Ciudad, Edición Impresa

El otro lado de la información

Por Santiago Baraldi.- El sitio web Enredando cumple diez años como un espacio que surgió para darle visibilidad a las voces que por lo general no tienen lugar en los grandes medios de comunicación.


Hace diez años que el sitio www.enredando.org.ar se ofrece como un espacio de información que valora el poder y el sentido de las palabras, de las luchas y resistencias de grupos históricamente postergados: pueblos originarios, sectores sociales empobrecidos, minorías sexuales, personas privadas de la libertad, niños y adolescentes, trabajadores precarizados, ciertos grupos de mujeres, entre otros. “Es un boletín informativo donde las fuentes son las organizaciones sociales; en la web, semanalmente, se da a conocer la historia de una organización social, sus vínculos, reflejamos sus proyectos, las perspectivas de las instituciones barriales”, explicaron Vivi Benito y María Cruz Ciarniello, las periodistas encargadas del emprendimiento que hoy cumple una década y lo festejará desde las 19.30 en la Cooperativa Mercado Solidario, 9 de julio 659, con el panel debate “Nuestras agendas, nuestras voces. El derecho a la comunicación por todos los medios”, del que participarán la cooperativa La Masa, del Foro Argentino de Radios Comunitarias (Farco) y de la Red Informativa de Mujeres (Rima); también habrá  degustación de productos de Economía Social y música al ritmo de la murga La Memoriosa.

Enredando es parte de un proyecto que se llama Nodo Tau, una asociación civil sin fines de lucro creada en 1995. “Nodo es un término informático, el punto que une las líneas y Tau es la cruz franciscana, es decir, se juntan dos de los principios que tienen que ver con el acceso a las nuevas tecnologías por parte de los sectores populares”, explicó Benito, y agregó Ciarniello: “Fue fundado por militantes de base, expertos en informática, con ese objetivo para sectores que no aparecen en los grandes medios. Incluso, se armaron telecentros comunitarios, cíbers con una impronta social en el barrio Toba. Las mismas organizaciones producen y difunden sus actividades en Enredados”.

Primero fueron las cadenas de mails, luego los blogs, y ahora las redes sociales como Facebook y Twitter, que posibilitan que “de manera espontánea las organizaciones sociales se pueden apropiar de las redes para comunicar y potenciar lo que producen, una herramienta más para visibilizar lo que hacen y establecer agenda”, explican las comunicadoras.

“Enredando parte de la idea de vincularnos, corrernos de la mirada periodística sesgada de los grandes medios. Cuando damos a conocer las buenas prácticas o la historia de las organizaciones, ponemos una referencia, un contacto, teléfono o mail, porque la idea es, justamente, que se enrede, una manera de abrir el juego; organizaciones que se contactan entre ellas, se cruzan datos y así se fortalecen”, apuntaron. En 2005 se publicó un libro con cien historias de organizaciones sociales, Desde abajo y desde adentro, que reúne en sus 287 páginas el relato desde el interior mismo de las organizaciones, con sus protagonistas, acerca de las diferentes experiencias y prácticas que llevan adelante a diario.

Enredando es un lugar en la web donde se encuentran buenas noticias, como la propuesta de la Biblioteca Popular Cachilo de promover la lectura entre personas que están aisladas en lugares como geriátricos, cárceles o psiquiátricos. La Biblioteca promovió un proyecto inédito en espacios de aislamiento o encierro para jóvenes y adultos. Su bolsillero de libros se multiplicó en muchos otros que llegaron hasta el psiquiátrico Agudo Ávila, el Irar y el Hospital Carrasco, siendo la primera experiencia de este tipo en una institución de salud pública. Capacitaron a trabajadores de cada institución que se transformaron en mediadores de lectura. También el trabajo que realizaron los jóvenes del barrio Toba, quienes grabaron el testimonio de sus abuelos. “Son los jefes sabios de la comunidad, cuyo registro lo pudieron bajar a otros lenguajes como la historieta o el dibujo y, por ejemplo, ese trabajo que está en nuestra página fue leído en Salta y se contactaron con ellos. O en Córdoba, donde también nos toman como referencia y consultan a Enredando para saber sobre los movimientos sociales de Rosario y de eso se trata, de enredarse”, concluyó Ciarniello.

Comentarios