Espectáculos

Sábado, en el Príncipe de Asturias

Junto a Pablo Agri, El Mejunje estrena disco

La orquesta de tango El Mejunje, nacida como experiencia de extensión académica, presentará esta noche su nuevo disco en el marco de un concierto que tendrá al célebre violinista Pablo Agri como invitado de lujo

El Mejunje es un proyecto que nació a finales de 2013 en el profesorado de música Carlos Guastavino.

La orquesta rosarina de tango El Mejunje presentará Ya arrancó su flamante disco de estudio. Y lo hará nada menos que junto al célebre violinista argentino Pablo Agri como invitado (ver abajo). El disco reúne tangos tradicionales, cantados e instrumentales, que son el fruto del trabajo de unos cinco años de ensayos de jóvenes y talentosos músicos locales.

El Mejunje es un proyecto que nació a finales de 2013 en el profesorado provincial de música Carlos Guastavino de Rosario y tuvo como finalidad, desde un taller de tango, “lograr una recreación de cómo yo pensaba que las orquestas de tango habían funcionado no sólo desde lo musical sino también desde lo laboral”, contó en un diálogo con El Ciudadano el bandoneonista Mariano Asato. Para eso diagramó un taller sin requisitos de ingreso, “para formar desde abajo”, reflexionó el bandoneonista.

Dirigida por Mariano Asato e integrada por él en bandoneón junto a David Hernández (bandoneón), Jeremías Serpi (contrabajo), Victoria Aiello (piano), Sebastián Lannoo (piano), Pablo Galimberti (violín), Ariela Nardi (violín), Lisandro Coggiola (violín), Fabián González (viola) y Juan Luis Mur (voz), la orquesta dio vida a un disco bailable y con arreglos originales y de grandes maestros de la historia del tango. Y como plus, incorporó dos tangos de Antonio Agri, con Pablo Agri, su hijo, como violinista invitado, uno de los cuales es inédito.

Asato, un referente del tango en la ciudad, se propuso con El Mejunje transmitir sus conocimientos a nuevos músicos, “y jugar a ser una orquesta de tango; la experiencia fue increíble y en muy poco tiempo todo lo que pensé había sido superado”, contó el músico sobre el modo de trabajo con los integrantes de la orquesta y estudiantes junto a quienes eligió el repertorio que grabaron.

El devenir los encontró, en 2016, con Pablo Agri, en el escenario de Plataforma Lavardén. “Fue otro empujón para la orquesta”, refirió el músico. Y destacó que el famoso violinista, hijo del célebre director musical Antonio Pablo Agri, e integrante, además, de la Orquesta Sinfónica Nacional, los llevó a tocar al Centro Cultural Kirchner (CCK) en Capital Federal. En ese vínculo que se fue gestando, Asato le propuso “grabar temas suyos y de su viejo y él se sumó; y nos ofreció hacerlo en los famosos Estudios ION donde grabaron todos los genios de la música nacional”, contó. Y destacó que El Mejunje, “está formado en base a experiencias maravillosas y eso también forma parte del repertorio”.

—El disco tiene a Pablo Agri que le aporta el sonido orquestal de su experiencia, lo académico a través tuyo y de los músicos del grupo, y todo eso confluye en la calle. Esas tres patas hacen que el disco suene distinto a todo lo registrado en la ciudad en los últimos años…
—Desde un comienzo, el repertorio de este disco buscó transmitir una vivencia del grupo. Esas tres cosas que decís, de algún modo, nos unieron. No sé sí planeamos pensar la música desde otro lugar. Lo que sí hicimos fue pensar una cadena de hechos, vivencias y experiencias. Nuestra historia es corta en cuanto a tiempo pero me parece que muy rica en cuanto a las cosas que fuimos desarrollando. Pero además de hablar de la academia, la calle y la orquesta, también buscamos dejar plasmado lo que nosotros entendemos por la construcción de un colectivo dentro de una disciplina: no entendemos la música separada de nuestra vida. Más allá del nivel del disco, lo que queremos transmitir es lo que entendemos por música. Se piensa que, para grabar un disco, hay que previamente tener resueltas algunas cosas, y yo creo que es todo lo contrario.

—Cuando miras para atrás en este recorrido, ¿estás satisfecho con esta experiencia, se sigue ampliando la búsqueda desde El Mejunje o hacia otros espacios o formatos?
—En cuanto al grupo, ellos ya trascendieron el lugar de estudiantes para ubicarse en el de profesionales. A mí, lo que me deja como enseñanza por haber sido de algún modo el guía, es que se puede ver realizada la transformación de alguien que desea algo y que encuentra el espacio desde la práctica, trascendiendo las paredes del instituto pero sabiendo que salimos desde ahí. Ese ejemplo educativo es muy importante para llevar las herramientas académicas a los escenarios. Este grupo logró, a través de esta experiencia, estar adentro y afuera al mismo tiempo; albergó a los chicos y los convirtió en profesionales. En lo personal, tengo muchas ganas, a través de esta experiencia, de realizar otras con otros chicos. El Mejunje ya está cerrado a esta agrupación de músicos y tendrá que vivir las historias que vengan en su camino.

—¿Cómo diagramaron el concierto que tendrá al propio Agri como invitado?
—El concierto hará un repaso por los temas del disco y algunos nuevos; estarán los que grabamos con Pablo (Agri) que son de su padre pero inéditos, porque ninguna orquesta los grabó jamás. Pero más allá que la presentación sea de nuestro disco, el espectáculo le brindará un gesto a Pablo porque él es un artista muy destacado y queremos devolverle una caricia a tanto que nos dio desde su lugar.

Pablo Agri, un invitado de lujo

El violinista rosarino Pablo Agri heredó la pasión por el instrumento de Antonio, su padre, y desde hace casi dos décadas se luce en la Orquesta Sinfónica Nacional. Tocó, por ejemplo, con los principales músicos de tango como Horacio Salgán, Néstor Marconi y Susana Rinaldi, y tomó clases con el maestro Szymsia Bajour. A lo largo de su carrera fue becado por la Fundación Antorchas para estudiar en el Conservatorio Edgard Varese, de Francia, con el maestro Ami Flammer, obteniendo el Premier Prix en julio de 1997. En 1999, actuó como violín solista del show Tango argentino, en Broadway (Nueva York). Además, grabó junto a su padre, el rosarino Antonio Agri, la Orquesta Sinfónica de Letonia con la dirección del Maestro Pedro Calderón, el disco Agri x 2, nominado al Premio Gardel.

Para agendar:

El Mejunje, junto al violinista Pablo Agri, se presentará este sábado, a partir de las 21, en el Teatro Príncipe de Asturias del Centro Parque de España, de Sarmiento y el río. Las entradas están a la venta en la boletería del teatro.

Si te gustó esta nota, compartila