Básquet, Edición Impresa, El Hincha

Nacional de clubes sub 19

El Tala pone la ilusión en juego

El elenco rosarino será local en los cuartos de final de la etapa nacional del Argentino de Clubes.


¿Quién puede ponerle techo a una ilusión? Los pibes de El Tala saben que nadie puede arrogarse el derecho de saber hasta dónde llegaran en su sueño en este Argentino de Clubes Sub 19. Desde que iniciaron el camino en este 2017, seguramente escucharon más de una vez que el plantel era corto, que faltaba altura o que no había nombres rutilantes a nivel nacional como para aspirar al éxito.

Pero de todas maneras mantuvieron su optimismo, su trabajo, y fueron atravesando fases, desde un club de la República de la Sexta rosarina compitiendo en ocasiones contra elencos con estructura de Liga o TNA. A veces con algo de fortuna, en otras ocasiones con contundencia. Cada punto sirve, cada victoria suma, los detalles se confabulan, y El Tala llegó a consagrarse subcampeón santafesino detrás del favorito Libertad de Sunchales.

Ser local ayuda, y por eso las familias, los dirigentes y la institución toda se ponen al hombro el desafío. Ganan licitaciones, hacen los choris, organizan entregas de premios, ponen música y se ocupa de alojamiento y comida de los visitantes. Todos aportan lo suyo, que es una forma de ganar antes de jugar.

Durante este fin de semana, El Tala estará ante un nuevo desafío, el más importante de la campaña, porque ahora deberá hacerse cargo de una instancia nacional, con los cuartos de final de la competencia que tiene a los mejores equipos de todo el país. No es para cualquiera y estos pibes llegaron.

El primer paso será este viernes, cuando El Tala enfrentará a Bolívar de Carlos Paz desde las 21, mientras que previamente se medirán a partir de las 19 Libertad de Sunchales con San Isidro de San Francisco.

Este sábado desde las 18 Libertad jugará con Bolívar y luego El Tala chocará con San Isidro, mientras que el domingo a las 18 se medirán los cordobeses entre sí y luego se producirá el choque de santafesinos.

La ilusión sigue viva. Al menos hasta que los resultados digan lo contrario.