Edición Impresa, País

El presente y futuro de la carne, centro del debate

Desde el sector cárnico trazaron un balance de año que se fue y evalúan cómo será el que comienza

En la Argentina no se deja de comer la carne. Dicen que este año habrá menos.
En la Argentina no se deja de comer la carne. Dicen que este año habrá menos.

La carne es la base de la comida argentina y la economía del país se apoya, en gran parte, en la ganadería. La carne puede ser una deliciosa y crocante tira sobre una parrilla y puede ser un áspero tema de debate entre distintos sectores que, por sus intereses, tienen una visión distinta desde donde abordar todo lo que la rodea. A modo de balance del año, este diario dialogó con algunos referentes del sector cárnico y algunas voces hablaron de una “alta mortandad de vientres” frente a la falta de novillos, se quejaron de la “falta de políticas” desde el gobierno nacional y remarcaron que 2010 encontrará a la Argentina con una “preocupante” falta de stock en los frigoríficos. Otros sectores, más cercanos a la Casa Rosada, comentaron que el faltante de cabezas de ganado no es tal sino que muchos animales “están en negro, es decir no han sido declarados impositivamente”, denunciando un alto grado de evasión en los campos argentinos.

El secretario general del Sindicato de la Carne, José Fantini, remarcó que “el balance del año, según los datos oficiales que nos ha informado el gobierno nacional,  ha sido muy bueno”. “El nivel de exportaciones está muy cerca de llegar al pico de 2005. El 2009 arrancó con algunos problemas porque las cosas no venían bien, pero después resultó que no fue un año tan complicado. Cuando lo necesitamos, el gobierno nacional y el Ministerio de Trabajo nos ayudaron con los Repro. Igualmente, tendría que ser más ágil todo, somos un país que es una potencia ganadera a nivel mundial. Nuestra intención para el año que viene es comenzar un diálogo con todos los sectores para poder tirar para el mismo lado. Es una cadena, cuando a uno le va bien al resto también”, continuó.

Sobre qué expectativas hay para el año que comienza, el sindicalista destacó que “si no hay diálogo no va a haber soluciones”. “El martes tuvimos un encuentro de cinco horas con la presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) y sus ministros y los compañeros de la CGT. Tuvimos la suerte de que se sentara en nuestra mesa el ministro de Agricultura (Julián) Domínguez y allí uno de los temas que se charló principalmente fue que los trabajadores queremos ser parte de la mesa de diálogo. Tenemos que ser inteligentes y dialogar y creo que ése va a ser el gran desafío y la gran solución a muchos de los problemas en 2010”, añadió.

Con respecto al faltante de carne, Fantini explicó que “tuvo su mayor incidencia por el tema de la sequía”. “Con el tema del aumento de los precios hubo algunos vivos que se aprovecharon de la situación más que nada por la llegada de las fiestas.
Desgraciadamente, se está matando muchos vientres pero creo que es algo que se va a revertir. Con el tema del número de cabezas de ganado, las cifras que muestran algunos sectores no son reales por el hecho de que hay mucho ganado en negro, que no es declarado, así que en realidad hay muchas más cabezas de ganado que las que muestran los datos que se dan a conocer”, analizó.

Desde el campo, el productor Mario Spirandelli indicó que “sigue sin haber una solución al tema de la exportación”. “La cuestión acá es que hay que exportar afuera todo lo que se come afuera y dejar para el mercado interno lo que se consume acá. Yo cuando me siento a comer acá pido una buena tira ancha y jugosa. Es muy raro que alguien pida ojo de bife o lomo. Tenemos que apostar a exportar sin descuidar el mercado interno”, subrayó.

“Un claro ejemplo de una acertada política ganadera es la uruguaya aplicada por (José) Mujica, actual presidente, cuando era ministro de Agricultura y Ganadería del Uruguay. Los uruguayos actualmente exportan más carne que nosotros y tienen el tamaño de una de nuestras provincias. Realmente hay cosas que yo no entiendo y que al parecer no se entienden donde se tienen que entender. Es como tratar de explicar que un partido de fútbol lo juegan once contra once. Es básico”, prosiguió.

“Vamos a tener un problema muy grave el año que viene porque se están matando las hembras. Cuando uno mata a un vientre está matando a siete novillos por añadidura. Hay que ir a la búsqueda del novillo pesado porque, insisto, estamos matando hembras por culpa de una política que no las protege”, vaticinó Spirandelli.

Detrás del mostrador, José García, titular de la Sociedad de Carniceros de Rosario, dijo que “el balance que se puede hacer del año es que se mantuvieron los precios durante prácticamente doce meses”. “Es más, muchos han bajado y recién finalizando el 2009 se registró un repunte del 25 por ciento que hizo que los valores se ubicaran en los que se registraban en marzo de 2008, antes de que comenzara el conflicto entre el gobierno y el campo. Las ventas, podemos decir, que fueron buenas especialmente por el sostenimiento de los precios. Esto hizo que la gente no dejara de consumir carne de manera cotidiana”, explicó.

“El año que viene vamos tener una oferta más chica de carne. Acá lo que falta es una urgente política de estado con respecto a la ganadería. El 50 por ciento de la faena actualmente proviene de vientres. Los datos reflejan que hay tres millones menos de terneros nacidos y eso va a provocar indefectiblemente un achicamiento en la oferta. Hay que recordar que nosotros tenemos un nivel de consumo muy alto de carne por habitante, que se ubica en los 75 kilos anuales. Otro factor es que las carnes alternativas, como la del pollo y el cerdo, están caras. Subieron un 40 por ciento en el último tiempo. Igualmente, hay que destacar que el consumo del pollo y el cerdo ha aumentado de manera sensible, principalmente durante la última década”, afirmó.

Sobre el futuro de los precios, García opinó que “todo indica que se van a mantener sin mayores variaciones”. “Si hay algún aumento, el porcentaje será mínimo. Lo que hay que corregir son las malas políticas que se están llevando adelante y que están perjudicando de manera contundente la producción ganadera”, concluyó.

Comentarios