El Hincha

El nuevo Cacique

El Indiecito, de interino a oficial

Santiago Solari fue ratificado como entrenador de Real Madrid después de ganar los cuatro partidos que disputó al frente del equipo


Todo llega para quien sabe esperar. Santiago Solari se formó como entrenador. Comenzó con los juveniles y cuando le llegó la oportunidad de demostrar con los mayores no dejó dudas. Cuatro triunfos en igualdad cantidad de presentaciones, volviendo a dejar el claro el poder ofensivo de Real Madrid y que con trabajo, los buenos resultados llegan solos.

El rosarino hasta ahora entrenador interino fue confirmado en sus funciones por el club merengue, que hizo homologar su contrato, según confirmó a diversos medios la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

“Todo está en orden. Real Madrid se ocupó de su contrato y no hay problema”, dijo la RFEF en una respuesta por correo electrónico.

El interinato de Solari, de 42 años, ex entrenador del conjunto filial nombrado a finales de octubre, no podía pasar de 14 días, según el reglamento de la RFEF.

La duración del nuevo contrato no fue develada por Real Madrid, que no informó oficialmente de su decisión, pero los medios españoles vacilaban entre junio de 2019 o junio de 2020.

Designado a finales de octubre después de una humillación en el Clásico en Barcelona con derrota incluida de 5-1, el entonces entrenador del filial debía reemplazar “provisionalmente” a Julen Lopetegui, despedido por sus malos resultados.

Pero sin demasiados entrenadores disponibles en el mercado a media temporada, pese a que sonaron Antonio Conte (ex Chelsea) y Roberto Martínez (actual DT de Bélgica), el argentino convenció en dos semanas a jugadores, aficionados y directivos con su estilo y con sus resultados.

La victoria 4-2 ante Celta de Vigo del pasado domingo, el primer encuentro de entidad para Solari, confirmó su impacto en la dinámica del equipo.

Después de cinco derrotas en los últimos siete partidos de la era Lopetegui, Real Madrid cuenta sus partidos por victorias en los cuatro enfrentamientos dirigidos por el rosarino.

“Solari tiene estrella”, titulaba ayer el diario deportivo Marca, el más leído de España, con el comentario: “El Madrid recupera su pegada”. Lo mismo opinaba el diario As: “Solari se gana la continuidad”.

Bajo su batuta, los campeones de Europa las últimas tres temporadas consiguieron 15 goles y sólo recibieron dos, el mejor arranque de la historia para un entrenador de Real Madrid.

El viento sopla a favor: la derrota del líder Barcelona ante el Betis (4-3 en el mismísimo Camp Nou) coloca a los blancos a sólo cuatro puntos.

Y en Europa acarician la clasificación para los octavos de final de la Liga de Campeones antes de visitar a Roma el 27 de noviembre en el estadio Olímpico.

Resultados aparte, el ex volante merengue, club en el que jugó entre 2000 y 2005, parece seguir los pasos de Zinedine Zidane, que también entrenó al equipo filial antes de subir a primera en 2016 y ganar tres Champions consecutivas.

El estilo cordial del argentino funciona también en el ambiente altamente inflamable de Real Madrid, especialmente en contraste de su efímero predecesor Lopetegui, tajante y a disgusto en la sala de prensa.

Y más allá del vocabulario escogido, al afirmar “Vamos a jugar con un par de cojones”, como dijo en su primera conferencia de prensa, Solari supo dosificar sus declaraciones ya sea para proteger a la perla brasileña Vinicius o para picar a la estrella galesa Gareth Bale.

En la gestión del grupo, también como Zidane, prefiere la diplomacia a la mano dura. Habituado a trabajar con los jóvenes talentos del filial merengue desde 2016, Solari confió en los jóvenes laterales Sergio Reguilón y Álvaro Odriozola.

En cuanto a Vinicius, de 18 años, simboliza el cambio de ambiente en Madrid: fichado por 45 millones de euros, con Lopetegui jugaba con el filial. Pero con Solari disfrutó de su primera titularidad y ha conseguido un gol y dos asistencias.

Queda saber cuánto durará el argentino, el decimotercer entrenador del presidente Florentino Pérez, en un banco de suplentes eyectable como el del club blanco.

“Este es un cargo de gran responsabilidad, evidentemente, sea por un día, por media hora, o una semana. Pero no me es ajeno, llevo once años en esta institución, en distintos puestos”, recordó la semana pasada.

Su primer desafío será conservar el título de campeón del mundo de clubes, que se jugará del 12 al 22 de diciembre en Emiratos Árabes Unidos. Y ahí el Indiecito que ahora es Cacique podría cruzarse con River o con Boca.

Cuatro triunfos logró en su interinato con Real Madrid en 4 partidos. Fueron ante Melilla por Copa del Rey, Valladolid y Celta por Liga y Viktoria Pilsen por Champions. Anotó 15 goles y recibió solo 2.

Cinco años lleva Santiago Solari dirigiendo en Real Madrid. Comenzó en la 2013/14 al frente con Cadete B, luego pasó a Cadete A, Juvenil y desde 2016 dirigía a la Filial en Segunda B.

Siete son los clubes por los que pasó Solari en su carrera. Se formó en Renato y jugó en River, Atlético de Madrid, Real Madrid, Inter, San Lorenzo, Atlante de México y se retiró en Peñarol en el 2011.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios