Política

Capacitaciones en género

El Senado sancionó la ley Micaela

La iniciativa se aprobó por unanimidad en la Cámara alta


El Senado aprobó ayer por unanimidad la ley Micaela de capacitación obligatoria en temática de género para todos los funcionarios públicos de los tres poderes del Estado. La iniciativa tuvo un rápido avance, ya que la Cámara de Diputados la había aprobado en la madrugada y el Senado le dio sanción definitiva pasadas las 17 de ayer, con 59 votos a favor y ninguno negativo.

El proyecto fue impulsado por el Movimiento Evita y llamado de esa manera en homenaje a Micaela García, la joven asesinada en la ciudad de Gualeguay en 2017.

“Es una forma de cambiar costumbres ancestrales, de tener otra mirada y de aprender entre todos y tener la responsabilidad como funcionarios o empleados del Estado de poder capacitarnos en entender cómo respetarnos entre hombres y mujeres”, destacó la senadora de Cambiemos Laura Rodríguez Machado.

Para remarcar la importancia de la nueva ley, la senadora cordobesa contó una anécdota de un pueblo de su provincia, donde todavía hay gente que conduce en contramano por una calle que cambió su sentido hace siete años, aunque cada vez menos, y reflexionó: “Imagínense si eso cuesta modificar una circunstancia tan mínima, para cambiar cuestiones ancestrales lo que necesitamos generar desde el Estado”.

A su turno, la justicialista Sigrid Kunath destacó que “este año sin duda ha marcado un hito en la visibilización de la desigualdad y la violencia de género” y agregó: “Creo en la educación como herramienta para ir desterrando los modos que responden al patriarcado”.

En tanto, la kirchnerista Nancy González subrayó la importancia de la nueva norma e indicó que “los logros de esta ley se van a ver a largo plazo, no son logros que se vean inmediatamente”.

Previo al debate en el Senado, la iniciativa pasó por Diputados, donde la legisladora del Movimiento Evita Lucila De Ponti, una de las impulsoras del proyecto, expresó: “Tenemos que alcanzar una sociedad en la cual ningún presidente pueda decir que a las mujeres nos gusta que nos digan piropos aunque sean agresivos, donde no haya jueces como los del caso Lucía Pérez que se sientan habilitados para decir en un fallo que una violación fue consentida y querida, donde no tenga que haber ninguna piba que se vuelva a su casa de una comisaría donde no le tomaron la denuncia”.

De Ponti pidió por una sociedad “donde no haya ninguna mujer que tenga que contar con lujo de detalle cómo la violaron para que se le crea y donde ningún diputado ni senador sienta que puede ampararse en su poder para poder abusar a una de nosotras”.

“Ese es el tiempo que queremos construir”, agregó la legisladora del Movimiento Evita. El proyecto establece la capacitación obligatoria en la temática de género y violencia contra las mujeres para todas las personas que se desempeñen en la función pública en todos sus niveles y jerarquías y en los tres poderes del Estado.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios