Política

Entrevista a José Natanson

El macrismo, un fenómeno que se “desconecta” de la economía

El politólogo analiza en su libro "¿Por qué?", el ascenso y la consolidación de la fuerza política que gobierna la Argentina.


Las sucesivas victorias electorales del PRO, que finalmente llevaron a su líder Mauricio Macri a la presidencia han sido analizadas por un sinfín de especialistas. En su libro “¿Por qué? La rápida agonía de la Argentina kirchnerista y la brutal eficacia de una nueva derecha”, el periodista y politólogo José Natanson explica los motivos del ascenso político del macrismo y su consolidación.

En diálogo con El Ciudadano, Natanson consideró que en las elecciones legislativas de 2017, Cambiemos logró “desconectar la situación económica del comportamiento político de un montón de gente”.

–Parafraseando al título de su libro: ¿Por qué gana el PRO?

–En las legislativas del 2017 lograron desconectar la situación económica del comportamiento político de un montón de gente. La victoria del macrismo en 2017 es más relevante que la de 2015, que fue en un balotaje y pudo ser hasta un accidente. Ganar elecciones con la economía creciendo es fácil, ellos ganaron con la economía estancada.

–¿Qué rol juega Jaime Durán barba y los medios aliados al macrismo?

–Parte del macrismo tal como lo conocemos es un invento de Durán Barba y Marcos Peña. El macrismo tiene cuadros políticos como (el ministro del interior, Rogelio) Frigerio y los jefes de bloque de las Cámaras, pero ellos son los que le agregan novedad. Peña y Durán Barba tomaron las decisiones más audaces, como por ejemplo que María Eugenia Vidal sea candidata a gobernadora de la provincia de Buenos Aires. Con los medios de comunicación veo una alianza que seguirá funcionando en tanto Macri pueda hacerles concesiones a los empresarios de la prensa, particularmente al grupo Clarín. Lo que no creo es que haya un comando único entre los grandes medios y el gobierno.

–¿Ve responsabilidad del kirchnerismo en la victoria de Cambiemos?

–El kirchnerismo malentendió el resultado de 2011, en el que Cristina ganó con el 54% de los votos. Ahí dejó de entender que la hegemonía no se construye con lo que ya se tiene, sino con lo que falta. Además, pusieron por delante temas que eran ajenos a las prioridades de la sociedad como el memorándum con Irán y la reforma judicial. De esa manera, no dieron respuestas a reclamos como el impuesto a las Ganancias y la seguridad. Se fueron alejando del votante que los había acompañado.

–¿Subestimaron a Macri?

–Sí. Hubo una subestimación muy fuerte del macrismo desde antes de que ganen en la ciudad de Buenos Aires. Después empezaron a decir que era un fenómeno porteño que nunca iba a pasar de la avenida General Paz.

–Hablaba de Vidal ¿Cree que puede llegar a opacar a Macri y ser candidata a presidenta en 2019?

–Tienen muy claro que Macri, Vidal y (el jefe de Gobierno porteño, Horacio) Rodríguez Larreta deben reelegir los tres juntos en 2019. En todo caso la pelea por la sucesión vendrá en 2023. Ahí tienen algo que el kirchnerismo nunca tuvo: un proyecto de sucesión ordenado.

–¿Pueden cambiar las políticas si reeligen?

–El gradualismo es algo que se les impone. No veo posibilidad de que apliquen una política de shock. Ellos tienen un norte neoliberal pero son lo suficientemente hábiles para saber que la sociedad le impone ciertos límites.

Si te gustó esta nota, compartila