Edición Impresa, Sociedad

Como en tu casa

“El secreto es enamorar a nuestros huéspedes”

El hotel Holiday Inn Express recibió el premio al mejor desempeño 2015 Región Brasil y Cono Sur.


El hotel Holiday Inn Express, ubicado en Salta 1950, recibió el premio al mejor desempeño 2015 para la región Brasil y Cono Sur. La distinción la recibió por parte de la cadena hotelera más grande del mundo –Intercontinental Hostel Group (IHG)–, que agrupa a las marcas Holiday Inn, Holiday Inn Express, Intercontinental Crown Plaza, entre otras. César Bassetti, gerente general del lugar, explicó a El Ciudadano que el secreto de una cadena para poder permanecer en el tiempo es que los huéspedes no se lleven sorpresas. “El premio que nos ganamos fue porque somos el hotel más efectivo de la región del cono sur, sacamos las notas más altas. Somos un puente aéreo”, destacó.

Bassetti indicó que Holiday Inn Express es un desprendimiento de la marca madre Holiday Inn, que está ubicado en Dorrego 450. En lo que respecta a la seguridad, la calidad y el confort es lo mismo; lo que sí lo deferencia es que el Holiday Inn Express incorporó algunos mecanismos para hacerlo más ágil, dinámico y rápido.  Además, cuentan con salones para eventos y un Centro de Negocios bien equipado.

“Nuestros huéspedes valoran que se levante la barrera y puedan estacionar donde quieran sin esperar, realizar un check in y un check out en segundos, tener la posibilidad de desayunar a la madrugada y, en el caso que no tengan tiempo de hacerlo, llevarse el desayuno. También contamos con el Express Market, un lugar que funciona las 24 horas con hielo, agua, café, calefacción, aire, televisión. Es decir, cualquier persona puede pedir una pizza y comerla allí. Si vienen de correr se pueden sentar allí, tomar y comer algo. Es como si estuvieras en el living de tu casa. Es un hotel que tiene todos los estándares de seguridad, de calidad y de confort internacional”.

El gerente del hotel detalló que el IHG divide al mundo en regiones y estas sirven para controlar y administrar las propiedades, es decir, supervisar y realizar los controles pertinentes a cada hotel. “Es como si fueras a un colegio y hay materias que aprobar”, ejemplificó.

El primer punto que aprobar tiene que ver con los estándares de marcas, es decir, lo que el manual dice sobre cómo tiene que ser la recepción, cómo colocar las calcomanías, la bandera, el logo, la cantidad de centímetros que tiene que tener la alfombra de la entrada, entre otros. Nada está librado al azar.

El segundo, son los estándares de seguridad, es decir, todos los hoteles tienen que adecuarse a lo que exige la cadena: desde los carteles de salida, detectores de humo, alarmas contra incendio, cámaras, certificado ignífugo de las habitaciones, controles de mantenimiento de calderas y termotanques, entre otras cuestiones.

La tercera tiene que ver con la limpieza, es decir, piden un listado de ocupación del hotel y un supervisor recorre habitaciones al azar, e inclusive apagan la luz y encienden una linterna de luz negra, buscando partículas de polvo o restos de productos de limpieza.

La cuarta es la encuesta de satisfacción, es decir, la voz de los huéspedes: cuando se retiran del hotel, se les envía un correo electrónico con una encuesta de dos páginas donde se les pregunta si se sintieron reconocidos, cómo fue la atención, entre otras.

Otra es el Club IHG Rewards: es una tarjeta con algunos beneficios que la tienen millones de personas pero, para poder pertenecer, hay que cumplir ciertos requisitos para su afiliación. Por ejemplo, lograr afiliar a cierta cantidad de personas. Si se cumplen, algunos de los beneficios son: en vez de dejar la habitación a las 12, pueden retirarse dos horas más tarde, cuando ingresan al hotel tienen agua gratis y, según el uso que se le dé, se van generando puntos que permiten estadías gratis en hoteles y hasta vuelos.

“Siguiendo estas materias, nosotros cumplimos con el 96 por ciento de efectividad, de aceptación; es muy alto el porcentaje. Para competir por ser el mejor, hay que destacarse”, explicó Bossetti, y cerró: “La clave para hacer un hotel es la ubicación, la ubicación, la ubicación y la ubicación. Nosotros tenemos dos hoteles estratégicamente ubicados. Después entra el resto: cómo está conservada la propiedad, cómo está iluminada. En pocos kilómetros nosotros ofrecemos descanso, espacios verdes, río, centro, noche, cultura y muchas opciones gastronómicas”.

Una noche con los reyes

En noviembre de 2004 llegaron a la ciudad los reyes de España, Juan Carlos I y Sofía de Borbón, e inauguraron el III Congreso Internacional de la Lengua Española en el teatro El Círculo. Los monarcas se alojaron en la suite presidencial, del hotel Holiday Inn, en el piso 17 del edificio. La suite constaba de una superficie total de 112 metros cuadrados y contaba con microcine, un salón de estar y un espacio donde se ubicaba la cama matrimonial. Los enviados de la Casa Real se quedaron una sola noche en el hotel.

Llegaron luego de cenar y al otro día, desayunaron y marcharon para el teatro El Círculo.

Pero tuvieron un contratiempo: como el presidente de ese momento, Néstor Kirchner, no había llegado y por protocolo no se puede llegar antes que el anfitrión, tuvieron que volver al hotel: se sentaron el restaurante y pidieron una tarta de frutillas con un té.

Comentarios