Ciudad

Sin rebote en las ventas

El sueño terminó: cierra histórica colchonería y liquida todo al costo

Giusti Colchones funcionó en Rosario durante un cuarto de siglo. La caída de las ventas, los aumentos de alquiler y los tarifazos llevaron a bajar la persiana de los dos locales en menos de un año. En menos de seis meses la recaudación bajó un 60 por ciento


En mayo los dueños de la colchonería Giusti, con más de 25 años de antigüedad en la ciudad, decidieron cerrar la casa central que tenían en Mendoza al 1700 por la caída de las ventas y los altos costos de mantenimiento. Se quedaron con un sólo local manejado por cuatro empleados en un local de 9 de Julio y Dorrego. Menos de un año después decidieron cerrarlo. En seis meses acumularon una baja en las ventas del 60 por ciento y no vieron otra opción que bajar la persiana. “La gente antes cambiaba la almohada cada dos o tres años y ahora espera mínimo 8 años. Con los colchones fue peor. Si el cambio era cada una década ahora recién renuevan a los 15 o 20 años”, dijo a El Ciudadano, Lionel Schindler, el ex encargado del local. Desde el comercio liquidarán la mercadería que tienen en el depósito al costo.

Anuncio

“Señores clientes: debido a la crisis que estamos viviendo nos vimos obligados a cerrar definitivamente. Estamos vendiendo lo que quedó en nuestro depósito”, fue el mensaje con el que los dueños de Giusti Colchones anunciaron el cierre de sus sucursales. El local de Dorrego y 9 de Julio funcionaba hacía 12 años. Según explicó Schindler, a la caída de las ventas se sumó el aumento del alquiler, de un 40 por ciento, y los tarifazos. Los precios mayoristas también aumentaron. Entre 2014 y 2018 acumularon un incremento del 140 por ciento. Además, como pasó en otros rubros, la competencia de quienes venden en internet los puso en aprieto. “Para el dueño fue imposible seguir porque estaba poniendo plata de su bolsillo y no vendíamos nada. Nunca vi una crisis así”, dijo el ex encargado.

Schindler agregó que en 2008 y 2009 habían sufrido una caída de las ventas pero no la comparó con lo vivido en los últimos meses. “El colchón se cambia cada 8 o 10 años y la gente empezó a hacerlo cada 20. Las almohadas se venden más fácilmente porque cada dos o tres años se cambian. Pero hoy llegan personas que hace 8 años no la cambian”, explicó y agregó que los costos de un somier de dos plazas era de entre 10 mil y 40 mil pesos dependiendo la calidad.

El ex empleado agregó que liquidarán lo que les quedó en el depósito al costo. “Un conjunto de somier de plaza y media de espuma de alta densidad lo liquidamos a 5 mil pesos. Antes estaba 12 mil”, contó. Quienes quieran comunicarse con la colchonería puede contarse a través del Facebook Colchones Giusti o a través de WhatsApp al número 341- 1563962500.

En crisis

A mitad de 2018 un informe de la Concejalía Popular arrojó que en los últimos 12 meses habían cerrados más de 760 locales en Rosario. La cifra representó un 27 por ciento más que en 2017. Para fin de 2018, estimaron que se sumaron unos 200 locales más. Según relevó la Asociación Casco Histórico, desde Navidad hasta mediados de enero ya fueron 20 los negocios que cerraron sus puertas en el microcentro de la ciudad. La caída de las ventas impidió que los comerciantes hagan frente a los altos costos de la suba de los servicios de gas y luz. Se sumó el aumento en las renovaciones de alquileres, que subió entre un 35 y un 50 por ciento. Los montos rondan los 180 mil y 250 mil pesos mensuales, según el local.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios