Política

Rosario

El Monumento a la Bandera también fue escenario de una marcha por Vicentin y contra el gobierno

La convocatoria se dio por redes sociales, y se replicó en varios puntos del país, y si bien tenía como motivo rechazar la expropiación de la deudora cerealera, viró en marcadas críticas al gobierno nacional. Bocinazos y banderas argentinas en apoyo a "la República"


Sin actos oficiales, ya que el intendente Pablo Javkin conmemoró el aniversario de la Independencia en el Monumento a Belgrano del Parque Independencia y el gobernador Omar Perotti hizo lo propio en la ciudad de Rafaela, el Monumento Nacional a la Bandera fue el eje de la disputa entre quienes respaldan o se oponen al gobierno nacional. En la mañana de este jueves gremios y organizaciones realizaron una “jornada de lucha en defensa de los puestos de trabajo y la intervención del Estado en Vicentin”; mientras que por la tarde ese mismo lugar fue el escenario de quienes realizaron un “banderazo por la República”, que inició siendo en apoyo a la agroexportadora pero que se convirtió en una movilización abiertamente opositora al gobierno de Alberto Fernández.

La concentración que tenía como motivo “rechazar la estatización de Vicentin” estaba convocada para las 16 de este jueves. A partir de ese momento, las inmediaciones del Monumento a la Bandera se empezaron a poblar de camionetas y autos último modelo, cuyos ocupantes esgrimían banderas argentinas pero también flameó alguna que otra insignia de la cerealera con base en Avellaneda, cuyo default dejó colgado a productores y bancos. A la par de que la gente iba llegando, explotaba en las redes sociales los hashtag que definían a esta convocatoria, que tuvo otros epicentros como la ciudad de Buenos Aires, Córdoba y entre otros lugares del país: #BanderazoPorLaRepublica, #9DeJulioPorLaLibertad, #Banderazo9J.

Los bocinazos se hacían oír, los presentes batían palmas y las banderas argentinas flameaban, con el fondo de un Monumento a la Bandera en eterna refacción, una obra que inició el gobierno nacional de Mauricio Macri pero que nunca concluyó, que ya lleva tres años y medio y que incluso hay denuncias por refacciones mal hechas.

“Marcho por un país democrático y justo para mis hijos, basta de robo y corrupción”, rezaba uno de los carteles, que demostraba que el primigenio apoyo a la deudora Vicentin viraba hacia la protesta lisa y llana contra la gestión del Frente de Todos. “Cristina y Alberto, vergüenza para los ciudadanos honestos y trabajadores”, se leían en otra pancarta sostenida por una mujer mayor. “El campo pregunta: ¿autoridades dónde están las retenciones/impuestos?”, se preguntaban en otra bandera, como para que quede bien en claro cuál era el sector que se estaba manifestando.

Incluso se vio presencia partidaria opositora, desde remeras amarillas de la Juventud PRO de Rosario, al concejal local macrista Carlos Cardozo, quien en sus redes sociales replicó un video de la movilización con la leyenda ‪”Rosario no afloja! Acá no afloja nadie”.

Las medidas de distanciamiento social esta vez quedaron en un segundo plano, la intención de este sector de la sociedad fue mostrar su disconformidad con el gobierno nacional sin que les importara demasiado los esfuerzos que la ciudad y la provincia están realizando para contener la pandemia de coronavirus.

Movida nacional

En tanto que en la ciudad de Buenos Aires la concentración se realizó en la zona del Obelisco mayoritariamente en rechazo al aislamiento social, preventivo y obligatorio y con críticas al gobierno nacional. Motorizada por las redes sociales, la convocatoria incluye protestas contra la “cuarentena boba”, “los ataques al campo” y “en defensa de la Justicia y la Constitución”.

Con epicentro en barrios porteños como Belgrano y microcentro, puntualmente el Obelisco, y en distritos del norte bonaerense como Olivos, así como en algunas ciudades del interior del país, los manifestantes gritaban consignas anti cuarentena y contra el Gobierno nacional portando banderas argentinas.

En el Obelisco, la manifestación se tornó violenta con periodistas y equipos técnicos del canal C5N, a quienes intentaron proteger comunicadores de otros medios que estaban presentes en el lugar, ante el brutal ataque que recibieron. “¡Van a empezar a tener miedo, hijos de puta!”, gritó uno de los manifestantes mientras golpeaba la puerta del móvil televisivo, quien fue captado desde dentro del camión por un teléfono celular.

Sin respetar la distancia social que dispone el aislamiento y, en algunos casos, sin usar barbijo, todas estas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud ante la pandemia, los manifestantes se concentraron para repudiar la continuidad de la cuarentena en el marco de una etapa que se caracteriza por ser estricta en cuanto a su cumplimiento debido al pico que los contagios vienen registrando.

Esta semana, la agrupación “Campo más Ciudad” difundió un spot por las redes en las cuales enumeraban las razones de estas marchas que intentan replicar las concentraciones que se produjeron el pasado 20 de junio, en el día de la Bandera.

Caravanas de autos caracterizaban la metodología de estas protestas que se realizaron en el centro porteño, en cercanías al Obelisco, en Rosario, Córdoba, Mendoza y otras ciudades del país.

En Buenos Aires, algunos manifestantes se congregaron en la esquina de Cabildo y Juramento y frente a la Residencia de Olivos, donde sonaron cacerolas, bocinazos y se reproducían consignas contra el aislamiento social y las políticas del oficialismo.

En las redes sociales, organizaciones vinculadas al sector agropecuario y a Juntos por el Cambio junto a grupos autoconvocados opositores al gobierno convocaron a una protesta denominada ‘Banderazo 9J’, con epicentro en el Obelisco en la ciudad de Buenos Aires.

Comentarios