Ciudad, Policiales

Tristeza en el barrio

El joven asesinado por la mujer policía tenía 2 hijos: “Me falta un pedazo de corazón”, dijo la mamá

"Lo mataron como a un perro", se lamentaba en la puerta del hospital Luisa, madre de Maximiliano Andrés Lucero, de 34 años, asesinado tras una discusión en Matheu al 3400


Foto: Facebook de Maximiliano

“Lo mataron como a un perro”, se lamentaba en la puerta del hospital Luisa, madre de Maximiliano Andrés Lucero, de 34 años, asesinado tras una discusión en Matheu al 3400. Visiblemente shockeada pero con entereza, la mujer sostuvo: “Hoy, en este día, me falta un pedazo de mi corazón”.

Luisa pidió que se esclarezca el crimen, por el que una empleada policial fue detenida como sospechosa de haber usado el arma reglamentaria. “Quiero justicia. Maximiliano Andrés Lucero no era un delincuente”, afirmó la madre de la víctima, en diálogo con la emisora local Canal Tres.

Contó que Maximiliano dejó una nena de 6 años y un nene de 4, y que tenía diez hermanos biológicos y dos del corazón.

“Somos gente humilde y trabajadora. A mi hijo lo mataron como a un perro, una señora que no está mentalmente capacitada para usar un arma”, sostuvo, y añadió: “No puede pasar con mi hijo ni con el hijo de nadie, esto es un homicidio, es gatillo fácil”.

Dijo que su hijo trabajaba en una hamburguesería, “no era narcotraficante, no era chorro. A todos mis hijos les inculqué valores como respeto, amor al prójimo, ser solidarios. Mi hijo era un chico decente”.

“Hoy, en este día, me falta un pedazo de mi corazón. No respetaron a mi hijo, no me respetaron como madre, la institución policial no me respetó. Me contengo porque quisiera decir tantas barbaridades al señor (gobernador Omar) Perotti, al intendente (Pablo Javkin)…”, indicó.

La mujer añadió: “Daría lo que fuera por tener a mi hijo de nuevo, daría mi vida”, y concluyó: “Nunca pensé que iba a tener que estar delante de las cámaras de un canal llorando la muerte de mi hijo”.

El crimen de Maximiliano

El asesinato fue perpetrado al mediodía de este miércoles en la puerta de calle Matheu 3404, casi Caracas, de barrio Nuevo Alberdi, en la zona norte. Poco después que la ambulancia se llevara malherido a Maximiliano al hospital Eva Perón, varios vecinos se acercaron a la vivienda del matrimonio y arrojaron algunas piedras a los uniformados que se apostaron en la zona en una veintena de patrulleros.

Luego, los policías sacaron de la casa con fuerte custodia a la mujer policía, a su marido y a dos niños pequeños ante las cámaras de televisión.

El fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos Gastón Ávila, a cargo del caso, dijo que el joven baleado se encontraba en grave estado (a las 18.50 de este mismo miércoles confirmaron su deceso). Ávila adelantó que el matrimonio iba a quedar demorado y que el arma reglamentaria de la mujer policía fue secuestrada. Además, aclaró que le dio intervención a la Gendarmería Nacional Argentina (GNA) y al personal de la Agencia Control Policía (ACP- Asuntos Internos) para que haga el relevamiento de la escena del crimen para evitar que sean agentes de la misma Fuerza Policial que la mujer señalada de disparar.

El fiscal describió una versión preliminar de los testimonios que escuchó en el barrio que coincidía con lo expresado por testigos por televisión. Dijo que la víctima le pedía al marido de la policía que saliera, y le reclamaba algo relacionado a una garrafa, y que el hombre no quería salir, por lo que el joven lo invitó a pelear. Pero la discusión fue abruptamente interrumpida por la efectiva que salió de la casa con arma en mano y le disparó en el medio de la frente.

 

Comentarios