Policiales

Juicio oral

El veredicto por la fuga de película de Piñero tuvo reclamos por condiciones de detención y por “no investigar” 

La lectura de la sentencia de la histórica evasión de Piñero en junio de 2021, tuvo dos situaciones atípicas cuando uno de los condenados cortó la lectura de uno de los jueces para denunciar que no comían desde hacía días y el otro cuando el padre de uno de los condenados increpó al fiscal


Foto: Juan José García.

El veredicto por la cinematográfica fuga de la Unidad Penal 11 de Piñero que se escuchó este martes al mediodía con 11 condenas que van desde los 8 años y 10 meses de prisión a 18 años para ocho de los evadidos y tres facilitadores, tuvo dos momentos atípicos: uno fue cuando los acusados que están alojados en la cárcel de Coronda cortaron la lectura de uno de los magistrados para denunciar condiciones inhumanas de detención y el otro, cuando el padre del joven que recibió la pena más alta le reclamó a la salida al fiscal Franco Carbone por “no investigar el rol que tuvo su hijo” .

Condenas de entre 9 y 18 años para el grupo comando que protagonizó la espectacular fuga de Piñero

Condiciones de detención en Coronda

El juicio oral comenzó el 29 de abril y tras 16 jornadas, este martes al mediodía el tribunal –integrado por los jueces Fernando Sosa, Ismael Manfrín y Silvana Lamas González– dio a conocer su veredicto. Los acusados siguieron la audiencia por videoconferencia.

Cinco de ellos están alojados en la “La Modelo” de Coronda y cuando Manfrín comenzó la lectura, uno de los internos levantó la mano y dijo: “Necesitamos hablar sí o sí con la abogada defensora. Estamos con alto perfil, verdugueados, sin bañar, sin ropa, sin nada”.

El magistrado le contestó que una vez finalizada la jornada podrían entrevistarse con su defensora pública para que hiciera la presentación pertinente. Además, consultado por este tema el fiscal dijo en declaraciones a la prensa que durante el debate también se habían hecho todos los planteos y denuncias que consideraron, aunque no profundizó cuáles habían sido las medidas.

A su vez, familiares de los internos explicaron que la interrupción al magistrado se debió al estado de desesperación en que se encuentran desde el miércoles de la semana pasada cuando los llevaron del pabellón donde estaban a uno de alto perfil.

“El viernes los vimos. No habían comido y duermen en el piso con una colcha. Todas sus cosas quedaron en el otro pabellón y no se las llevan. No pueden hacer esas cosas, sólo nos dejan llevarle un kilo y medio de comida. No les alcanza para nada”, dijo un de las mujeres a la salida del Centro de Justicia Penal.

Críticas a la investigación

La fuga la perpetró un grupo comando la tarde del domingo 27 de junio de 2021 que llegó en un Peugeot 3008. El conductor no fue identificado aún mientras que la Fiscalía atribuyó que los que bajaron fueron Rodrigo Gramajo, de entonces 18 años; Franco Canteros y un pibe con consumo problemático de sustancias que tenía como tarea cortar los cercos perimetrales con una amoladora. Este último era Walter Ezequiel Soraire, quien fue asesinado en medio del cruce de balas entre los atacantes y los penitenciarios.

A Rodrigo Gramajo lo detuvieron a las horas de haberse cometido la fuga cuando iba como acompañante de la única mujer que fue condenada a 12 años por este hecho: Elisa Álvarez. En el baúl llevaban a Sergio “Mono” Cañete, considerado como quien planificó la evasión, y que recibió 17 años de condena por esta causa.

Gramajo fue el que recibió la pena más alta, a 18 años, porque no sólo le atribuyeron el favorecimiento doloso a la evasión agravado por el uso de armas de fuego, la portación de estas armas de guerra sino también el encubrimiento y la tenencia de las tres armas de fuego que hallaron en el auto.

Fue en este marco que Jorge, su padre, cruzó al fiscal Carbone mientras hablaba con la prensa a la salida de la audiencia. “Mi hijo trabajaba. Vos no averiguaste nada”, le dijo con la voz entrecortada mientras una mujer policía lo llevaba del Centro de Justicia Penal.

A la salida, el hombre acompañado de su esposa Claudia estaba más tranquilo y contó el porqué de sus dichos y su frustración. “Mi hijo no tiene antecedentes. Sólo estaba en el auto, lo conozco y no hizo nada de lo que dijo el fiscal. El test de las armas le salió negativo”, describió para sumar que “es un desastre lo que hicieron”, en referencia a la causa. “Tan sólo lo condenaron”, sostuvo en varias oportunidades.

Jorge dijo que su hijo había dejado la escuela y que trabajaba con él en la construcción como toda su familia. “Me quedé sin trabajo y entonces se fue a trabajar con mi suegro. Estaban haciendo una pileta en el barrio Somisa, de San Nicolás”.

Por su parte, Claudia agregó que, al igual que Walter Soraire, su hijo Rodrigo tenía problemas de consumo y que cuando fue detenido estaban averiguando por algún lugar donde le pudieran dar atención.

“Él –por el fiscal– puso que mi hijo tiene armas, facilitó las armas y no pasó nada de eso.  Sólo lo condenó por estar en el auto con la chica, que fue la que lo trajo a Rosario ni salía de San Nicolás”, sostuvo el hombre.

Comentarios

10