El Hincha, Newell's Old Boys

Panorama leproso

El importante cambio anímico de Newell’s en el inicio del campeonato tiene el sello de Gamboa

La Lepra logró un gran triunfo en la primera fecha de la Copa Liga Profesional luego de ir perdiendo 2-0 con Talleres en el Parque Independencia. El equipo mostró una actitud totalmente diferente con respecto al semestre pasado

Prensa NOB

Pasó la primera fecha de la Liga Profesional y Newell’s se anotó un triunfazo en el Coloso. La Lepra, que perdía 2-0, mostró mucho carácter y le terminó ganando 3-2 a Talleres.

No hace mucho tiempo, cuando Germán Burgos era el técnico esta clase de partidos era derrota segura para el Rojinegro. En esa época el equipo no tenía el temple necesario para seguir luchando.

Pero la llegada de Fernando Gamboa cambió todo y dejó atrás, al menos en esta primera fecha, el legado del Mono. El equipo controló a Talleres en todo momento e incluso se fue inmerecidamente al descanso dos goles abajo. Es cierto que hubo algunos desacoples en el retroceso que le permitieron a la T vulnerar a Alan Aguerre con dos contras fulminantes. De todas formas desde el minuto cero la actitud fue otra. Presión constante en la salida del rival y atacar en forma vertical con Nico Castro como el elegido para crear fútbol del bueno.

La lesión del voluntarioso Julián Fernández a los 31 minutos de la primera parte trastocó un poco la idea de la presión. Pero Gamboa tuvo la lucidez necesaria para encontrarle la vuelta al problema. El Negro no dudó demasiado y mandó a la cancha a Gabriel Compagnucci y Juan Fernando Garro antes de los 15 del complemento.

Los cambios volvieron a poner a Newell’s en partido. Y tan sólo 17 minutos le sirvieron para dar vuelta el resultado, con la pelota aérea como máxima aliada junto a la pegada de Castro. Primero fue Compagnucci, quien metió un frentazo ante la pasividad de la defensa de Talleres. Ahí la Lepra vio sangre y fue por más. El segundo llegó con un cabezazo de Garro, que aprovechó la inacción de los jugadores del elenco cordobés para estampar el empate. Y luego llegó el gol que hubiese hecho estallar el Coloso si el partido era con público. Churry Cristaldo encontró un rebote y le dio un pase a la red para hacer delirar el banco rojinegro que no paraba de regalar gritos y abrazos.

Con el triunfo en casa, Gamboa podrá corregir más tranquilo los errores para llegar al lunes en óptimas condiciones para visitar al duro Argentinos Juniors de Gabriel Milito. Claro que la mala es que no podrá contar con Fernández, lesionado, ni con Scocco, expulsado. Pero la buena para el Negro es la posible presencia de Maxi Rodríguez, quien ya se encuentra trabajando en forma normal con el resto de sus compañeros.

Comentarios