Edición Impresa, El Hincha

A dos tablas

El objetivo del presidente rojinegro: 52 puntos

Bermúdez pretende llegar a 1,400 de promedio y para lograrlo la Lepra debe estar bien arriba.


“Tenemos que llegar a un promedio de 1,400 para estar tranquilos y ahí sí podemos pensar en promover juveniles”.

Las palabras de Eduardo Bermúdez previas a las elecciones y reiteradas cada vez que se le consulta sobre los objetivos del equipo, a priori suenan como poco ambiciosas, pero a la hora de agarrar una calculadora y sacar números, se desprende que esa cifra a la que aspira el presidente leproso sólo se logrará con un torneo donde el equipo sea protagonista.

Es que cuando uno habla de promedios, inmediatamente se viene a la cabeza pensar en zona de descenso, pero para llegar al número que pretende Bermúdez la Lepra deberá sumar 52 puntos, una cifra que de conseguirse lo pondrá en la parte de arriba de la tabla y estará lejos de ser un problema con la zona roja.

Hoy Newell’s inicia el torneo con un promedio de 1,246, en el puesto número 18 de la tabla. Y si bien son cuatro los equipos que descenderán, todavía tiene un margen como para no preocuparse. Aunque tampoco puede tener una baja producción porque podría acercarse a la zona sin darse cuenta, más aún si los equipos que dividen por menos cantidad de partidos tienen una buena suma de puntos.

Si la Lepra puede mantener el promedio actual, no tendrá dolores de cabeza. Y para sostener ese número sólo necesita sumar 37 puntos en 30 partidos, lo que no debería ser un problema.

Pero Bermúdez quiere algo más. El presidente leproso considera que para trabajar sin presiones y necesidades el próximo mercado de pases, y así volver a la promoción de juveniles, será necesario tener un “colchón de puntos” más interesante. Y por eso pone la vara en 1,400, que es lo mismo que decir: 52 puntos.

Si Newell’s consiguiera esa cifra, que implica una efectividad del 57 por ciento, seguramente estará en puestos de Copas. La única comparación posible con un torneo de 30 equipos similar al que se avecina fue en el año 2015, y el campeón fue Boca con 67 puntos. En ese certamen, con los 52 puntos que pretende Bermúdez, un equipo se hubiera ubicado quinto, peleando el ingreso a la Libertadores (este año van los cuatro primeros de la tabla).

Es más, si la idea del mandamás leproso es llegar a ese promedio antes del próximo receso de diciembre, el objetivo sería más ambicioso y el equipo deberá llegar a 31 puntos en los primeros 15 partidos. Lo que implicaría estar en la pelea de arriba con una efectividad de puntos del 68 por ciento, muy lejana a la de las últimas cuatro temporadas donde Newell’s nunca pudo superar el 45 por ciento de eficacia.

Así, cada vez que el presidente leproso manifieste que el objetivo es llegar a 1,400 de promedio, el hincha ya sabe que el piso que pone es de 52 puntos. Lo que está lejos de ser poco ambicioso.

Comentarios