El Hincha, Rosario Central

Panorama auriazul

El Kily González cumplió 20 partidos como técnico canalla y aún no encontró regularidad

Los números reflejan la falta de consistencia del equipo. En total, el DT auriazul consiguió 7 triunfos y 5 empates; y sufrió 8 derrotas. Uno de los puntos positivos es el debut de 10 juveniles surgidos de la cantera de inferiores. El peor partido fue la derrota por Copa Argentina ante Boca Unidos


Franco Trovato Fuoco

Ante Central Córdoba de Santiago del Estero, Cristian González cumplió su partido número 20 como técnico de la primera división de Central. El ciclo comenzó el 2 de noviembre del año pasado con triunfo sobre Godoy Cruz en el Gigante por 2 a 1. Desde entonces, con la irregularidad como bandera, la identidad futbolística del Central del Kily sigue en construcción. Insinúa pero no termina de consolidarse. Y eso le impide afirmarse y afianzarse como conductor.

Los números reflejan la falta de consistencia del equipo. En total, el DT auriazul consiguió 7 triunfos y 5 empates; y sufrió 8 derrotas. En este escenario, la gestión de Cristian González al frente del plantel profesional es discutida por buena parte de los hinchas, y no cuenta con el apoyo pleno de la dirigencia canalla. Para colmo, la dura caída ante Boca Unidos de Corrientes por 3 a 0 a fines de enero último, que significó la temprana eliminación de los de Arroyito de la Copa Argentina, es una herida que aún sigue abierta.

Una racha de 3 partidos en serie sin derrotas, y otra de 7 encuentros sin perder en el Gigante, aparecen como una tibia señal de mejoría del equipo, al menos desde lo estadístico. Estos números, sumado al debut de 10 juveniles del club en la primera, aparecen como los principales méritos de Kily a la hora de buscar rasgos positivos del ciclo. Una gestión que, como todas, necesita alimentarse de victorias para generar confianza en el entorno, y también algo de tranquilidad en el generalmente agitado Mundo Central.

En cuanto a los números del Kily al frente del equipo arrojan una eficiencia del 43,33 por ciento, ya que sumó 26 puntos de los 60 que hubo en disputa. En los 20 encuentros, Central anotó 26 tantos y recibió 30. El goleador de este ciclo es Emiliano Vecchio, que jugó todos los partidos (NdR. uno de ellos ingresó desde el banco), con 6 conquistas, 4 de ellas de tiro penal. El otro que estuvo presente en todos los encuentros es el lateral Lautaro Blanco, aunque en 2 juegos no fue titular.

Campaña en el Gigante

Diez de los partidos de este ciclo, la mitad, se jugaron en Arroyito. Allí, sobre 30 puntos en disputa, los auriazules se quedaron con 18, lo que representa el 60 por ciento de eficacia. En esos encuentros, los canallas anotaron 21 goles y recibieron en 15. Sólo no pudieron convertir en un partido, la derrota ante River. Y apenas si lograron mantener la valla en cero en 2 ocasiones: ante Patronato y frente a Defensa y Justicia. Vecchio, con 4 goles, 2 de ellos de penal, es el que más anotó en condición de local.

Aunque algo desteñida por los empates en este torneo ante Godoy Cruz y Central Córdoba de Santiago del Estero, Central acumula una racha positiva de 7 partidos sin caídas en el Gigante. La serie incluye 4 triunfos (Patronato, Defensa y Justicia, Argentinos Juniors, y Arsenal) y 3 empates (Unión, Godoy Cruz y Central Córdoba). La última derrota auriazul en casa se registró el 28 de noviembre del año pasado, ante River (0-2).

Le cuesta en rodeo ajeno

El Central del Kily jugó 8 encuentros como visitante, y sólo consiguió 2 éxitos (Godoy Cruz y Aldosivi) y 2 empates (Banfield y Colón); el resto fueron 4 caídas (River en 2 ocasiones, Lanús y Racing). Estos números, 8 unidades cosechadas sobre 24 en juego, representan el 33,33 por ciento de eficacia.

En esos 8 partidos en condición de visitante, los auriazules marcaron apenas 4 goles y recibieron 9. El goleador canalla en rodeo ajeno es Vecchio, con 2 tantos, ambos convertidos de penal. Y como dato inequívoco de lo que le cuesta marcar en rodeo ajeno, el canalla arrastra una racha negativa de 4 encuentros sin anotar, con un total de 434 minutos sin festejar goles. La última conquista jugando de visita fue obra de Alan Marinelli ante Aldosivi, a fines del año pasado.

En cancha neutral, lo peor

Con el Kily al frente del equipo, Central disputó 2 encuentros en cancha neutral, y los perdió. Uno fue la final de la fase complementación de la Copa Maradona, ante Vélez a fin de enero pasado en San Juan, donde cayó por 3 a 1. El otro fue por los 32avos de final de Copa Argentina, unos días más tarde en San Nicolás, donde fue vencido y eliminado por Boca Unidos de Corrientes que se impuso 3 a 0.

La promoción de juveniles

Entre los objetivos planteados por este cuerpo técnico desde que asumió la conducción de la primera división auriazul, hay uno que se cumplió largamente, el de potenciar a juveniles de las divisiones inferiores. Kily hizo debutar a 10 jugadores surgidos en la cantera. Y, además, les dio rodaje a algunos futbolistas jóvenes que venían siendo postergados en el ciclo anterior, como Rodrigo Villagra, Marinelli y Facundo Almada.

En cuanto a los que tuvieron su estreno en esta etapa, la nómina completa está compuesta por: el arquero Juan Pablo Romero; los laterales Lautaro Blanco y Joan Mazzaco; los volantes Rafael  Sangiovani, Mateo Tanlongo, Gino Infantino, Luciano Ferreyra y Lautaro Giaccone; y los delanteros Luca Martínez Dupuy e Ignacio Russo. Todos estos futbolistas ya habían sido dirigidos por el Kily en la última temporada de reserva.

Eso sí, la promoción de juveniles dejó la vista que a varios de los chicos aún les falta para afianzarse en primera. Muy pocos pudieron sostenerse en el equipo. El zurdo Blanco y Sangiovani son los que sumaron más partidos. Martínez Dupuy se destacó porque consiguió anotar un par de goles. Y Luciano Ferreyra tuvo varias chances, pero no se afirmó.

Comentarios