El Hincha

Semana clave

El juvenil Castro espera en Roma para firmar contrato

El juvenil aguarda la llegada de un directivo para cerrar su llegada al club italiano.


Nicolás Castro está en Italia a la espera de que se concrete su transferencia a Roma. El juvenil volante viajó junto a su representante en la semana y ahora aguarda el arribo de un directivo para que Newell’s y el club de la capital italiana lleguen a un acuerdo.

Castro, de 16 años, llegó al Parque en marzo del año pasado proveniente de 9 de julio de Rafaela, y tras ser citado en julio por Sebastián Beccacece al seleccionado sub 20, empezó a estar en la mira de muchos.

Primero fue Lanús, pero Boca vino más firme y tras convencer al pibe y su familia, le hizo una oferta a Newell’s de 120 mil dólares (más extras por rendimiento). Incluso Castro dejó de ir a entrenar a Bella Vista, a modo de presión.

Al final, la Lepra convenció al jugador y su entorno y regresó a entrenar. Pero apareció una oferta de Roma y el futbolista metió presión. “Es una gran chance para el jugador y no podemos impedir que se vaya, pero Roma ofreció 600 mil euros, que es un dinero muy importante por un juvenil de 16 años”, confío un alto directivo leproso.

Al no tener contrato, Castro puede pasar a Roma, ya que se considera que es jugador libre. Por eso el club italiano no corre el riesgo de una sanción de Fifa. Y el dinero que recibirá Newell’s es una “compensación”.

Por estas horas, Newell’s aguarda los pasajes para que viaje un directivo y así cerrar el acuerdo. José Luis Conde, vocal de la comisión y cercano a la familia Messi, viajará a Roma y en videoconferencia con los otros pares leprosos buscará definir el traspaso.

Un dato más. Roma tiene tiempo hasta el 30 de junio para pagar 2 millones de euros por el 20 por ciento de Ezequiel Ponce, y Newell’s quiere saber si está dispuesto a hacerlo.

“Roma puede pagar 2 millones por el 20 o puede proponer comprar el 40 que tenemos. Vamos a aprovechar el viaje y la charla para saber si hay interés o no”, confió el vice Cristian D’Amico.

Lo cierto es que la Lepra consiguió oxígeno en los juveniles. Primero fue la venta de Franco Escobar a Atlanta United, que incluyó la cesión a préstamo de los pibes Brian Gambarte y Cardozo; luego el préstamo con chances de transferencia de Milton Valenzuela a Columbus Crew; y ahora la salida de Nicolás Castro. Tres negociaciones que en el corto plazo sumarían a las golpeadas arcas leprosas cerca de dos millones de dólares (ya entraron 500 de Atlanta) y serían 650 mil más si Columbus compra a Valenzuela en diciembre, algo que es casi un hecho.

La salvación una vez más está en inferiores, aunque el hincha cuestione que no puede disfrutar de esas promesas, o el propio Martín Mackey se enoje y declare: “Yo formo jugadores para jugar en la primera de Newell’s, no para venderlos”. Y si bien el Director Deportivo tiene razón, la economía del club choca con su idea, y no sería descabellado que en el próximo receso, otra vez la solución esté en vender una joven promesa.

Enzo Cabrera, Braian Rivero, Joaquín Torres, Joaquín Varela, Héctor Fertoli, Luciano Cingolani (lo sondeó Manchester), y varios juveniles más están en la mira de otros clubes. Y si la plata es buena, retenerlos será complicado.

“Blindar” a los mejores

Los clubes tienen poca defensa a la hora de defender sus derechos sobre jugadores juveniles y por eso Martín Mackey analizó la posibilidad de “blindar” a los juveniles con más proyección y hacerle un contrato, siempre que tengan más de 16 años (más jóvenes está prohibido). Mackey le entregó a la dirigencia el año pasado una lista de 20 juveniles para hacerle contrato, pero el costo de sumar 20 nuevos contratos en medio de la crisis económica que vive Newell’s postergó la decisión. ¿Se hará algo este año?

Si te gustó esta nota, compartila