’, sino que refiere a un evento masivo”.

“Nacieron los primeros coronials”, tituló el martes 28 de marzo el diario La Nación. Coronial y cuarentenial hacen referencia a la generación que está naciendo en el período de cuarentena establecida por la propagación del COVID-19. “Ambos neologismos son calcos del inglés y se formaron por acronimia, es decir, al unir coronavirus y millennial, en el primer caso, y por quarantine y millenial, en el segundo”, explica Carrasco.

Son términos muy utilizados en redes sociales, sobre todo en Twitter, cuenta.

En un sentido similar se utiliza coronabebé, para nombrar a los bebés concebidos o nacidos durante el periodo de la pandemia de covid-19. Este término fue registrado en medios argentinos y españoles y es muy utilizado en Twitter, tanto en inglés como en español.

Entre la cepa y la política

Otro tipo de palabras nacen con el propósito de crear impacto, tal es el caso de bolsovirus y macrivirus, registradas en el diario Página/12 y en redes sociales, en ambos casos.

Bolsovirus compara en términos negativos al actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, con el daño provocado por el covid-19. Macrivirus, realiza una comparación, también en términos negativos, del mandato del ex presidente argentino con la pandemia del coronavirus.

Información falsa y epidemia

Infodemia y desinfodemia fueron dos de los neologismos registrados por el equipo de la UNGS. En el marco de la Red de Antenas Neológicas, los distintos nodos van cargando las nuevas palabras que aparecen en los medios de comunicación de los distintos países que integran la red. Para el caso de infodemia, fue registrada por primera vez en 2006 en España, en el diario El País.

Utilizada para referirse a la difusión de información falsa o incorrecta a través de los medios de comunicación y que mayormente genera pánico social, en la Argentina esta palabra fue recientemente registrada en los diarios La Nación, Clarín, Página/12, explican las integrantes del equipo de la UNGS.

También es utilizada por funcionarios del Ministerio de Salud de la Nación. “Consiste en unir dos palabras a partir de su acortamiento: se toma info de información y se le adjunta demia de epidemia. Es probable que, de todos modos, la acronimia se haya dado a partir de un proceso de calco del inglés, que emplea infodemic”, explica Castillo Benítez.

Según la Fundeu BBVA, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emplea desde hace tiempo el anglicismo infodemic para referirse a un exceso de información sobre un tema, mucha de la cual son rumores que dificultan que las personas encuentren fuentes y orientación fiables cuando lo necesiten.

Desinfodemia significa “pánico social generado por la propagación de noticias falsas que circulan rápida y masivamente”. “En este caso el proceso de formación fue prefijación y luego acronimia. A la palabra información se le agrega el prefijo des- formando desinformación que luego se acorta en desinfo- y se une a -demia de epidemia”, explica Carrasco. Las especialistas hasta ahora solo registraron su uso en el portal El gato y la caja.

Palabras testigo

Los especialistas tienen en cuenta ciertos parámetros previamente consensuados para determinar que una palabra deja de ser neológica, es decir, que deja de ser una nueva palabra. Los criterios más usados son que hayan pasado diez años desde su primera utilización o que la palabra haya sido incorporada en un diccionario.

El futuro de estas palabras es tan difícil de predecir como la evolución de la pandemia que las generó, resignificó o potenció. Puede que caigan en desuso al superarse la crisis sanitaria global o queden incorporadas al lenguaje cotidiano. “Habría que ver cuán productivas son ahora y dentro de un tiempo”, especula Castillo Benítez y agrega: “En este contexto, podemos notar una frecuencia de uso importante sobre todo de infodemia, aislamiento sanitario/social, distanciamiento social, cuarentenoso, cuarentenal, que podrían llegar a ser palabras testigo de esta época. Creo que el efecto lúdico también podría llegar a perdurar algunos de estos neologismos en épocas postcoronavirus. Es decir, quizás algunas queden olvidadas, pero creo que también hay otras que se incorporarán a nuestro léxico, si es que algunas ya no se incorporaron”.

 

Comentarios