Ciudad

¿Lo sentarán en el banquillo?

El mono Milton, en medio de una pelea judicial

Se trata de una causa penal por maltrato animal que le siguen a una mujer que tenía un mono en su casa de Villa Gobernador Gálvez. El animal fue llevado por la fuerza pública a la Granja La Esmeralda de la ciudad de Santa Fe: la provincia tiene que pagar su estadía, ya que es un lugar privado


Desde hace nueve meses el Estado santafesino afronta un proceso judicial insólito. Se trata de un una causa penal por maltrato animal que le siguen a una mujer que tenía un mono en su casa. El animal fue llevado por la fuerza pública a la Granja La Esmeralda de la ciudad de Santa Fe, donde la provincia tiene un centro de investigación y una estación zoológica, entre otras cosas. La dueña del mono es Rosa Roja, de 56 años. La Justicia santafesina la imputó por el delito contra la conservación de fauna y por maltrato animal, en el marco de la llamada ley Sarmiento. En la audiencia que se realizó este martes, la fiscal de la causa, Mariela Oliva, buscó una salida a semejante proceso y ofreció que Rosa realice tareas comunitarias. La mujer no lo aceptó. En 30 días, se resolverá si el caso se eleva a juicio.

El mono, al que le pusieron el nombre de Milton, llegó a la casa de Rosa Roja hace 10 años, cuando era bebé. “Lo tenía una pareja de Rosario y no lo querían más. Me lo entregaron con una cadena doble en el cuello y un candado. Estuve dos horas para sacárselo”, contó Rosa a El Ciudadano.

La mujer recordó con nostalgia que Milton era la mascota del barrio Talleres de Villa Gobernador Gálvez. Todos los vecinos le tenían cariño. Uno, en especial, le llevaba una banana por la mañana y otra por la tarde. Este hombre, cuando se enteró que a Milton se lo habían llevado, sufrió un accidente cerebro vascular (ACV). Afortunadamente, se recuperó de ese trance, relató Rosa.

La irrupción judicial ocurrió luego de que una persona grabara un video de Milton y lo subiera a las redes sociales, en particular a Facebook. Las imágenes se viralizaron y, a los 15 días, allanaron la casa de Rosa y se lo llevaron. Fueron desde Control Urbano de la vecina localidad, el Guarda Fauna de la Región Sur de Rosario, Marcelo Rodríguez, personal policial y un veterinario los encargados del procedimiento.

Rosa juntó 600 firmas de sus vecinos para recuperar al mono. “Lo extrañamos muchísimo. No sé en qué condiciones estará. No tengo buenas referencias de la granja de Santa Fe. Si lo veo mal a Milton, no sé cómo reaccionaría”, avisó la mujer.

Según contó Rosa, cada mañana, apenas se levantaba, llevaba a Milton a un árbol frente de su casa para que se trepe. Era un primate juguetón: le gustaba jugar a las escondidas y tirarse desde arriba del placard de su habitación a la cama. Y cuando prendían el calefactor, se quedaba panza arriba para que se la rasquen.

“Milton es amoroso. Te abrazaba y no quería que lo dejes. Para nosotros, era como el hijo más chico de la familia. Nos corría y se escondía abajo del acolchado de la cama. Dormía en el living de la casa en una mecedora con su almohadón. Jugaba con perros y gatos. A los perros les sacaba las pulgas”, rememoró la mujer.

Rosa pide que lo trasladen a Milton a Mundo Aparte, un refugio ubicado en calle Sorrento al 1500 que comanda María Esther Linaro y donde habitan y rehabilitan animales de la región. “En ese lugar lo esperan tres monos. Pero necesito la orden de un juez para el traslado”, se lamentó.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios