Ciudad, Edición Impresa

¿Qué pago?

El pago del Inmobiliario y la Patente, otro índice del ajuste familiar

En junio la cancelación de esos tributos provinciales cayó hasta un 10%, lo que también repercute en las arcas municipales.


La disminución del poder adquisitivo fruto del fuerte alza en el costo de vida también parece comenzar a reflejarse en la capacidad de aporte tributario. Según datos del  gobierno provincial, en junio el pago de las boletas del Inmobiliario Urbano cayó un 5 por ciento, mientras que la disminución en Patente llegó al 10 por ciento. La baja en la cancelación del Inmobiliario Rural, en tanto, fue aún más alta; del 15 por ciento. Aunque en este caso la situación podría estar vinculada a la realidad que tocó atravesar a muchos productores a principio de año por la gran cantidad de lluvia caída, lo que provocó serias inundaciones y la emergencia hídrica.

La merma en los ingresos estatales ya sea por recaudación de tributos provinciales o municipales fue puesta en agenda días atrás por la intendenta Mónica Fein.

La mandataria admitió que lo percibido por Derecho de Registro de Inspección (Drei) llegó a una caída del 12 por ciento (ajustado a la inflación) en junio en relación a igual mes de 2015, lo que encendió las luces de alarma.

En ese caso, la baja está atada directamente a la actividad económica ya que el Drei es el termómetro que mejor mide el nivel de ventas y sigue al dedillo la facturación de comercios, industrias y empresas de servicios de la ciudad.

En es marco, el ajuste en la recaudación provincial por Patente e Inmobiliario urbano también golpea con fuerza a Rosario.

Es que, en el caso del Inmobiliario, el 50 por ciento se distribuye de forma diaria y directa a municipios y comunas. A su vez, de ese total el 80 por ciento se entrega de forma proporcional a la emisión de boletas en cada jurisdicción. Mientras que el 20 por ciento restante se ajusta a la población de cada localidad.

Por su parte, en Patente el gobierno santafesino coparticipa aún más; el 90 por ciento de los ingresos. Al interior de ese guarismo, el 60 por ciento se acredita a la cuenta corriente de cada municipio donde está registrado el vehículo y los fondos van así a Rentas Generales. A la par, el otro 30 por ciento se envía a un fondo especial que administra la provincia, quien luego distribuye quincenalmente el dinero a municipios y comunas.

Dónde arrancó

Consultado por este medio, el secretario de Ingresos Públicos santafesino, Sergio Beccari, explicó que la merma en el pago de boletas del Inmobiliario Urbano y Patentes se comenzó a vislumbrar recién en el mes de junio.

“Antes, con las cuotas de febrero y abril, veníamos viendo que la situación era normal. Estábamos bien. Y es con los vencimientos de la tercera cuota  donde se notó un cambio en la actitud de los contribuyentes. Sobre todo en Patentes, dónde la caída fue mayor”, señaló el funcionario.

“Hay que tener en cuenta también que en ese caso los montos a pagar se actualizaron mucho este año en función de las nuevas valuaciones de los vehículos”, agregó Beccari.

En tanto, el secretario de Hacienda municipal, Santiago Asegurado, señaló que la merma hará que los objetivos anuales de ingresos previstos por la coparticipación de los dos tributos difícilmente se cumplan.

Tras eso, el funcionario ensayó una hipótesis que de alguna manera refleja la situación de muchas economías familiares. “Evidentemente (sobre todo hasta junio, previo a la suspensión del cobro de la factura de Litoral Gas) se está priorizado el pago de servicios como gas, agua y luz por miedo a que se los corten y se demora el del Inmobiliario Urbano y la Patente, donde ese riesgo no existe”, mencionó.

Cómo tapar el bache

En ese marco, el secretario de Hacienda aclaró que la caída general en la recaudación “no alcanza” aún a poner en riesgo –aunque las sacude– las prestaciones del Estado municipal.

El problema es que éstas están en franco aumento, por caso, con el aumento de la demanda en Salud Pública por bajas en obras sociales y aun por huidas de la medicina prepaga. “Hay más gente que va a los centros de salud porque se quedó sin cobertura social”, había descrito la intendenta Fein, hecho que suscribió en las últimas horas el gobernador Miguel Lifschitz.

Asegurado destacó que la decisión del Palacio de los Leones “es mantener todo lo posible las prestaciones y las intervenciones del Estado en la obra pública”.

Y destacó que la inversión del sector público local en infraestructura, como la megaobra de cloacas para toda la ciudad, “se ha mantenido”. Pero de igual modo advirtió que existe un problema de macrocefalia nacional que al interior le costará remontar “si la inversión se concentra en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense”.El Rural, por otro motivo

A pesar de que fue el tributo que más cayó, Beccari señaló que la merma en el pago del Inmobiliario Rural del 15 por ciento se debe a la difícil situación que atravesaron a principio de año muchos productores fruto de las inundaciones que golpearon a la provincia. Es decir, allí existiría una situación que excede a la realidad económica general. “Hay que ver cómo termina el año. La declaración de la emergencia hizo que los nuevos vencimientos se prorrogaran y ahora las tres últimas cuotas de este 2016 se pueden pagar el año próximo sin los intereses”, señaló.

Postergan pagos

El secretario de Gobierno municipal, Gustavo Leone, también admitió en diálogo con El Ciudadano que la baja en la recaudación municipal está golpeando las arcas locales. De todas formas (y tal como lo hizo Asegurado), aclaró que “se están cumpliendo con todas las obligaciones”. Siempre hay variables de ajuste que son normales en situaciones de restricción. Lo que uno hace es acordar con los proveedores algún esquema de pago diferido. Se modifican los días de pago. Generás un fuelle que te permite resolver. En general eso se hace con los proveedores que tienen mayor espalda, que son los que tienen obras y servicios más grandes”, explicó.

Comentarios