El Hincha, Rosario Central

Central

El Profe Colman explicó que el Kily busca “ser protagonista, recuperar rápido y jugar bien”

El preparador físico canalla también explicó el desafío que supone el regreso a la actividad tras el extenso parate: "Volver a adaptar al jugador va a ser lo más complicado"


El profesor Ernesto Colman comenzó la cuarta semana de trabajos físicos a distancia con el plantel de Rosario Central. Mientras se ilusiona con el posible regreso de las prácticas presenciales en campo a mitad del mes que viene, el preparador físico principal del cuerpo técnico que comanda Cristian González planifica lo que será la “readaptación del jugador”. Es que los más de cuatro meses de parate del fútbol argentino genera, entre otras cosas, mucha incertidumbre sobre cómo responderán físicamente los futbolistas a los entrenamientos en campo.

En diálogo con Contraseña Fútbol, programa que se emite cada domingo por Telefé Rosario, Colman analizó distintos temas inherentes al fútbol auriazul. La idea de juego del Kily González, las complicaciones de los entrenamientos a distancia, la imposibilidad de evaluar físicamente a los futbolistas y su idea de cómo será la vuelta a las prácticas en la “nueva normalidad”, fueron algunos de los tópicos sobre los que opinó el profe Colman.

-¿Qué hablaste con Kily González, qué te dijo de lo que pretende?

-Por lo que hablé con el Kily y lo que él me transmite, la idea es tratar de ser protagonista ya sea de local o visitante, recuperar rápido la pelota y, sobre todo, intentar jugar bien. Si a eso después le podemos agregar la parte de la intensidad y todo lo que eso hace y ayuda en beneficio del equipo, mejor todavía. La idea es esa, ser protagonista, recuperación rápida de la pelota y buen juego.

-¿Te gusta la idea?

-Me sedujo la propuesta, esto de querer ser protagonista, que Central intente imponer condiciones, más allá de jugar de local o visitante. Y también me gusta el proyecto o la idea que tienen a nivel dirigencial. Esperemos poder estar a la altura. Sabemos bien que en el fútbol hoy los resultados mandan y esperemos estar a la altura en ese aspecto. Pero creo que con trabajo y el tiempo que tenemos  podemos llevar a cabo la idea que tiene el Kily, y la de los dirigentes también.

-Estamos cerca de cumplir cinco meses de parate en el fútbol. ¿Cómo están físicamente los jugadores?

-La desadaptación ha sido muy grande. Y eso es lo que más preocupa, donde el jugador está adaptado a un tipo de esfuerzos y a un tipo de entrenamiento, y en este último tiempo pasó a estar mucho más tiempo en la casa, mucho más tiempo sentado, mucho más tiempo acostado. Todo eso va produciendo una desadaptación. Volver a adaptar al jugador va a ser lo más complicado, creo que esa adaptación va a tener que ser de manera gradual y progresiva.

-¿Y el aspecto anímico de los jugadores?

-Después de estos cinco meses la parte psicológica es lo más importante. Es difícil que el jugador sostenga la concentración o el tipo de entrenamiento que uno le puede brindar, saben que tienen que entrenar y no pueden hacer lo que más les gusta, competir. Entonces, es difícil. La parte mental es muy importante y Central tiene su psicólogo trabajando en esto.

-¿Cómo ves el panorama de la posible vuelta a los entrenamientos presenciales con el plantel en campo?

-Estamos arrancando la cuarta semana viendo cómo se maneja la situación a nivel nacional y en la AFA. La línea que bajen del gobierno nacional será clave para ver cuándo volverán los entrenamientos presenciales. Estamos viendo que el retorno está complicado, no hay una fecha de inicio. Nosotros pensamos que en un primer momento iba a ser el 3 de agosto y habíamos armado 4 semanas para arrancar ese día. Pero no sabemos. Es una incertidumbre grande y no sabemos cuándo va a poder arrancar.

-¿Se complica mucho esto de trabajar a distancia con los jugadores?

-Es difícil trabajar de esta manera porque no podemos tener contacto con los jugadores como nos gustaría. Si bien todo se hace por una plataforma digital o a través de los trabajos que enviamos para que los jugadores los hagan, en los gimnasio o en un parque, sabemos que no es lo mismo que tenerlos en la cancha. Nos abocamos a tareas de carácter general, a trabajar un poco en la resistencia general, en la resistencia aeróbica y en la fuerza, como así también un gran componente de trabajos de movilidad muscular.

-Otra complicación que se les presenta a los preparadores físicos hoy es la imposibilidad de evaluar físicamente a los jugadores.

-Sin dudas. A través de un diagnóstico o evaluación uno puede dosificar las cargas y tratar de armar los trabajos más personalizados. No hemos tenido esa posibilidad. Si bien el cuerpo técnico anterior evaluó y esos datos son de Central y nosotros los pudimos recuperar, nos hemos manejado para tener un parámetro con esa evaluación que se ha tenido en ese momento. Pero no es lo real, no es el número actual del jugador. Pero por lo menos hemos tenido un valor de referencia para poder manejarnos. Lo más difícil es esto de armar entrenamientos sin posibilidad de hacer evaluaciones, y más con el parate que hubo, cambian todos los valores. Uno va teniendo este valor de referencia y a partir de ahí empezamos a dosificar las cargas.

-¿Cómo encontraste las instalaciones para entrenar en  Arroyo Seco?

-El gimnasio se ha mejorado en relación a cuando vine en 2015, se ha hecho toda una estructura nueva, con elementos nuevos, aparatos nuevos, pisos adecuados para un gimnasio. Lo que tiene que disponer un plantel de primera división. Creo que Central, en ese sentido, está a la altura de un equipo de primer nivel. Ojalá se pueda hacer una cancha más y ya disponer de cuatro canchas en muy buen estado como las que están en Arroyo Seco, para tener una alternativa más. Es una idea de los dirigentes y ojalá la puedan llevar adelante. Creo que Central hoy tiene las condiciones para poder desarrollar un gran trabajo, ya sea a nivel instalaciones, como humano, con las tareas que desarrollan a diario los médicos  utileros, kinesiólogos, el sicólogo, y el manager Raúl Gordillo.

-En la vuelta a los entrenamientos presenciales habrá que cumplir con protocolos sanitarios y los jugadores tendrán que adaptarse a nuevas circunstancias y formas de trabajo. ¿Será sencilla esa adaptación?

-En ese momento, el jugador ya va a estar en el lugar de entrenamiento, va a estar en su hábitat natural, y se va a adaptar. Lo va a hacer con gusto porque va a estar cuidando su salud y la del resto de sus compañeros y familia. Y después porque va a estar en su hábitat natural que es el campo de juego, con sus botines puestos. Los jugadores hace cinco meses que no se ponen botines, nadie se esperaba esto, hay que adaptarse y llevarlo de la mejor manera y ojalá que empecemos los entrenamientos lo antes posible.

Comentarios