Edición Impresa

El neumococo: un peligro para los adultos mayores

Por: Luciana Sosa. La OMS sostiene que cada año se producen alrededor de 1,6 millón de casos mortales en el mundo.

El Streptococcus pneumoniae, comúnmente conocido como neumococo, es una de las principales causas de mortalidad en adultos de todo el mundo y el responsable del 30 al 50 por ciento de los casos de hospitalización por neumonía en adultos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se producen alrededor de 1,6 millón de casos de  enfermedad neumococcica  mortales en el mundo, la mayoría en personas de edad avanzada.

Después de los 65 años de edad, la tasa de enfermedad neumocócica invasiva aumenta significativamente: la tasa global de casos fatales de bacterimia es del 20 por ciento, pero puede aumentar hasta el 60 por ciento y la tasa global de casos fatales de meningitis es del 30 por ciento, pero puede alcanzar hasta el 80 por ciento.

Es frente a este escenario y teniendo en cuenta la exitosa campaña nacional de vacunación antigripal del año pasado, que Pami lanzó la 1ª Campaña Nacional de Vacunación Antineumocóccica. Y las razones sobran: el 40 por ciento de las neumonías por neumococo que se complican  pueden terminar  en muerte.

Si bien los contagios por neumococo pueden darse en cualquier época del año, durante el período invernal aumenta considerablemente su incidencia de la mano del virus de la gripe, ya que éste facilita la penetración del neumococo al organismo.

Durante la pandemia de gripe A en 2009 por ejemplo, el 30 por ciento de muertes por neumonía fueron a causa de neumococo.

La neumonía bacteriémica, la bacteriemia febril y la meningitis son las principales manifestaciones clínicas de las infecciones neumocócicas invasivas (ENI).

En los países industrializados, la tasa de letalidad global de las bacteriemias neumocócicas puede llegar al 15-20 por ciento en la población adulta y al 30-40 por ciento entre las personas de edad avanzada, a pesar de realizar tratamientos antibióticos adecuados y cuidados intensivos.

Las infecciones del oído medio y las sinusitis representan manifestaciones no invasivas menos graves y más frecuentes que las infecciones neumocócicas.

En Latinoamérica, la prevalencia o carga de la enfermedad neumocócica invasiva en todas las edades es la siguiente: 204.400 casos de neumonía, 100.000 de bacteremia y 15.300 de meningitis

En la Argentina el 89 por ciento de los afectados por enfermedades neumocóccicas invasivas (ENI) son pacientes de riesgo. Los grupos más expuestos son las personas con asplenia funcional o anatómica; enfermedades crónicas de corazón, pulmón, hígado o riñón; diabetes mellitus; alcoholismo; fugas de líquido cefalorraquídeo; inmunodeficiencias congénitas o adquiridas (incluida la infección por el VIH), o neoplasias hematológicas o generalizadas; así como las tratadas con inmunosupresores (entre ellos, los corticoides por vía general), y las receptoras de un trasplante de órgano o de células hematopoyéticas, o portadoras de implantes cocleares.

En algunos grupos con factores predisponentes, la tasa de letalidad puede superar el 50 por ciento, incluso administrando un tratamiento adecuado.

El riesgo de bacteriemia neumocócica en adultos infectados por el VIH aumenta a medida que desciende la cifra de linfocitos CD4.

En ausencia de un tratamiento antirretroviral adecuado puede aparecer una bacteriemia neumocócica en fases tempranas, y las tasas de NI llegan a ser entre 50 y 100 veces más altas en las personas infectadas por el VIH.

Comentarios

10