Ciudad, Edición Impresa

Esperan créditos para acelerar plan cloacal

Por Pablo Moscatello.- La Municipalidad gestionó crédito internacional para licitar 12 barrios a la vez, adelantando el cronograma.

En el marco del plan aprobado y anunciado el año pasado para dotar de cloacas a poco más del 40 por ciento de la ciudad que aún no cuenta con ese servicio, la Municipalidad intentará poner en marcha antes de fin de año la licitación de obras para 12 nuevos barrios. Para esto, se espera que el Banco Interamericano de Reconstrucción y Fomento (Birf), que financiará la operación con un megacrédito de 80 millones de pesos, termine de darle el visto bueno a la propuesta del Ejecutivo local. Los trabajos forman parte de la tercera y cuarta parte del proyecto que se divide en diez etapas y, si llegan a tiempo, serán las primeras licitaciones en concretarse este año. Actualmente se están llevando a cabo las instalaciones de los drenajes cloacales en Las Flores Este, San Martín A, Unión y Progreso y San Francisquito, los cuales corresponden a la segunda fase del programa.

Según explicó el secretario de Obras Públicas del municipio, Omar Saab, el Birf ya tiene las carpetas de los proyectos para la licitación de los próximos 12 barrios. Desde el Ejecutivo señalan que el análisis de factibilidad de ese organismo internacional está avanzado “en cinco de esas doce” localizaciones. “El visto bueno para ellos ya prácticamente está”, explicó el funcionario. En tanto, los otros siete están en estudio. “Queremos terminar la tramitación para poder licitar antes de fin de año todos” sostuvo el secretario de Obras Públicas, quien prefirió no mencionar cuales son los sectores que se verán beneficiados en esta etapa para no generar desmedidas expectativas.

El aporte para el financiamiento de las cloacas por parte del Birf integra la misma línea crediticia ya utilizada para otras obras de infraestructura, y es parte de un cupo asignado a la ciudad, que es la que propone los proyectos previa aprobación tanto del gobierno provincial como del nacional.

Por ejemplo, ese mismo organismo “prestó” para la pavimentación definitiva de 103 cuadras en sectores del barrio España, en el distrito Sudoeste, y de los barrios Juan Pablo II y Belgrano Sur, en el Oeste. En estas últimas dos zonas (unas 75 cuadras) los trabajos concluyeron este mes. Para el total de estas obras viales la Municipalidad invertirá 28 millones de pesos, de los cuales una cuarta parte lo aporta de contado (es la contraparte que exige el banco para dar el préstamo) y el resto le será financiado por el organismo internacional.

Respecto de la próxima licitación de las cañerías para aguas servidas, Saab explicó que lo que se busca es “adelantar obras”. “Con este avance se está tratando de licitar la tercera y cuarta etapa del plan. Con lo cual este año no sólo cumpliríamos con lo que correspondía para el período, sino que avanzamos un poco más”, sostuvo el funcionario. En rigor, y si bien se está avanzando con las obras que fueron licitadas en 2010, el cronograma había sufrido una desaceleración: la última apertura de sobres fue el 24 de noviembre pasado, cuando le tocó el turno a Unión y Progreso.

El plan original del municipio es llevar adelante las obras correspondientes a 56 barrios en diez etapas y a lo largo de una década. El Ejecutivo rosarino informó que en la actualidad están en ejecución las obras en Las Flores Este, San Martín A, Unión y Progreso y San Francisquito, que corresponden a la segunda etapa del plan. Con respecto a plazos, en la última campaña tanto oficialismo como oposición prometieron esfuerzos para reducir el plan a menos años si aparece más financiamiento.

Arranque en 2010 y a 10 años

El Programa Solidario e Integrador de Desagües Cloacales se aprobó en mayo de 2010 con el objetivo de completar el tendido de redes cloacales en todo el territorio rosarino. El 40 por ciento de la ciudad aún no cuenta con ese vital servicio. La financiación del programa es múltiple: el municipio aporta recursos propios, Aguas Santafesinas Sociedad Anónima (Assa) provee los materiales, un porcentaje proviene del llamado Fondo Solidario, creado al efecto y que se alimenta con una alícuota que aportan todos los usuarios del servicio de agua. Y, por último, el propio frentista abona un monto en concepto de “contribución de mejoras”. En este punto, a su vez, se contemplan los casos sociales de familias con escasos recursos, a las que se les reduce el pago. Los beneficiarios pueden cancelar su obligación en hasta treinta cuotas bimestrales, o al contado con un 20 por ciento de descuento.

Además, y siempre en torno a lo que le corresponde pagar al frentista, también se implementó un régimen especial para jubilados y pensionados cuyos ingresos no superen en más de un 75 por ciento el haber mínimo previsional. En estos casos, podrán abonar lo que les corresponda en hasta 45 cuotas bimestrales. Además, las personas que reúnan y acrediten los requisitos dispuestos pueden acceder a inscribirse como caso social y así gozar del beneficio de la exención total del pago de la contribución de mejora. El proyecto incluye también un registro de oposición para los vecinos como paso previo a la licitación. Así, cada etapa de las obras avanza hacia su concreción siempre y cuando cuente con el acuerdo de dos tercios de los frentistas involucrados.

Comentarios