El Hincha, Rosario Central

Panorama auriazul

El mal andar del Canalla en el segundo semestre provoca incertidumbre con el Kily

Ese factor asoma como uno de los principales motivos para entender por qué se encuentra en jaque el ciclo del DT auriazul. Al crítico escenario hay que agregar que las últimas dos derrotas sufridas, ante Unión y Defensa y Justicia, debilitaron aún más la ya discutida gestión del entrenador


El segundo semestre del Central de Kily González tiene números en rojo. Y ese factor asoma como uno de los principales motivos para entender por qué se encuentra en jaque el ciclo del DT auriazul al frente del primer equipo. Al crítico escenario hay que agregar que las últimas dos derrotas sufridas, ante Unión y Defensa y Justicia, debilitaron aún más la ya discutida gestión del entrenador centralista. Por eso flota la sensación de que el próximo sábado, cuando el Canalla reciba a Atlético Tucumán en el Gigante, habrá algo más que tres puntos en juego.
La campaña de Kily González como técnico de Rosario Central cuenta con números que pueden calificarse como “regulares”. El DT ya alcanzó al frente de la primera canaya los 56 partidos oficiales, en los que se registraron 21 triunfos, 11 empates y 24 derrotas. Sumó 74 puntos sobre 168 que hubo en disputa, lo que representa un 44,04% de eficacia. En esos encuentros, los auriazules marcaron 77 goles y recibieron 79.
Pero la producción del equipo del Kily tuvo un pronunciado bajón en este segundo semestre del año. Los números lo dejan a la vista. Desde mitad de año en adelante, entre torneo local y Copa Sudamericana, Central jugó 24 partidos. En esos compromisos consiguió 8 triunfos y 4 empates, y padeció 12 derrotas. Sobre los 72 puntos que hubo en juego, sumó solo 28 unidades, lo que representa un 38,88% de eficacia. En esos encuentros anotó 33 goles y recibió 38. Además, apenas logró 4 vallas invictas. Es decir que le marcaron en 20 de los 24 juegos.
La merma de productividad del equipo no solo se evidencia en lo numérico. También se ve en cancha. El Central de Kily sigue cometiendo errores defensivos. Se repiten las fallas en muchos retrocesos y continúan las falencias a la hora de ocupar espacios cuando el equipo pierde la pelota. Una de las pruebas de que estos defectos no se corrigieron aún queda a la vista frecuentemente en la dificultad que exhibe el equipo para dejar la valla en cero. Como ejemplo puede apuntarse que, jugando como visitante, Central lleva 17 encuentros sin evitar que le conviertan. ¿La última vez? El 16 de abril pasado, en un triunfo sobre Aldosivi en Mar del Plata por 1 a 0.
Eso sí, hubo algunos atenuantes que pueden haber influido en el el bajón de rendimiento que mostró el equipo. Por ejemplo, el hecho de afrontar fase de eliminación de Copa Sudamericana y torneo local en forma simultánea con un plantel corto, pasó factura. Fue un momento crítico de este segundo semestre para Central, cuando le tocó transitar una racha de seis derrotas en fila. Eso se dio entre el 29 de julio y el 17 de agosto, y las caídas en serie fueron ante: Gimnasia en La Plata (0-1); Aldosivi en Arroyito (0-1); Sarmiento en Junín (0-1); Bragantino en el Gigante (3-4), Independiente como local (1-2); y Bragantino en Brasil (0-1). La racha se cortó con un empate como visitante ante Newell’s (1-1).
Otro problema para Kily fue el de las frecuentes ausencias de Emiliano Vecchio. Es que el sufrió algunas lesiones, una de ellas que le impidió realizar la pretemporada, y eso generó que le costara estar en forma y tomar ritmo futbolístico. El volante no estuvo a disposición en una buena cantidad de partidos del segundo semestre. Vecchio participó en 13 de los 24 encuentros (10 por el torneo local y 3 por Sudamericana). Principalmente por cuestiones físicas, el volante solo jugó 3 de los últimos 9 encuentros protagonizados por Central: fue titular ante Racing, e ingresó desde el banco ante Patronato y Platense.
Más allá de estas situaciones, la coyuntura obliga. Central necesita un buen resultado el sábado ante Atlético Tucumán. Una victoria que aplaque los ánimos de un Mundo Central en el que se discute la continuidad de Kily González. La dirigencia auriazul respalda al DT y, aunque sin declaraciones oficiales, aseguran que lo sostendrán en el cargo hasta que cumpla el contrato, a fin de este año. Y que recién luego de eso evaluarán lo actuado por el Kily y definirán si le proponen una renovación de vínculo.

El árbitro del sábado 

El partido del sábado entre los auriazules y el Decano será arbitrado por Nicolás Lamolina. Este juez tiene 38 años y arbitró 9 veces a los auriazules en el historial general. En esos juegos se dieron 4 triunfos canayas y 5 derrotas. La última vez fue el 25 de agosto pasado, cuando por la octava fecha de este torneo Central goleó a Arsenal en Arroyito por 4 a 0.
En lo que va de este torneo, 20 fechas, dirigió 13 encuentros en los que se registraron 3 triunfos locales, 8 empates y 2 victorias de visitantes. En esos partidos Lamolina sancionó 4 penales (3 fueron para visitantes) y expulsó a 3 jugadores (sólo 1 de un equipo local).
Los colaboradores de Lamolina para el sábado serán: el asistente uno, Javier Uziga; el asistente dos, Gerardo Lencina; y el cuarto árbitro, Lucas Comesaña.

Comentarios