Edición Impresa, Política

a 41 años

El ministro de Justicia anunció la digitalización del Archivo Provincial de la Memoria

El acto de presentación se desarrolló en la sede local de Gobernación con referentes de organismos de derechos humanos; se anunció además la donación del predio de La Calamita, donde se emplazará un monumento. “Todo lo que se registra no se puede olvidar”, dijo Silberstein


El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Ricardo Silberstein, anunció ayer la digitalización del Archivo Provincial de la Memoria y la donación del predio de La Calamita, en el marco del acto conmemorativo en el Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia.

En el acto, que tuvo lugar en la sede local de Gobernación, el titular de la cartera realizó los anuncios ante gran cantidad de organismos vinculados a los derechos humanos.

“Vamos a realizar un proceso de digitalización de los documentos históricos del Archivo Provincial de la Memoria, porque todo lo que se registra no se puede olvidar, y el gobierno provincial tiene un compromiso muy fuerte con la memoria en la búsqueda de la verdad y la justicia”, señaló Silberstein.

El funcionario provincial resaltó que “otra muestra del compromiso que tiene todo el gobierno provincial es haber conseguido la donación del predio de La Calamita, un lugar tristemente simbólico ubicado en la localidad de Granadero Baigorria”.

Allí, explicó que se emplazará “un monumento a la Memoria para que no se repita lo que pasó hace ya 41 años”.

“Queríamos que la sociedad y los organismos tuviéramos esto para este 24 de Marzo. Fue el primer centro clandestino que, contrariamente a otros que funcionaron en lugares oficiales, lo hizo en una propiedad privada”, sostuvo el ministro.

Silberstein señaló “que los derechos humanos se tienen que hacer valer y defender cotidianamente, y no se puede permitir que se banalicen los hechos sucedidos”. Y luego, agregó: “Hay que reivindicar a los 30 mil desaparecidos todos los días, por eso agradezco la presencia de las Madres en el acto, porque se necesita poder trabajar todos juntos para conseguir una igualdad que nos permita tener una Santa Fe y una Argentina mejor”.

A su turno, el subsecretario de Asuntos Registrales de Santa Fe, Matías Figueroa Escauriza, explicó cómo será el proceso de digitalización que va a llevar adelante el gobierno provincial: “Este proyecto viene enmarcado en una ley provincial, donde le vamos a dar prioridad a los archivos que se utilicen para los juicios y a lo que dispongan los organismos. Vamos a inmortalizar la memoria para que no haya riesgo de perder ningún archivo que pueda ser clave”, detalló.

Por último, el subsecretario de Derechos Humanos de Santa Fe, Ramón Verón, subrayó “la importancia de consolidar la memoria colectiva, generar sentimientos opuestos a todo tipo de autoritarismo y auspiciar la defensa del estado de derecho y la plena vigencia de los derechos humanos”.

Del acto participaron madres de plaza de Mayo, organismos de derechos humanos, funcionarios provinciales y municipales.

La historia de La Calamita

El ex centro de detención La Calamita, ubicado en Granadero Baigorria, formó parte del circuito represivo del Comando del Segundo Cuerpo de Ejército durante la última dictadura, y fue uno de los cinco centros clandestinos utilizados por el Destacamento de Inteligencia 121.

La Legislatura provincial había sancionado en 2014 una ley impulsada por la diputada Alicia Gutiérrez del partido Solidaridad e Igualdad (SI), cuyo ex marido Eduardo Toniolli permanece desaparecido, para expropiar el predio de La Calamita.

Sin embargo, los dueños del sitio –un predio rural de varias hectáreas– decidieron donar dos hectáreas con el fin de preservar para sí el resto.

De ese modo, los propietarios del inmueble rural llegaron a un acuerdo con el gobierno provincial para evitar la expropiación total del terreno y donar la parte edificada que se utilizó como centro de detención.

De acuerdo a los testimonios, documentos y pruebas recolectadas por la Justicia, se presume que por ese lugar pasaron más de cien hombres y mujeres que fueron secuestrados, torturados y hoy se encuentran desaparecidos, como así también embarazadas cuyos bebés fueron apropiados.

La mayoría de la casos de desaparecidos en La Calamita están incluidos en la causa “Guerrieri III”, cuyo juicio oral se tramita actualmente en la Justicia Federal de Rosario.

Comentarios