Edición Impresa, Mundo

El hermano del Papa pidió perdón por abusos a niños

Georg Ratzinger se disculpó por los castigos corporales que sufrieron los alumnos del coro que dirigía.

El hermano del papa Benedicto XVI, el obispo Georg Ratzinger, aseguró que nunca se había visto confrontado a las denuncias de abusos sexuales que ahora emergen en el coro alemán que dirigió durante 30 años y se disculpó por los castigos corporales propinados a los alumnos.

“El problema de los abusos sexuales que ahora fueron revelados nunca había sido abordado”, dijo  Georg Ratzinger, de 86 años, quien dirigió de 1964 a 1994 el célebre coro de niños cantores de Ratisbona, en declaraciones publicadas ayer por el diario Passauer Neue Presse. “Nunca hablamos de ese tipo de asuntos”, dijo el religioso.

En la última entrega del semanario alemán Der Spiegel, el compositor Franz Wittenbrink, que fue alumno del Coro de Ratisbona hasta 1967, dijo que un ex director del establecimiento había abusado sexualmente de varios alumnos.

“Todos lo sabíamos y no me puedo explicar cómo el hermano del Papa, Georg Ratzinger, no podía estar al corriente”, declaró Wittenbrink.

El hermano del papa Joseph Ratzinger tomó distancia además con los castigos corporales infligidos a los alumnos de este coro milenario por un director del internado.

“Si hubiera sabido de la violencia exagerada con la que actuaba, hubiera dicho algo”, declaró, antes de agregar: “Pido perdón a las víctimas”. Y adujo: “Hubo alumnos que me contaron durante giras (del coro) cómo los trataban pero no me dieron a entender que había que hacer algo”.

“Sabía que el ex director (del internado) daba bofetadas muy fuertes, incluso por motivos fútiles”, reconoció Georg Ratzinger, aunque alegó que esos castigos eran usuales en esa época en los establecimientos escolares.

“Ahora los castigos corporales son condenados más duramente pues la gente es más sensible. Yo también”, dijo Ratzinger, quien habló de la “felicidad” que sintió cuando fueron prohibidos en 1980.

“Respeté estrictamente esa prohibición y me sentí aliviado”, dijo el hermano del Papa.  Según Ratzinger, la “Iglesia no fue la única que se calló” con relación a los abusos sexuales y la violencia en la educación. “La sociedad hizo lo mismo”, consideró.

Por su parte, la ministra de la Justicia de Alemania declaró que las víctimas de abusos deben ser indemnizadas financieramente.  “Hay que enviar una señal clara a las víctimas, iniciando una discusión sobre una indemnización voluntaria cuando el plazo de prescripción legal ya venció”, declaró Leutheusser Schnarrenberger al diario Süddeutsche Zeitung.

El Vaticano y la pedofilia

El Vaticano defendió el comportamiento de la jerarquía de la Iglesia Católica del viejo continente frente a los escándalos por pedofilia que sacuden a Alemania, Irlanda, Austria y Holanda y recordó que se trata de un fenómeno que afecta a toda la sociedad.

En una nota divulgada a la prensa, el vocero del Vaticano, padre Federico Lombardi, reconoció “la gravísima cuestión de los abusos sexuales de menores en instituciones administradas por entes eclesiásticos” y a la vez elogió la “determinada” y “rápida” respuesta de las iglesias locales, lo que suele ser desmentido y reprochado por familiares y víctimas.

“En algunos casos se ha invitado a las víctimas a hablar aún si se trataba de hechos ocurridos hace mucho tiempo”, aseguró Lombardi.

La declaración del Vaticano es una respuesta a la ola de críticas contra las iglesias locales e inclusive contra el mismo Vaticano acusado de haber ocultado por años los abusos sexuales.

Las denuncias en Irlanda, Alemania, Austria y ahora Holanda, que suman más de 500 casos y abarcan largos períodos, han conmovido a la sociedad tras haber conocido los testimonios de muchas víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes católicos en los últimos 30 a 40 años.

Comentarios