Ciudad, Edición Impresa

El orgullo de ser rosarino

El 86% de los vecinos está satisfecho de haber nacido o vivir en la ciudad, según una encuesta realizada por la Municipalidad. En tanto, el 85% aseguró que siente orgullo de “mostrarla” a eventuales visitantes

Los rosarinos también se mostraron satisfechos con la calidad de vida en la ciudad.
Los rosarinos también se mostraron satisfechos con la calidad de vida en la ciudad.

Casi el 86 por ciento de los rosarinos se siente orgulloso de serlo. Así de contundente es el resultado de un muestreo realizado por el Área de Investigación de la Opinión Pública, cuyos resultados fueron publicados por el sitio de la Municipalidad en internet.

El número final –exactamente 85,7 por ciento– se recoge al sumar los distintos ítems de la encuesta, en la que el 44,1 por ciento de los consultados respondió sentirse “muy orgulloso” de ser rosarino, mientras que el 41,6 por ciento dijo estar “orgulloso”. En tanto, el 9,7 por ciento respondió que está “poco orgulloso” y apenas el 1 por ciento aseguró que se encuentra “nada orgulloso” de haber nacido en Rosario.

El sondeo –encuesta domiciliaria sobre 405 casos en todos los distritos y con un margen de error del 5 por ciento para las distribuciones generales– relevó, además de la alta identificación de la gente con su ciudad, similares niveles de satisfacción a la hora de tener que “mostrarla” a eventuales visitantes. Así, más del 85 por ciento de los consultados afirmó sentir orgullo ante la circunstancia de tener que llevar a cualquier persona a recorrer la ciudad.

Según el informe, “tal grado de autoestima ciudadana tiene su correlato, como no podría ser de otro modo, con la valoración en términos generales de cómo es la calidad de vida en Rosario: significativamente, también más del 85 por ciento la calificó entre regular, buena y muy buena, y un 13 por ciento de mala para abajo”.

En todos los casos, un dato que sobresale es que los niveles de calificación hacia la ciudad son similares entre los rosarinos nativos y aquellos que, habiendo nacido en otros lugares de la provincia o el país, residen en este lugar. El universo de la muestra involucró casi un 70 por ciento de rosarinos “puros” y un 30 por ciento de “adoptivos”, proporción poblacional que, si bien no era objeto de la encuesta determinarla, va de la mano con las propias características de Rosario como polo de atracción para una vasta región de influencia por su perfil metropolitano y alto grado de desarrollo en materia de actividad económica y servicios educativos.

El último interrogante corroboró que quienes viven en Rosario no lo padecen como una fatalidad. En efecto, ante la pregunta de “Si pudiera elegir dónde vivir, ¿elegiría Rosario?”, casi el 80 por ciento dijo que sí.

Comentarios