Espectáculos

El Libertador de Rodrigo de la Serna

"Revolución, el cruce de los Andes" , reconstrucción de la gesta épica y cruzada libertadora, se entrena el jueves, con Rodrigo de la Serna como José de San Martín.  "Es la convocatoria más importante de mi carrera" dijo el actor.

A sala llena se presentó ‘Revolución, el cruce de los Andes’

“Rescato haber participado de esta película en este contexto histórico regional y latinoamericano”, afirmó el actor Rodrigo de la Serna, quien encarna al general José de San Martín en la película Revolución, el cruce de los Andes, que se estrena el próximo jueves y en la que se reconstruye la gesta épica y la esencia de la cruzada libertadora.

“Fue la responsabilidad más difícil e importante que recibí en mi carrera y valoro haber sido parte de este proyecto en este momento de resignificación de símbolos, de argentinidad y de revisionismo histórico”, relató De la Serna.

La trama aborda el histórico cruce de la cordillera de los Andes que realizó San Martín junto a su ejército en 1817 a través de los vagos recuerdos de un anciano, Manuel de Corvalán (Juan Ciancio), quien se desempeñaba como su amanuense y secretario personal cuando era tan sólo un niño.

El anciano, quien oficia como hilo conductor del relato, rememora con nostalgia los distintos momentos de la grandiosa travesía  mientras es entrevistado por un periodista en 1880 cuando los restos de José de San Martín son repatriados en barco desde Francia.

El filme es dirigido por Leandro Ipiña

El film, dirigido por Leandro Ipiña bajo la supervisión de Tristán Bauer, redescubre la figura de uno de los hombres más importantes de la historia argentina, sus profundas convicciones de conformación de la patria, su enérgico carácter y a la vez a un ser humano con dudas y temores.

Revolución…, que cuenta con una impecable factura técnica, gran despliegue de vestuario, un cuidado uso del lenguaje y notables actuaciones, fue realizada en el marco de la celebración del Bicentenario y producida por la Televisión Pública, Canal Encuentro y el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales.

De la Serna, quien participó en films como Diarios de motocicleta, Crónica de una fuga  y Boca de Fresa, protagoniza hoy la ficción Contra las cuerdas, que se emite por la Televisión Pública y ya comenzó las grabaciones de la nueva ficción de El Trece, El puntero.

Acerca de qué significó trabajar en este proyecto, el actor deslizó: “Me interesa mucho la historia y si bien estaba al tanto de lo que significaba la figura de San Martín, tuve que profundizar mucho más. En el contexto actual tuvimos una libertad absoluta para trabajar y resignificar la figura de San Martín ya que es un momento donde la integración latinoamericana empieza a ser efectiva y eso es muy valioso. Después del país que diseñó (Bartolomé) Mitre que era más aislado, de fronteras cerradas, mezquino, oligárquico y genocida y teniendo en cuenta que otro país es fundado luego de la Guerra del Paraguay, el proceso de organización de (Julio Argentino) Roca y el genocidio en la Conquista del Desierto, resignificar la figura de San Martín era algo que los argentinos nos debíamos”.

“San Martín es un emblema de lo que somos capaces como pueblo, se puso a la vanguardia de una revolución continental desde el lugar más remoto, más pobre y más humillado del continente, supo ver estratégicamente la coyuntura ideal para lograr lo que logramos. San Martín levantó un ejército desde el barro mismo, buscó la integración y levantó la moral de todo un pueblo. Llevó a cabo una revolución de clases y de castas y fue un gran líder de esta región y quien empezó la revolución sudamericana. Recién ahora, después de 200 años, estamos viendo esa integración en la región que personas como San Martín, (Simón) Bolívar y (José Gervasio) Artigas soñaron”, dijo De la Serna sobre qué significa para él la figura de San Martín.

Respecto a las diferencias que refleja la película sobre la historia oficial que todo el mundo conoce, el actor señaló: “En primer lugar nos negaron el color de la piel de San Martín y es algo que todavía hay que decir, se lo ha europeizado y él era sudamericano. En la película se rescata una identidad más profunda, sin levantar ninguna bandera, sino que a San Martín se lo quita del bronce y del mármol, se lo ve humano, con sus dolencias físicas y con sus paranoias de estratega. En su cerebro descansaba la estrategia de libertad de todo un continente, esa presión en un solo ser humano. Es una película honesta y muy genuina, en la que se combina un elevado sentido cinematográfico con una profunda responsabilidad con la historia argentina y un gran respeto al público”, y agregó: “Me parece que hay una coyuntura interesantísima, recuerdo la época del menemismo y crecer como adolescente en esa época fue muy triste. Creo que a partir de 2001 hubo un despertar en la conciencia de mucha gente. Me interesa involucrarme con lo que pasa, no sólo a nivel macro político, sino también con lo que pas cerca de mi casa. Siento un compromiso social y como actor además de entretener está bueno generar algún tipo de reflexión”.

Comentarios