Edición Impresa, Política

El PJ salió a contestar las declaraciones de Binner

Un comunicado oficial del partido calificó los dichos como “infundados, injustos e intolerantes” Corrupción sin impunidad

Binner volvió con todo pero se encontró con una dura réplica del justicialismo.
Binner volvió con todo pero se encontró con una dura réplica del justicialismo.

Los regresos del gobernador suelen ser fatales, al menos desde el punto de vista de las declaraciones. A su vuelta de la gira por el sudeste asiático, allá por el mes de noviembre, Binner armó un terremoto institucional al sugerirles el camino de la renuncia a los integrantes de la Corte Suprema de Justicia provincial. Ahora, tras unas cortas vacaciones, el gobernador aprovechó la vuelta para castigar al PJ, no porque no lo hubiera hecho antes, sino porque se había guardado las declaraciones más picantes, entre ellas las que describían a los sucesivos gobiernos peronistas en la provincia desde 1983 como “25 años de inmoralidad”. El gobernador no había terminado de pronunciar la última letra de la frase cuando ya el peronismo entero le había saltado a la yugular para responderle casi con la misma fuerza. Víctor Reviglio y José María Vernet, los primeros gobernadores de la democracia recuperada (ver página 8), los diputados Luis Rubeo y Marcelo Gastaldi (ver aparte) y un comunicado oficial del partido formaron parte de la primera batería de respuestas que se ganó el gobernador con su costumbre de retomar sus funciones cargado con munición gruesa.

“Ni los justicialistas ni los miles de santafesinos que tantas veces nos acompañaron con su voto se merecen estas infundadas, injustas e intolerantes declaraciones del gobernador de la provincia”, comienza diciendo el comunicado del PJ, para luego agregar el listado de méritos acumulados en sus años de gobierno: “A pesar de la crisis terminal que vivió el país en el año 2001, el justicialismo supo llevar a la provincia a los primeros lugares entre las provincias argentinas, con desarrollo económico y social ponderado y un equilibrio en las cuentas públicas que permitió gobernar y hacer obras”, continúa el comunicado, para luego agregar que lo hizo “sin castigar el bolsillo de los santafesinos con aumentos incesantes de impuestos y tarifas”, en inequívoca alusión a la mentada reforma tributaria.

La versión oficial del PJ hace un recorrido por los años de gobierno criticados por Binner y llega al año 2007, en el que “se entregó una provincia ordenada y con mucho dinero en cuentas y plazos fijos que este gobierno no supo administrar adecuadamente, como tampoco lo hizo con la mayor recaudación que hubo durante los años 2008 y 2009”.

A la hora de medir la eficacia del gobierno del Frente Progresista el comunicado no abunda en elogios: “Hoy nos encontramos con más desocupación y más pobreza, obras públicas paralizadas, paros médicos y falta de medicamentos e insumos en los hospitales, la inseguridad que asuela la provincia hasta en los pueblos chicos, la luz que se corta de manera más seguida y prolongada, reclamos salariales de todos los gremios, y un aumento descontrolado de los gastos políticos y burocráticos del funcionamiento estatal que condujo a un déficit fiscal del orden de los 1.200 millones de pesos”.

Según el PJ, “el gobernador repite el libreto de los que le va mal en el gobierno y no aciertan en la gestión: echarle la culpa a los otros en lugar de examinar en qué han fallado y qué hacer para mejorar una gestión opaca y sin resultados que mostrar”.

Con relación a la intención de trabar la gestión, actitud que Binner le achaca a los legisladores peronistas, el comunicado dice que “el justicialismo parlamentario ha dado sobradas muestras de acompañar todas las iniciativas del gobierno en la Legislatura, menos aquella que, como el impuestazo, pretendían meter la mano en el bolsillo de los santafesinos para seguir gastando sin austeridad ni prioridades”.

“Reafirmamos nuestra voluntad de aportar a la gobernabilidad de la provincia dándole al gobierno todas las herramientas para hacerlo, pero reservándonos el derecho de controlar los actos de gestión porque ése es el rol que nos encomendó la ciudadanía y que ejerceremos irrenunciablemente, aunque al doctor Binner no le guste y le moleste”, finaliza diciendo el descargo de un peronismo enojado con un gobernador que conviene evitar en los regresos.

“Es lo más parecido que he visto a De la Rúa”

La réplica desde la trinchera justicialista a las declaraciones del gobernador Hermes Binner no tardó en llegar. A coro, los diputados Luis Rubeo y Marcelo Gastaldi salieron a cruzarlo al mandatario provincial, quien el lunes arremetió en duros términos contra la oposición, a la que, entre otras cosas, acusó de “trabar esta gestión”.

“Binner es lo más parecido que he visto a De la Rúa”, comparó el kirchnerista Rubeo, en referencia a que el ex presidente de la Nación “le echaba la culpa de su ineficacia a la oposición”. “Éste es un gobierno que no gobierna y nosotros como oposición debemos tener la capacidad de políticas superadoras. Binner tiene como estrategia poner títulos rimbombantes en la prensa y de esa manera ocultar su incapacidad para gobernar”, aseveró.

En el rosario de críticas que vertió contra la oposición, y que caló hondo en el seno del Partido Justicialista, el gobernador expresó el lunes: “Hoy hay un gobierno moral, después de 25 años de la inmoralidad que hemos vivido en la provincia”. En tal sentido, Rubeo dijo que le llaman “poderosamente la atención” esas declaraciones y que le causan “preocupación” porque “a dos años de haber asumido, Binner sigue siendo un comentarista de la política y no ejerce el rol de gobernador para el cual lo eligieron los santafesinos”.

“Yo no voy a hacer una defensa de los gobiernos anteriores –aclaró el legislador del bloque Frente para la Victoria–, porque como espacio político no hemos participado de ninguno de ellos. De todas maneras, la opinión pública sabe que eso no es cierto y que hoy no existen causas judiciales ni hechos cuestionables de las gestiones anteriores”. Y, en el mismo sentido, agregó: “Uno podría decir que inmoral es querer hacer el Puerto de la Música en Rosario, que cuesta 120 millones de pesos, mientras el hospital Centenario no tiene gasas y el Gamen de Villa Gobernador Gálvez no tiene anestesia”.

Gastaldi, otro que recogió el guante después de las declaraciones de Binner, tampoco ahorró críticas: “Si fuera tan hábil para gestionar como para declarar estaríamos en otra provincia, e incluso creo que estas palabras son el reflejo de la gran cantidad de asesores que tiene en comunicación en relación con las áreas de gestión, que buscan este tipo de títulos para evitar que se hable de los reales problemas que padecemos los santafesinos a diario”.

El diputado del bloque Compromiso con Santa Fe coincidió con Rubeo en que las declaraciones del gobernador buscan “distraer” a la opinión pública. “Hace estas declaraciones altisonantes para evitar hablar de la ola de inseguridad que se desató en los últimos días en nuestra provincia, los cortes de electricidad a los que nos vemos sometidos cotidianamente, los exorbitantes aumentos tarifarios de agua y gas y el deterioro que produjeron en las arcas de la Municipalidad de Rosario los 45 millones que restan los vetos aplicados al presupuesto provincial”, enfatizó.

Gastaldi sostuvo que “Binner practica la política de la simulación, se asume como comentarista para distraer la atención como si no fuera el responsable de la mala gestión provincial” y apuntó que los “déficits en las cuentas públicas, aumentos por doquier y peores servicios es el saldo de una administración que abunda en autoelogios y escasea en logros”.

Sobre la intención del justicialismo de “poner palos en la rueda” a la gestión del Frente Progresista en la provincia, tal como aseguró Binner, Rubeo recordó que “cuando el socialismo era oposición jamás votó un presupuesto”.

Comentarios