Edición Impresa, Política

Tronó el escarmiento

El sindicalismo rosarino se plantó contra el gobierno

En un multitudinario acto realizado en la plaza Montenegro, los trabajadores protestaron contra medidas de Macri.


Más de 7 mil personas se concentraron ayer en la plaza Montenegro, en un acto convocado por el Movimiento Sindical Rosarino (MSR) para “defender el trabajo y la producción nacional”. Ante la multitud, representantes gremiales de los más de 40 sindicatos que integran el MSR, que coincidieron en que la manifestación fue “un hito en la historia de Rosario”, protestaron contra las medidas tomadas por el gobierno de Mauricio Macri y exigieron a los dirigentes nacionales que convoquen a un paro en todo el país.

Si bien el acto fue impulsado por el MSR, otros gremios adhirieron y en a la plaza ubicada en San Martín y San Luis también estuvieron presentes dirigentes políticos de distintos partidos, organizaciones sociales, de derechos humanos y de estudiantes, cooperativistas, comerciantes, industriales y pequeños y medianos productores agropecuarios.

Al hacer uso de la palabra, el secretario general del sindicato de Trabajadores Judiciales de la provincia de Santa Fe, Juan Nucci, destacó la presencia de variados sectores de la ciudadanía: “Rosario tiene una rica experiencia de diálogo sindical-empresarial. Defendiendo intereses distintos, podemos tener objetivos comunes. El hecho de que hayan venido dirigentes y militantes juveniles de distintas extracciones políticas nos fortalece. Es momento de unidad”.

Precisamente sobre esa necesidad de unidad, se expresó a su turno el secretario general del Sindicato Municipal de Rosario, Antonio Ratner, al señalar: “Esta plaza llena debe ser un ejemplo para lograr la unión de todo el movimiento obrero argentino”. “No tengan dudas de que todo el país se va a enterar de que en esta ciudad hay un pueblo trabajador que le dice basta a los despidos, a la precarización, a la represión y a los tarifazos. La resistencia sale desde Rosario”, arengó.

En el mismo tono, el titular de la seccional local de Sadop, Martín Lucero, calificó al acto  como “el rosariazo” y expresó: “En esta plaza se está gestando algo grande”.

Mientras los dirigentes brindaban sus discursos, con bombos y redoblantes las bases pedían por un “paro nacional”. Y sus representantes recogieron el reclamo. “Se prometió que si Macri vetaba la ley antidespidos iba a haber un paro nacional y desde esta plaza solicitamos que se tome esa medida”, reclamó Alberto Botto, líder de Luz y Fuerza Rosario.

Los más críticos fueron Daniel Gutiérrez –protesorero de la UOM local– y Marcelo Barros –secretario general de Smata Rosario–. El enfático discurso que brindaron no extraña, ya que los trabajadores metalúrgicos y del sector automotriz se ven fuertemente afectados por la apertura de importaciones y la caída del consumo interno. “No vamos a dejar descansar a este gobierno oligarca y gorila hasta vencerlo. Las pequeñas y medianas industrias son las que más empleo generan y debemos cuidar a esas empresas. Basta de darle toda la torta a las grandes multinacionales”, advirtió Barros.

Por su parte, Gutiérrez agregó: “El gobierno perjudicó a la producción nacional y benefició a los monopolios del mercado, que ocasionan la pérdida irremediable de puestos de trabajo. Con la ley antidespidos, la clase trabajadora impartió la primera derrota a Macri. No nos quedaremos sentados y mucho menos de rodillas” ante su veto.

El encargado de cerrar el acto, previo a la entonación de la marcha peronista, fue el titular de La Bancaria Rosario, Matías Layús. “Esta plaza histórica nos compromete a hacernos cargo, no solo de las reivindicaciones de los trabajadores, sino del conjunto de los ciudadanos. Esta convocatoria representa el poder del movimiento obrero”, sintetizó.

Prensa, contra los despidos

Trabajadores de prensa de todo el país, agrupados en sindicatos y federaciones, realizarán hoy una jornada nacional de protesta con una concentración a las 14 en el Obelisco, con posterior movilización y acto frente al Ministerio de Trabajo.

Será en el marco de la conmemoración del Día del Periodista (ayer) que reivindica la libertad de expresión como derecho humano fundamental y pilar de la democracia. Este año, la marcha “servirá también para denunciar el ajuste que implementan los gobiernos nacional y provinciales, agravando la precarización laboral y los bajos salarios”, en el sector. “En el último semestre, la precarización de la actividad periodística se agravó con la pérdida de más de 2.000 puestos de trabajo, entre públicos y privados”, se recuerda en un comunicado convocando al #8J.

Comentarios