Ciudad, Edición Impresa

El río Paraná a 10 centímetros de la evacuación

Lluvias y más crecida

En El Mangrullo reforzaron defensas. (Foto: Marcelo Manera)
En El Mangrullo reforzaron defensas. (Foto: Marcelo Manera)

La altura del Paraná frente a Rosario ya alcanzó los 5,20 metros, con lo cual se encuentra a diez centímetros de la marca que se estipula para iniciar un plan de evacuación. Pese a que la situación por el momento se encuentra controlada y aún existe un margen importante, advierten que el panorama para las familias que habitan en la zona de El Mangrullo podría complicarse en caso de que se produzca abundante lluvia.

“Por ahora está todo controlado, ya que si bien el río ha crecido en los últimos días, aún tenemos un margen de tolerancia importante antes de tener que ejecutar un plan de evacuación”, le dijo ayer a El Ciudadano Raúl Rainone, director de Defensa Civil municipal, a propósito de la situación en ese barrio, el sector de la ciudad más afectado por la crecida del río en los últimos meses.

El nivel de alerta de vecinos y autoridades crece a la par del río, que ya alcanzó una altura de 5,20 metros y quedó a sólo diez centímetros de la marca estipulada para poner en marcha el plan de evacuación, fijada en 5,30 metros. Sin embargo, Rainone sostuvo que “las aguas pueden crecer más, pero eso no significa que haya que evacuar sí o sí” porque “todo dependerá de cada caso”.

En ese sentido, el funcionario recordó que hace un tiempo “se autoevacuaron familias que tenían construidas sus casas en zonas donde, con el río bajo, había tierra firme”, mientras que aquéllas que aún se encuentran en el lugar por ahora no tienen inconvenientes. “El único problema es que las bocas de desagües pluviales se encuentran por debajo del nivel del río, entonces los días de lluvia no pueden desagotar. Por eso tenemos bombas de drenaje y patrullas que trabajan de manera conjunta con los vecinos, quienes ya tienen mucha experiencia en situaciones de este tipo”, señaló Rainone.

En las últimas horas, por precaución, las autoridades de la Central de Operaciones de Emergencia llevaron a El Mangrullo más bolsas con arena, para reforzar las que ya están apiladas en los fondos de las viviendas y que actúan como barricada para contener el avance del agua. “De todas maneras, en estos casos se trata de una medida preventiva, porque no vamos a esperar que el río siga creciendo para actuar”, advirtió Rainone.

Que la situación empeore o no dependerá de las lluvias que se registren río arriba. En ese sentido, las noticias no son buenas. Es que el último informe del Instituto Nacional del Agua (INA) prevé precipitaciones “normales a superior a lo normal”.

“El verano es la estación de mayor precipitación sobre las cuencas del Paraná y el Paraguay en Brasil. También persistirá la posibilidad de lluvias dentro del patrón normal en el noroeste argentino, sur de Bolivia y oeste de Paraguay”, señala el informe del INA.

Comentarios