El Hincha

Mejor que Maradona

El Trinche Carlovich, ídolo en bicicleta y crack de pies descalzos que pelea por su vida

Familiares y amigos sostienen el aguante en la puerta del Heca, en donde permanece internado en terapia intensiva. En redes sociales ya se multiplican las cadenas de oración pidiendo por la recuperación de Tomás Felipe Carlovich.


El Trinche Carlovich, el ídolo en bicicleta, el crack de pies descalzos en las canchitas polvorientas de Barrio Belgrano -ahí, a la vuelta de su casa de San Lorenzo y Nicaragua-, pelea por su vida. A la leyenda de Central Córdoba y del fútbol rosarino lo golpearon para asaltarlo. Y también golpearon el corazón de todos los futboleros, que se mantienen en vilo por conocer novedades sobre su estado de salud. Familiares y amigos sostienen el aguante en la puerta del Heca, en donde permanece internado en terapia intensiva. En redes sociales ya se multiplican las cadenas de oración pidiendo por la recuperación de Tomás Felipe Carlovich.

El pasado 19 de abril cumplió 74 años. “Para el Trinche, que fue mejor que yo”, le dedicó Diego Maradona en un autógrafo que le estampó a una camiseta charrúa, cuando fue a saludarlo en febrero al Hotel Ros Tower. Ese abrazo entre Carlovich y el técnico de Gimnasia quedó inmortalizado en una foto que recorrió el país y el mundo.

Golpearon brutalmente al Trinche Carlovich para robarle la bicicleta: lo trasladaron al Heca

En el 93, cuando Maradona arregló con Newell’s y le preguntaron si a Rosario había llegado el mejor futbolista del mundo, contestó: “El mejor está acá desde hace tiempo y se llama Carlovich”. Toda una declaración de reconocimiento futbolístico.

Por el Trinche, aquel flaco y desgarbado volante de medias bajas sin canilleras, muchos futboleros pagaban la entrada solamente para verlo jugar, iban a cualquier estadio de Buenos Aires o se acercaban a la delegación de Central Córdoba para preguntar si había “Show del Mago”.

Festeja el fútbol: hoy cumple 74 años el Trinche Carlovich, ídolo en la cancha y mito en las calles

Además de defender la camiseta del Charrúa, el Trinche Carlovich se inició y debutó en la primera división de Central en 1969 y después tuvo un breve paso por Flandria durante 1971, antes de comenzar su primer ciclo por Tablada en 1972. Luego se fue a Mendoza para jugar en Independiente Rivadavia, volvió a Santa Fe pero para defender la casaca de Colón en primera. En 1978 decidió regresar a Rosario para su segunda etapa en el Matador, donde estuvo una temporada para luego irse otra vez a Cuyo para jugar, primero en Deportivo Maipú y luego en Andes Talleres Sport Club, ambos elencos mendocinos.

Diego Maradona y el Trinche Carlovich: dos potencias se saludan

A comienzos de los 80 volvió a Central Córdoba para protagonizar su tercer y último ciclo en el club, donde jugó 236 partidos, anotó 28 goles y logró dos ascensos: ambos fueron de la Primera C a la B Metropolitana en 1973 y 1982, respectivamente. Su despedida del fútbol, curiosamente, fue defendiendo la camiseta de Newell’s Old Boys de Cañada de Gómez a mediados de la década. Luego siguió despuntando el vicio de la pelota jugando para Social Lux en la Liga de Veteranos de Zona Norte, en donde se coronó varias veces.

Un bohemio fuera de la cancha y un futbolista inigualable dentro de ella, que se dio el lujo de bailar al seleccionado argentino en 1974 y que sabe él más que nadie que pudo llegar a jugar en el exterior. Según sus propias palabras lo quisieron de Francia y del Cosmos de Estados Unidos en tiempos de Pelé. Pero que prefiero quedarse acá, en su Rosario natal.

Comentarios