Edición Impresa, Política

El peronismo santafesino, al borde de la fractura

Sin acuerdo en reunión de mesa chica: el kirchnerismo se retiró y amenaza con no ir al congreso partidario.

Hay clima de ruptura en el justicialismo santafesino. Ayer se reunió en Santa Fe la mesa chica del PJ, pero no hubo acuerdo. Los referentes del sector de Agustín Rossi se fueron primero y no participaron de la decisión final, que recayó en el reutemista Ricardo Spinozzi: convocar a un congreso partidario el sábado 5 de febrero para discutir cuatro puntos, uno de los cuales –el excluyente– será la política de alianzas y la estrategia electoral para encarar los comicios de 2011. El kirchnerismo no consiguió que el resto del partido aceptara su reclamo: encolumnarse con el gobierno nacional como paso previo, necesario, para la unidad en la provincia.

Tal como se había acordado en la última reunión del Consejo Ejecutivo Provincial, la mesa chica del PJ convocó al congreso partidario para –además de fijar las políticas de alianzas– incluir en la Carta Orgánica el cupo femenino para las autoridades partidarias, tratar el dictamen del Tribunal de Disciplina que aconseja la expulsión de dos afiliados condenados por delitos de lesa humanidad –Mario Facino y Eduardo Ramos– y definir el cronograma para la renovación de las autoridades partidarias a nivel provincial. Esos comicios se harán el 31 de julio de 2011, una semana después de la elección del nuevo gobernador.

El vicepresidente del partido, Jorge Fernández –representante del Frente para la Victoria–, afirmó que su sector participará del congreso de febrero sólo si el reutemismo primero acepta apoyar al gobierno nacional: “Ésa es la condición necesaria. Nosotros haremos todo lo necesario para garantizar el triunfo en la Nación. Tenemos tiempo. Si no nos aceptan esto, nos vamos a constituir como Frente para la Victoria y vamos a competir como Frente para la Victoria. Pero aspiramos a que los compañeros que se dicen peronistas realicen una reflexión, que lean el mensaje de su jefe, el senador (Carlos) Reutemann, y manifiesten sus disidencias, en el orden nacional, en el seno del Partido Justicialista, para que podamos ir juntos en la provincia”.

Fernández reiteró la posición de los congresales identificados con Rossi: “El peronismo es un movimiento nacional; nosotros planteamos como cuestión previa, esencial, que en la convocatoria al congreso partidario tenía que incluirse como tema central una política de alianzas en consonancia con las que hará el justicialismo en el orden nacional. Y un programa de gobierno que también esté en consonancia con el que ejecuta el peronismo en el orden nacional”.

—Es decir, que todo el partido se encolumne con el Frente para la Victoria.

—Los congresales lo habíamos expresado con las palabras Alianza Frente para la Victoria. Cualquiera sea el nombre, lo que estamos diciendo es que el peronismo de Santa Fe no es una isla sino que es parte del gobierno nacional. Lo otro que planteamos claramente es que no podemos acordar la unidad ni considerar que la unidad es lo central en la provincia cuando no hay unidad en el orden nacional, cuando el llamado Peronismo Federal ha votado sistemáticamente en contra de las medidas que en el último año ha implementado el gobierno nacional. Nosotros no estamos en contra de hacer un frente para ganar la provincia, todo lo contrario. Pero pretendemos que ese frente no esté en contradicción sino que refleje lo que es el peronismo en el orden nacional.

—¿Y los dirigentes del otro sector cómo tomaron la propuesta?

—El otro sector tiene una estrategia distinta a la nuestra. Ellos plantean la unidad provincial y, después, ver lo nacional. En alguna medida, plantean como que nosotros estuviéramos frustrando la posibilidad del triunfo en Santa Fe. Y lo que nosotros aspiramos es, primero, a profundizar el modelo, a ganar la Nación. Se dirá que está después esa elección. Pero es la clave: una alianza para mantener y profundizar el modelo y de ese modo podemos llegar a un acuerdo programático en la provincia.

El presidente del partido declaró después de la reunión: “Si bien coincidimos en la necesidad de convocar al congreso, no hubo acuerdo en la redacción del temario. En principio, el sector referenciado en Agustín Rossi plantea que en el temario debemos incluir taxativamente que el congreso acepta la política de alianzas del PJ a nivel nacional que, la verdad, no la conocemos. No sabemos si el PJ nacional ya tiene una política de alianzas. Incluso la fecha de la elección nacional es posterior a la provincial. En estos días que nos separan del 5 de febrero los distintos sectores internos harán su propio debate y ojalá podamos participar todos del congreso”.

Spinozzi confirmó que la estrategia del reutemismo para las elecciones de 2011 es lograr que todas las líneas internas del PJ compitan en las primarias por dentro del partido y que, luego del proceso provincial –que concluye el 24 de julio, con los comicios generales–, los dirigentes justicialistas queden liberados para decidir en forma individual si se suman o no a la campaña del Frente para la Victoria para las presidenciales de octubre. “Una decisión inteligente de las distintas expresiones internas del PJ sería participar como tales dentro del partido, a partir de la posibilidad que nos brinda el sistema de primarias abiertas, simultáneas y obligatorias”, dijo el senador por General López y precandidato a gobernador por el PJ.

Comentarios