Edición Impresa, Política

Deuda

El PRO mete presión al PS por los buitres

Diputados de Cambiemos avisan: si no sale la ley, Santa Fe no tendrá créditos.


El socialismo definía anoche, al cierre de esta edición, su posición con respecto a la derogación de las leyes de Cerrojo y Pago Soberano que el gobierno nacional pretende aprobar en el Congreso para poder emitir bonos con los que pretende cancelar el acuerdo con los fondos buitre.

“Lo positivo es que están dispuestos a discutir modificaciones al proyecto de ley, cosa que con el gobierno anterior era imposible. O votabas lo que ellos decían o estabas en contra”, sostuvo ayer una alta fuente del Partido Socialista.

Conceptualmente, en el socialismo creen que la necesidad de ir por un acuerdo es inevitable. “Hay un hecho real, que es que no se puede estar eternamente en default. No hay país, provincia o empresa que sobreviva sin crédito. A la larga no se resiste. En este caso, con un fallo con sentencia firme, no llevamos las de ganar, pero hay que ver cuál es la salida que se propone”, se explicó.

La decisión de la diputada Alicia Ciciliani de no acompañar el martes pasado el dictamen de mayoría en la comisión de Hacienda de la Cámara baja, provocó revuelo en el oficialismo. Si bien el massismo impuso algunas condiciones a la letra original que mandó el Ministerio de Economía, el socialismo estiró el suspenso para tratar de poner condiciones: quiere ver la tasa que se pagará y seguridad de que el dinero no se usará para financiar déficit corriente de caja, si no para obras, dólar competitivo, créditos para pymes, infraestructura, entre otros. Ciciliani negocia en la Cámara de Diputados de la mano de su jefe político, Hermes Binner, y del ex ministro de Economía provincial Ángel Sciara, en todo lo referido a los aspectos técnicos.

Si bien el socialismo sólo tiene tres votos, para el gobierno es importante cada apoyo, y en particular el del signo político que gobierna Santa Fe. Por eso, en las horas siguientes el PRO mandó sus diputados a advertir sobre las consecuencias de votar en contra. El presidente de la comisión de Hacienda, el santafesino José Laspina, sostuvo ayer en Radio Eme de Santa Fe: “Sería bueno que el socialismo nos apoye en el recinto ya que ayer (por anteayer) no firmó el dictamen. Lifschitz tiene que hablar con sus diputados para que nos apoyen”.

Más explícito fue José Núñez, el diputado PRO de Piñero: “Si esta ley no se aprueba, Santa Fe se quedará sin crédito para obras”, advirtió. Advertencias como la de Núñez llegan justo cuando Santa Fe tramita ante el Fondo de Abu Dabhi un crédito por 100 millones de dólares, que no depende del acuerdo con los holdouts pero sí requiere garantía de Nación.

No es secreto que el gobierno nacional está operando directamente sobre los gobernadores –hoy los vuelve a recibir en la Casa Rosada para tratar el tema de la coparticipación– para que los diputados que les responden acompañen el proyecto de ley.

En ese sentido, gobernadores como Juan Manuel Urtubey de Salta o Mario Das Neves de Chubut llamaron a sus legisladores a levantar la mano. Con el socialismo la relación política es otra, y además está al frente de una provincia con mayor nivel de autonomía del gobierno central. Quizás por eso el mensaje es bien directo.

Por su parte, el bloque del Frente Renovador que lidera Sergio Massa, también negoció condiciones antes de acompañar con la firma de sus diputados el dictamen de comisión.

Entre otras, un tope al endeudamiento. Cualquier pretensión por encima de lo necesario para pagarle a los buitres (formalmente 11.800 millones de dólares pero en la práctica serían unos 8 mil millones) deberá volver a obtener el aval del Congreso.

Santa Fe tramita préstamos

La advertencia de Núñez tiene relevancia porque Santa Fe negocia con el Fondo de Abu Dabhi un crédito por 100 millones de dólares para terminar el acueducto Desvío Arijón, cuyo resultado no depende del acuerdo con los holdouts pero sí requiere la garantía de Nación (en enero dio el visto bueno para negociar las condiciones definitivas del crédito).

De ahí que las declaraciones del diputado oriundo de Piñero toman un cariz diferente.

Además, en los últimos días de febrero el ministro de Economía provincial y el secretario de Hacienda viajaron a Miami a Conferencia Anual Corporativa Mercados Emergentes Globales de JP Morgan a explorar la posibilidad de emitir deuda de largo plazo exclusivamente para financiar obras de infraestructura. Hacia allí emigraron también funcionarios nacionales, de Córdoba, Buenos Aires y Ciudad Autónoma. Esta última y Santa Fe comparten la mejor nota de deuda del país, muy por encima del resto. Además, la Casa Gris ostenta muy pequeña deuda en relación a sus ingresos y muy bajo perfil de vencimiento.

Pero, al igual que ocurrió durante la etapa kirchnerista, todo eso podría servir de poco si al final de las gestiones el gobierno nacional no firma el aval en su condición de garante de última instancia de las deudas de los estados subnacionales.

Comentarios