Policiales

Atraco al Credicoop

El Oreja, dos décadas tras las rejas por robar y matar

Pedro Leiva era parte de una banda mixta. En 2015 coparon la subcomisaría de General Lagos y robaron el banco Credicoop. En Rosario atracaron otra entidad bancaria de la misma firma. Además, asesinó a un hombre en un feroz intento de robo en Villa Gobernador Gálvez


Uno de los integrantes del golpe al banco Credicoop en General Lagos y en Rosario, en 2015, consintió un procedimiento abreviado. Además de aceptar su responsabilidad en los dos atracos, se hizo cargo de un violento hecho de robo que terminó con la vida de un vecino que intentó ayudar a la víctima en Villa Gobernador Gálvez. Le pegó entre 5 y 8 disparos cuando el hombre estaba herido en el piso. Antes, el dueño de casa y la víctima fatal habían resistido a golpes el atraco, pero Pedro Oreja Leiva zafó gracias a un compinche y se vengó a los tiros. Veinte años es la pena que deberá purgar por el homicidio en ocasión de robo de Alcides Cuevas, el robo calificado por uso de arma cometido en poblado y en banda al banco rosarino, asociación ilícita y dos hechos de robo calificado y privación ilegítima de la libertad. En este caso, con su grupo asaltaron la comisaría de General lagos y luego el banco dejando maniatadas a la única policía que había en la dependencia.

Leiva pertenecía a una banda mixta. Una pata dedicada al robo, escruches y entraderas; y la otra, integrada por policías, que brindaba datos, organizaban los atracos, liberaban la zona y encubrían. Para la fiscalía los miembros de la banda pertenecían a la subcomisaría 26ª de Villa Gobernador Gálvez, entre los que se encuentran el jefe de la dependencia  Maximiliano M., sindicado organizador; su secretario, Carlos M.; el cabo Javier L.; y los suboficiales Fernando A. y Nara R. –pareja del jefe –; mientras que los ejecutores de los hechos tenían como cabecilla a Humberto Pachín A. Si bien había varios participantes a juicio llegarán otros dos laderos de Pachín, entre ellos Omar B., alias Chuchi, y Damián L. Para todos ellos ya hay acusación con penas que van de 12 a 25 años.

El resto de la banda firmó abreviados. Uno de ellos es Damián B., hermano de Chuchi, acusado de una participación secundaria. Aceptó 3 años de prisión condicional. Para la fiscalía le guardaba cosas a la banda. El segundo acuerdo fue rubricado por un imputado “colaborador” que ayudó al avance de la pesquisa. Aceptó un acuerdo abreviado con una condena condicional por robo. Es el primer caso en la provincia donde se aplicó esta figura, cuya norma permite disminuir la pena si la información que acerca es corroborada. El tercer procedimiento que se presentó en la causa es de Leiva.

Los hechos

El 13 de mayo de 2015 un grupo de ladrones copó la subcomisaría 13ª en General Lagos y robó el banco Credicoop. Según la Fiscalía, Oscar B., alias Chunchi; Pedro Leiva, alias Oreja; Humberto A. y Damián L., junto a un chico identificado como Juan, redujeron a la única policía de la seccional y se llevaron armas de grueso calibre. Chuchi y Oreja se quedaron custodiando la comisaría mientras que el resto se trasladó al banco. Redujeron al custodio de la entidad que estaba en un auto en la puerta y esperaron al gerente. Lo encañonaron y lo forzaron a abrir el banco. Se fueron con casi 144 mil pesos.

El crimen

El 3 de julio de 2015, dos hombres llegaron en moto a una propiedad ubicada en Opicci al 2300 de Villa Gobernador Gálvez. Uno de ellos le preguntó al dueño de casa si arreglaba burros de arranque mientras el otro sacó un arma y obligó al hombre a entrar a la casa. Lo amenazaron de muerte y le pidieron plata. En eso llegó la esposa del hombre y pidió auxilio. Aunque uno de ellos intentó entrarla, forcejearon, el otro asaltante fue a ayudarlo, el mecánico se tiró encima de los ladrones; Leiva se cayó al piso, también el arma que perdió el cargador. El dueño de casa quedó sobre uno de los ladrones y Leiva se tiró encima. En eso llegó Alcides Cuevas, un metalúrgico de 45 años que trabajaba enfrente, e intentó ayudar a su vecino. Alcides le sacó de encima a Leiva y el otro asaltante, que estaba debajo del mecánico, le disparó hiriéndolo en el hombro. A Cuevas le dio en la pierna. Entonces le pasó el arma a Leiva que estaba pegándose con Cuevas y escapó. Mientras Leiva quedó en la casa y Cuevas intentó sacarle el arma. Oreja empezó a pedir ayuda. En eso, llegó otro asaltante armado y a los gritos dijo “basta, basta: ¿qué pasó? Ya, basta, vamos”. Alcides soltó a Leiva, que a esa altura estaba bastante golpeado, y el recién llegado lo hirió en la pierna. La víctima cayó al piso y el ladrón apuntó al dueño de casa que llegó a esconderse detrás de una pared. Pero Leiva, lejos de irse, le sacó el arma a su compinche, se volvió y le disparó entre 5 y 8 tiros.

La fiscalía tuvo sospechas que otro miembro de la banda estuvo involucrado en este hecho, aunque el apodado Chuchi no fue reconocido por ninguno de los testigos del hecho y quedó fuera de esta investigación.

El otro robo

El 5 de agosto de 2015, cuatro hombres armados y disfrazados como empleados de la empresa de recolección Lime irrumpieron en la sucursal del banco Credicoop ubicada en Arijón al 300 y luego de reducir se alzaron con la plata que había en la línea de caja. Unos 141 mil pesos y 6.500 dólares. El atraco quedó registrado en las cámaras de seguridad donde se ve nítidamente al Oreja. También hubo entrecruzamiento de llamadas y escuchas telefónicas que ayudaron a la investigación.

Abreviado

Ahora el tercer involucrado que acepta un juicio abreviado es Pedro Ángel Leiva. El convenio fue rubricado por los fiscales Miguel Moreno, Viviana O’Connel y Aníbal Vescovo y el defensor particular José Giraudo y consentido por el acusado, que tras reconocer su participación en los hechos aceptó una condena de 20 años de cárcel.

Si bien originalmente fue imputado por homicidio criminis causa, el fiscal Moreno explicó que el recuadre en homicidio en ocasión de robo se debió a que el tipo penal exige una conexión ideológica entre el homicidio y el otro delito. Es decir que se produce el delito en función de otro delito –para procurar impunidad o por no haber logrado el cometido–  y de las evidencias, las partes concluyeron que el homicidio se produjo por la ofuscación de Leiva que había recibido una fuerte golpiza de las víctimas.

El planteo fue evaluado y admitido por un tribunal pluripersonal compuesto por Héctor Núñez Cartelle, José Luis Caterina y Juan Andrés Donnola que admitieron el acuerdo y condenaron al Oreja a pasar dos décadas tras las rejas. En la audiencia estuvieron los familiares de Cuevas que dieron su conformidad a acuerdo.

Si te gustó esta nota, compartila