Edición Impresa, Mundo

Giro

El Papa abre puerta a divorciados

Francisco pidió que se puedan volver a casar y comulgar, un cambio doctrinario eclesial histórico. También recomendó aceptar las uniones de hecho y, aunque rechazó el matrimonio entre homosexuales, pidió que se les tenga respeto.


El papa Francisco, en un documento muy esperado sobre la familia, abrió la puerta a los divorciados que se vuelven a casar para que puedan acceder según el caso a la comunión, aceptó las uniones de hecho y rechazó el matrimonio entre homosexuales, aunque llamó a evitar “toda discriminación injusta”.

Al pedir su inclusión en la Iglesia, la exhortación apostólica de Francisco sobre la familia responde a las expectativas de los divorciados que se vuelven a casar. “No es posible decir que todos los que se encuentran en alguna situación llamada irregular viven en una situación de pecado mortal”, sostuvo Francisco.

La segunda exhortación apostólica de Francisco, “Amoris Laetitia” (“La alegría del amor”), de 260 páginas, fija las líneas de la Iglesia sobre la familia y el matrimonio e invita ante todo a “acompañar, discernir e integrar”.

El documento es el fruto de dos ciclos de consultas y de dos tensos sínodos celebrados en octubre de 2014 y octubre de 2015 sobre la crisis que vive la familia.

El pontífice argentino decidió convocar dos sínodos sucesivos sobre un mismo tema para instar a la Iglesia a reflexionar y actualizarse ante las transformaciones de las sociedades modernas.

“No todas las discusiones doctrinales deben ser resueltas con intervenciones magisteriales”, advierte Francisco, cuyo texto refleja su estilo de escritura clara y directa así como los principios de su papado: menos rigidez ante la doctrina y disponibilidad para escuchar.

Francisco invita a la Iglesia a hacerles sentir a los divorciados que se vuelven a casar “que son parte de la Iglesia” y recuerda claramente que “no están excomulgados”.

“Estas situaciones exigen un atento discernimiento y un acompañamiento con gran respeto, evitando todo lenguaje y actitud que les haga sentirse discriminados, promoviendo su participación en la vida de la comunidad”, escribió el Papa.

“Si bien no se nombra explícitamente la admisión a la eucaristía en el texto, en una nota a pie de página se hace referencia a los sacramentos. Francisco explica que no es posible fijar reglas canónicas generales, válidas para todos, por lo que el camino es el del discernimiento caso por caso”, explicó el vaticanista Andrea Tornielli en su página Vatican Insider.

El pontífice argentino, que cita a los grandes escritores latinoamericanos Jorge Luis Borges, Octavio Paz y Mario Benedetti, además del psicoanalista Erich Fromm, pide que se evite dar juicios que “no tengan en cuenta la complejidad” de las situaciones.

En la segunda exhortación de su breve pontificado, Francisco acepta las uniones prematrimoniales como un paso adelante “hacia el camino de la plenitud del matrimonio y de la familia”, y reconoce las numerosas razones por las que las parejas, según el contexto social y cultural, deciden convivir.

Dividido en nueve capítulos y 325 párrafos, Francisco reitera su visión de la Iglesia, que “no es una aduana, es la casa paterna donde hay lugar para cada uno con su vida a cuestas”.

“Este documento representa un paso adelante para la Iglesia, es la doctrina que evoluciona, que comprende y está atenta a la vida concreta de los hombres”, comentó por su parte el padre Antonio Spadaro, director de la revista jesuita Civiltá Cattolica.

Por primera vez, un texto oficial del Vaticano, elaborado por un Papa, habla de erotismo, un tema tabú para muchos católicos.

“La sexualidad no es un recurso para gratificar o entretener”, escribió el papa.

“El más sano erotismo, si bien está unido a la búsqueda del placer, supone admiración, y por eso puede humanizar los impulsos”, reconoce Francisco.

En el capítulo en el que aborda las relaciones homosexuales, el Papa reitera que toda persona, independientemente de su tendencia sexual, ha de ser “respetada en su dignidad” procurando evitar “toda discriminación injusta”.

Sin embargo, considera “inaceptable” la equiparación de las uniones homosexuales con el matrimonio entre un hombre y una mujer, y subraya que “no existe fundamento para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas”, entre ambas realidades.

Impacto en argentinos

Ante la exhortación apostólica del papa Francisco, la Iglesia argentina instó a los sacerdotes a acompañar a los divorciados vueltos a casar en un camino de “discernimiento” de su situación frente a la posibilidad de comulgar o no y su responsabilidad como bautizados.

Así surgió de la explicación que se dio sobre la Exhortación Apostólica redactada por el papa Francisco con 260 páginas y 9 capítulos y conocida ayer.

El presidente de la Comisión Episcopal de Laicos y Pastoral Familiar y participante del Sínodo de 2015, monseñor Pedro Laxague, acompañado de un matrimonio que lleva 33 años de una nueva unión matrimonial y por el secretario del organismo, el padre Gustavo Antico, brindó explicaciones sobre el documento papal.

“Hay que ver cada caso y hay que discernir, conversar y proponer un camino (de espiritualidad). En la Exhortación no van a encontrar un se puede o no se puede, no es el estilo del papa Francisco. Incluso en la Iglesia argentina debe haber una comunión de pensamiento, entre los  obispos y el sacerdote que habla con cada pareja”, dijo Laxague, y señaló que “el si van a comulgar o no surgirá de ver el camino que se proponen”.

La Exhortación que se conoció es abarcativa, porque según Laxague “la Iglesia es experta en familia y ésta abarca a todos, niños, jóvenes, adultos, sanos, enfermos, con adicciones, el que trabaja o no y toca todos los sectores”.

Respecto de los homosexuales, manifestó que el documento expresa la necesidad del “cuidado especial de cada miembro que vive esa realidad, no enclaustrarlo”. “Los homosexuales no quedan afuera de la Iglesia, nosotros no los excomulgamos”, destacó el religioso sobre este tema en particular.

Comentarios