El Hincha, Rosario Central

Copa de la Liga Profesional

El Kily preservó titulares para la Copa y lo pagó con otra derrota

Volvió a perder Central. Fue 1-0 ante Sarmiento en Junín y el Canalla no pudo imponer condiciones prácticamente en ningún tramo del partido. Son tres caídas en fila por el torneo local y el futuro del equipo del Kily quedó demasiado ligado a lo que pase en los cuartos de final de la Sudamericana


Foto: @CASarmientoOf

Decepcionante. Preservó titulares pensando en su partido de ida de cuartos de final de Sudamericana del próximo martes ante Bragantino en Arroyito, y lo pagó muy caro. El Rosario Central muleto que puso en cancha Kily González cayó este viernes en su visita a Sarmiento por 1 a 0. Con muy poco, los de Junín se quedaron con la victoria que llegó gracias a un gol convertido en el complemento por Gabriel Graciani, el mejor del local. La derrota, tercera en fila, profundizó el mal arranque de los auriazules en el torneo local, donde apenas suman 3 puntos sobre los 15 que hubo en juego.

Sin realizar una gran producción, Sarmiento se quedó con el triunfo ante un Central que no pudo imponer condiciones prácticamente en ningún tramo del partido. Los de Arroyito no hicieron pie en Junín. Y entre las mayores falencias que exhibieron aparece la falta de conducción. No hubo generación de juego ni ideas para abastecer a los delanteros, que estuvieron desconectados. Además, el mediocampo tampoco respondió a las necesidades del encuentro a la hora de recuperar. También hubo problemas para cubrir las bandas, donde los locales insinuaron peligro. Y la última línea no mostró solidez.

La única buena noticia para el Kily fue el regreso de Jorge Broun. El arquero, que tras recuperarse de Covid atajó el primer partido del semestre, tuvo un aceptable rendimiento. Transmitió tranquilidad, siempre se mostró bien ubicado y no tuvo responsabilidad alguna en el gol de Sarmiento. El resto de los titulares quedó en deuda. Y encendieron una alerta para el DT, que debe haber tomado nota del bajo nivel que mostraron los jugadores que son recambio directo del once principal auriazul.

¿Hay atenuantes para entender una producción tan pobre de este equipo alternativo de Central? Seguramente que sí. Por ejemplo, que los juveniles Franco, Tanlongo y Giaccone jugaron en Junín su segundo partido como titulares en primera. Además, el paraguayo Garay, de floja presentación, sólo suma un puñado de entrenamientos con sus nuevos compañeros. Y el once inicial que perdió ante Sarmiento acumula, como conjunto, poco trabajo.

Tal vez, apareciendo como alternativa en el once principal, cada uno de los jugadores que protagonizaron la derrota en Junín muestre mejor nivel. Pero lo cierto es que la mayoría de ellos vienen recibiendo varias oportunidades y no las terminan de aprovechar. Y, en ese sentido, el partido de ayer ante Sarmiento no fue la excepción.

En cuanto al partido ante los de Junín, fue de muy bajo vuelo futbolístico. El primer tiempo se escurrió sin que ninguno de los dos gestara situaciones claras de gol. Pero Sarmiento entregó siempre la sensación de ser más peligroso. En especial por la buena tarea de Graciani y Alaníz por las bandas, y la inteligencia de Yacaré Núñez, que aunque no brilló, fue importante en la conducción de su equipo.

A diferencia del primer tiempo, en el complemento el local consiguió que esa sensación de superioridad que existía se convirtiera en chances para convertir. Así, a los 6 minutos llegó un remate de Montoya que Broun envió al córner. Y a los, 12, tras una pérdida de balón en el mediocampo, Graciani empujó al gol una asistencia del grandote Salinas.

Sarmiento se aferró a la ventaja y se defendió sin pasar sobresaltos. La única de Central fue a los 32, cuando Russo conectó dentro del área un cabezazo, tras centro de Lo Celso, que se fue apenas desviado. Los auriazules no supieron aprovechar tampoco el retraso del rival en el terreno al final del juego. Así llegó el pitazo de Echavarría, de flojo desempeño.

Volvió a perder Central. Ahora son tres caídas en fila por el torneo local. Y el futuro del equipo del Kily quedó demasiado ligado a lo que pase en la serie de cuartos de final de Sudamericana ante Bragantino de Brasil. La pelea por el boleto a semifinales de la competencia comenzará el martes en el Gigante y se definirá una semana más tarde en suelo brasileño. Y hay sensación de que el margen de error de los auriazules para lo que viene se redujo al máximo. Casi tanto como en los momentos más discutidos del ciclo que comanda Cristian González.

Comentarios